¿Acaso fueron cambiados los 10 Mandamientos de Dios?

Puedo decir que el primer paso para mi conversión del catolicismo al cristianismo fue al descubrir que los mandamientos que me enseñaron cuando era niño eran diferentes a los que se muestran en la Biblia, puede leer mi testimonio en este link. Y al seguir investigando para encontrar la verdad, encontré a nuestro Salvador, el Señor Jesucristo. Bueno en este artículo veremos que los 10 Mandamientos de la Biblia son divididos de diferente forma entre las diferentes denominaciones cristianas, y hasta los judíos tienen su propia división. Veremos por qué los mandamientos que yo aprendí de niño no son los mismos que sigo al día de hoy.

Los 10 Mandamientos los encontramos en 2 pasajes paralelos, primero Éxodo 20 y luego en Deuteronomio 5, con algunas diferencias que lamentablemente ciertas personas han utilizado para crear alteraciones en la Palabra del Señor. Cabe mencionar que los Mandamientos en estos pasajes no se encuentran numerados, y han sido divididos e interpretados de diferentes formas a través de la historia con diferentes intereses en mente. Lo que sí estamos seguros es que Dios nos dio 10 Mandamientos porque hay dos versículos de la Biblia que claramente así lo expresan. Los 10 Mandamientos son la base del pacto entre Yahveh, nuestro Señor, y Su gente; y somos responsable de cumplirlos (Deuteronomio 4:1-14).

“Él proclamó Su pacto, los Diez Mandamientos, los cuales escribió en dos tablas de piedra y les ordenó que los cumplieran.” — Deuteronomio 4:13 (NTV)

“Moisés se quedó en el monte con el Señor durante cuarenta días y cuarenta noches. En todo ese tiempo, no comió pan ni bebió agua. Y el Señor escribió en las tablas de piedra las condiciones del pacto: los Diez Mandamientos.” — Éxodo 34:28 (NTV)

Cabe mencionar que originalmente la palabra en hebreo דָּבָר – dabár, significa palabra, hablar, así que su traducción sería “las Diez Palabras”, y por eso fue traducido al griego como el “Decálogo” (déca – diez y lógos – palabra). Sin embargo, hoy los conocemos bajo la traducción de “mandamientos” debido a la forma en la que Dios los dijo, y por ser parte de Su pacto. Recordemos que Dios nuestro Señor no tan sólo los dijo, sino que también los escribió con Su propio dedo.

“Cuando el Señor terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas de piedra grabadas con las condiciones del pacto, escritas por el dedo de Dios.” — Éxodo 31:18 (NTV)

Antiguamente no había divisiones de la Biblia en capítulos y en versículos como los tenemos hoy en día, para mayor información al respecto puede referirse a nuestro artículo ¿Cuál es el origen de las divisiones en capítulos y versículos de la Biblia?

Históricamente las iglesias han preferido utilizar la versión de Éxodo 20, y se han hecho diferentes intentos por dividir el pasaje de los Mandamientos en Éxodo 20:2-17, aquí le mencionaremos las 4 versiones más comunes en las que fueron divididos los Mandamientos:

1. División Filónica

Este es el método más antiguo, data del primer siglo después de Cristo y se encuentra en los escritos del filósofo judío Filo (de Alejandría, c. 20 a.C. – c. 50 a.C.) y del historiador judío Flavio Josefo. Fue adoptado por la iglesia griega ortodoxa y por las iglesias protestantes anglicana, la escocesa, y otras iglesias de la Reforma como la calvinista, con la excepción de los luteranos. Aquí se toma el versículo de Éxodo 20:3 como el Primer Mandamiento; los versículos 4 al 6 como el Segundo, el versículo 7 como el Tercero, los versículos 8 al 11 como el Cuarto Mandamiento, y los siguientes 6 mandamientos distribuidos en un Mandamiento por versículo entre los versículos 12 y el 17. (ver la tabla comparativa).

2. División Talmúdica

Es la segunda división de los Mandamientos que fue hecha durante el tercer siglo, fue adoptada en el judaísmo y sigue siendo utilizada hoy en día por la comunidad judía. Esta división considera el versículo de Éxodo 20:2 como el Primer Mandamiento, empezando en un versículo anterior a la división filónica (que va del versículo 3 al 17). Combinaron los versículos del 3 al 6 como el Segundo Mandamiento (que corresponden al Primer y Segundo Mandamientos de la división filónica), y del Tercer al Décimo Mandamiento siguen la misma división que la filónica.

3. División Agustina

Agustín de Hipona (354 – 430 a.C.) fue designado como obispo por el imperio romano que gobernaba al mundo, de forma que los trabajos religiosos que Agustín realizó en este cargo fueron influenciados por la situación en la que se encontraba, puesto que no podía ir en contra de sus benefactores u ofenderlos, ya que él se encontraba bajo el mando del imperio romano, del cual recibía su salario. Debemos tomar este punto en consideración, ya que los escritos y comentarios de Agustín estaban de cierta forma filtrados y sesgados, muy probablemente para no meterse en problemas con el Estado, lo cual podría haberle costado hasta la vida.

Agustín hizo la tercer división de los Mandamientos en el quinto siglo. Primero, se saltó el Primer Mandamiento de la división Talmúdica, quizás lo consideró como un prefacio, pero utilizó la misma estrategia de la división talmúdica al juntar el Primero y el Segundo Mandamiento (el que habla acerca de la idolatría) de la división filónica, y lo llamó el Primer Mandamiento en su versión (versículos Éxodo 20:3-6). Inclusive Agustín escribió la justificación de esta división en su libro “Preguntas en Éxodo” (Quaestiones in Exodum) en donde dijo que “No tengas ningún otro dios aparte de Mí” es explicado más completamente por la prohibición siguiente en contra de adorar imágenes.

La división de Agustín ahora enfrentaba el problema de que el número del Mandamiento estaba desfasado con respecto a las versiones anteriores, es decir, lo que es el Tercer Mandamiento en la división filónica y talmúdica (el que habla acerca de no tomar el Nombre de Dios en vano, versículo 7), en la división Agustina es el Segundo Mandamiento. De forma que la división Agustina no sólo tiene mandamientos desfasados, sino que sólo tiene 9. Así que Agustín decidió dividir en 2 el Décimo Mandamiento de la división filónica y talmúdica para volver a tener un total de 10 Mandamientos.

Para poder obtener el Décimo Mandamiento, Agustín recurrió a una solución muy creativa: él utilizó el orden de Deuteronomio 5:21 en lugar de Éxodo 20:17, y llamó al no codiciar a la esposa del prójimo como el Noveno Mandamiento, y no codiciar su casa o ninguno de sus bienes, como el Décimo Mandamiento. Y en esta ocasión también escribió una justificación: “el codiciar la esposa de otro, y el codiciar la casa de otro, difieren mucho en los pecados así como en los Mandamientos mismos… el codiciar a la esposa de otro parece estar separado de codiciar cualquier otra cosa de otro, ya que ambos comienzan con “No codiciarás”, pero solamente el último ata las demás cosas, al decir ni su casa, ni su campo, ni su sirviente, y lo demás…”. Agustín menciona que a su parecer los primeros 3 Mandamientos son pertenecientes a Dios, y los otros 7 pertenecientes a los hombres.

4. División Luterana

Martín Lutero (1483-1546) antes de iniciar la Reforma de la Iglesia en 1517 era un monje católico de la orden Agustina. Esto puede explicar el por qué la división que hizo Lutero mantuvo la misma división Agustina de los Mandamientos, con excepción de un cambio en los últimos dos Mandamientos en los que siguió el orden de Éxodo 20 y no el de Deuteronomio 5. Para el Noveno Mandamiento utilizó la primera parte del versículo Éxodo 20:17a “No codiciarás la casa de tu prójimo”, y para el Décimo Mandamiento dejó personas, animales y cosas “No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo”. Por lo que continuó haciendo cambios a la Palabra de Dios. En 1529, Martín Lutero publicó su “Catecismo Mayor” para evitar la confusión entre las enseñanzas católicas y luteranas. Para explicar este cambio, Lutero unió el Noveno y Décimo Mandamientos en una sola enseñanza, para evitar problemas o rechazo en la división que él hizo. La Iglesia Católica adoptó la misma estrategia de Lutero y publicó la “Fórmula Catequética” la cual describimos después de la tabla.

A continuación, le presentamos una tabla con las divisiones de los 10 Mandamientos para que vea el comparativo:

La Fórmula Catequética de la Iglesia Católica

La Iglesia católica adoptó la división propuesta por Agustín de Hipona y hasta el día de hoy es la versión de los 10 Mandamientos que profesan. Sin embargo, los 10 Mandamientos fueron cambiados por la Iglesia católica en un “esfuerzo por simplificarlos” en algo que llamaron la “Fórmula Catequética”. Catequismo viene de la palabra griega κατηχέω – catejéo, que significa “enseñar oralmente”. De forma que los catecismos católicos (y los catecismos luteranos) alrededor del mundo, desde hace siglos, presentan esta forma tergiversada de los 10 Mandamientos con el pretexto de que esta enseñanza fuera “fácil y atractiva para que los niños aprendieran”. Estos cambios no solo presentan únicamente una pequeña parte del Mandamiento, sino que la parte que habla de idolatría fue eliminada por completo, según ellos por “ser redundante”, con ello cubriendo la tradición católica de la veneración de santos y reliquias que son parte de la idolatría. También encontramos que los 10 Mandamientos en los catequismos varían dependiendo el idioma, por ejemplo, la “fórmula catequética” en inglés está diferente a la de español. Todo esto cuenta con la aprobación del Vaticano, y hasta lo publican en su página web.

Tal vez, piense usted que estoy exagerando o soy muy estricto en esta critica con respecto a los cambios hechos en los 10 Mandamientos. Pero en las mismas instrucciones que Dios dio a Moisés le dice que no le agregue o le quite a Su Palabra, y eso es exactamente lo que la iglesia ha estado haciendo durante siglos al substituir las Escrituras con el catecismo como parte de su doctrina.

“Ahora, Israel, escucha con atención los decretos y las ordenanzas que estoy a punto de enseñarte. Obedécelos para que vivas y para que puedas entrar y poseer la tierra que el Señor, Dios de tus antepasados, te da. No agregues ni quites nada a estos Mandatos que te doy. Simplemente obedece los Mandatos del Señor tu Dios que te doy.” — Deuteronomio 4:1-2 (NTV)

“Yo declaro solemnemente a todos los que oyen las palabras de la profecía escritas en este libro: si alguien agrega algo a lo que está escrito aquí, Dios le agregará a esa persona las plagas que se describen en este libro. Y si alguien quita cualquiera de las palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa que se describen en este libro.” — Apocalipsis 22:18-19 (NTV)

La lamentable fórmula catequética ha engañado a millones de personas alrededor del mundo, en su defensa, la iglesia Católica argumenta que ellos no han cambiado nada, que la gente se puede ir a la Biblia directamente para leer ahí los Mandamientos, sin embargo, en las enseñanzas a los niños, por lo general, no se les inculca consultar la Biblia, ni a los adultos tampoco, observe que en las iglesias católicas se acostumbran las llamadas “Hojas Dominicales” o los “misales” y las personas desde ahí siguen las lecturas durante las misas. Los católicos por lo general no llevan sus Biblias a la iglesia. De forma que esos niños crecen y siguen ignorando que exista un Mandamiento en contra de la idolatría (el Segundo), o crecen sin saber qué significa o cómo mantener el día de reposo o Shabát (el Cuarto Mandamiento, Filónica) el cual en la fórmula catequética fue reducido a “santificarás las fiestas”, ¿acaso puede alguien inferir que esto habla acerca del Shabát? Los niños crecen ignorando las raíces judías de su fe.

[Dice Jesús] “Todo el que recibe de Mi parte a un niño pequeño como este, me recibe a Mí; pero si hacen que uno de estos pequeños que confía en Mí caiga en pecado, sería mejor para ustedes que se aten una gran piedra de molino alrededor del cuello y se ahoguen en las profundidades del mar. »¡Qué aflicción le espera al mundo, porque tienta a la gente a pecar! Las tentaciones son inevitables, ¡pero qué aflicción le espera al que provoca la tentación!” — Mateo 18:5-7 (NTV)

Esperamos que este artículo le ayude a usted o a algún ser querido suyo para que se acerque a Dios. En el siguiente artículo, comenzaremos, si Dios nos lo permite, con una serie de estudios acerca de los 10 Mandamientos.

¡Que Dios los bendiga!


Continuar leyendo: ¿Acaso los cristianos tenemos que cumplir los 10 Mandamientos? (Parte 1)