JESÚS ES NUESTRO SALVADOR

¿Qué hacer para conocer personalmente a Jesús como nuestro Señor y Salvador?

El nombre Jesús viene del hebreo “Yeshúa” que significa “Salvación”. La “Salvación” que Él nos da es la base de nuestra fe y es el mensaje del evangelio en la Biblia. ¿Pero cómo alcanzar la salvación como cristiano?

1.- Reconozca que es pecador

“Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios.” — Romanos 3:23 (NTV)

“El Señor mira desde los cielos a toda la raza humana; observa para ver si hay alguien realmente sabio, si alguien busca a Dios. Pero no, todos se desviaron; todos se corrompieron. No hay ni uno que haga lo bueno, ¡ni uno solo!” — Salmos 14:2-3 (NTV)

Puesto que todos somos pecadores, nadie merece la vida eterna en el cielo con Dios. Además, nadie puede, por más que se esfuerce, entrar al cielo por méritos propios.

“La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo.” — Efesios 2:9 (NTV)

En cambio, Dios por Su gracia da vida eterna a todo el que crea en Su Hijo Jesucristo.

“Pues Dios amó tanto al mundo que dio a Su único Hijo, para que todo el que crea en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a Su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo por medio de Él.” — Juan 3:16-17 (NTV)

“¿Podemos, entonces, jactarnos de haber hecho algo para que Dios nos acepte? No, porque nuestra libertad de culpa y cargo no se basa en la obediencia a la ley. Está basada en la fe.” — Romanos 3:27 (NTV)

Antes de que se pueda apreciar lo que Jesús ha hecho por usted, necesita primero reconocer que es pecador y que necesita el perdón de Dios. Si nunca reconoce esto, nunca recibirá el perdón de Dios por sus pecados y morirá en ellos, sin poder entrar al cielo.

“Jesús continuó diciendo: «Ustedes son de abajo; Yo Soy de arriba. Ustedes pertenecen a este mundo; Yo no. Por eso dije que morirán en sus pecados; porque, a menos que crean que Yo Soy quien afirmo ser, morirán en sus pecados».” — Juan 8:23-24 (NTV)

2.- Pídale a Jesús que lo perdone.

“Pero ahora Él los reconcilió consigo mediante la muerte de Cristo en Su cuerpo físico. Como resultado, los ha trasladado a Su propia presencia, y ahora ustedes son santos, libres de culpa y pueden presentarse delante de Él sin ninguna falta.” — Colosenses 1:22 (NTV)

Si reconoce que es pecador, entonces estará listo para pedirle a Jesús que lo perdone. ¿Cree usted que Jesús es el Hijo único de Dios quien murió en la cruz para pagar por sus pecados? Dios le regala Su salvación, tan sólo necesita aceptarla, y para ello le recomendamos que rece sinceramente y de todo corazón la siguiente oración:

“Señor Jesús, reconozco que soy un pecador y que mis pecados merecen ser juzgados, pero Tú moriste en la cruz para pagar por mis pecados y para salvarme. Me arrepiento de mis pecados y te pido perdón por todo el mal que he cometido, te pido perdón por todas las veces que no he cumplido Tus mandamientos. Señor te pido que entres en mi vida, hazme una persona nueva en Tí. Señor gracias por salvarme y ayúdame a vivir para Tí de ahora en adelante. Haz de mí la persona que Tú quieres que yo sea. Amén.”

[Dice Jesús] “Pidan, y Dios les dará; busquen, y encontrarán; llamen a la puerta, y se les abrirá.” — Mateo 7:7 (NTV)

3.- Aléjese de sus pecados.

“Los que han nacido en la familia de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque la vida de Dios está en ellos. Así que no pueden seguir pecando, porque son hijos de Dios.” — 1 Juan 3:9 (NTV)

“En cambio, la clase de fruto que el Espíritu Santo produce en nuestra vida es: amor, alegría, paz, paciencia, gentileza, bondad, fidelidad, humildad y control propio…” — Gálatas 5:22-23a (NTV)

Como cristiano, tal vez peque ocasionalmente, pero no debe de continuar con un estilo de vida pecaminoso. Poner su fe en Jesús significa que se apartará voluntariamente y por convicción de su vieja naturaleza pecaminosa. Por eso Jesús lo llamó “nacer de nuevo”:

“Jesús le respondió: —Te digo la verdad, a menos que nazcas de nuevo, no puedes ver el reino de Dios.” — Juan 3:3 (NTV)

También significa que vivirá para complacer a Dios. Al vivir en obediencia a los mandamientos que Él nos ha dado en la Biblia estará complaciéndolo. Recibiendo así todas las bendiciones que Dios da a sus escogidos.

[Dice Jesús] “Si me aman, obedezcan Mis mandamientos.” — Juan 14:15 (RVC)

Si obedece a Dios puede tener la certeza de que es cristiano, que ha obtenido su salvación y que tendrá vida eterna.

¡Que Dios lo bendiga!

Dando claridad a las Sagradas Escrituras en Español