¿Existen los fantasmas? (Parte 2)

En el artículo anterior vimos que los espíritus impuros son quienes se hacen pasar por fantasmas, en este artículo veremos cuál es su propósito, como es que se hacen pasar por una persona muerta, y terminaremos con recomendaciones acerca de qué hacer en caso de tener un problema de fantasmas en su casa.

¿Por qué los demonios se hacen pasar por “fantasmas” o espíritus?

El objetivo principal de los demonios es el engaño, el seducir a las personas para que realicen prácticas ocultas y sobre todo que se alejen de Dios. Podrá darse cuenta que los “fantasmas” poseen información genuina y podrán revelar cosas que sólo la persona fallecida sabría. Todo esto es una estrategia para convencer a las personas de que están en contacto con el “fantasma” de la persona fallecida.

Los demonios están muy bien organizados y tienen una red de información muy completa, lo que les permite hacerse pasar por una persona fallecida fácilmente. El Dr. Walter Martin, un investigador cristiano con amplia experiencia en el tema de lo oculto, nos dice lo siguiente en su libro The Kingdom of the Occult pág. 538:

“Todos los aspectos de las vidas humanas individuales son notadas por el enemigo y preservadas para el momento en que sean necesitadas para engañar. La base de datos demoniaca incluye: nombres, miembros de la familia, fechas de nacimiento, descripciones físicas, lugares geográficos, vestimenta, patrones de voz (calidad estéreo), conversaciones, peculiaridades personales, preferencias personales: perfumes/colonias, tabaco, y alcohol (incluyendo el olor físico de estos productos), actividades diarias (incluyendo lugares y fechas), experiencias de vida (nacimientos, romances, pecados, matrimonios y muertes).”

Una vez que estos “fantasmas” o espíritus engañadores logran suplantar a la persona fallecida haciendo uso de la información recolectada durante años, difunden mentiras ante las personas a las que se les aparecen, con mensajes “de paz y de amor”, diciendo que el difunto está “muy bien en el cielo” haciendo que sus familiares estén “tranquilos” con ese mensaje. Pero todo lo que los fantasmas comunican tiene un objetivo engañoso, los demonios se dedican a mentirle a las personas para confundirlas con mensajes diabólicos de que “todos los caminos te llevan al cielo”, o alguna otra doctrina “New Age”, para que las personas no sientan la necesidad de poner su fe en Jesucristo.

“Si declaras abiertamente que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. Pues es por creer en tu corazón que eres declarado justo a los ojos de Dios y es por declarar abiertamente tu fe que eres salvo.” — Romanos 10:9-10 (NTV)

“Jesús le contestó: —Yo Soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de Mí.” — Juan 14:6 (NTV)

Otra forma en las que los demonios obtienen beneficios con sus apariciones como “fantasmas” es que cuando una persona tiene una experiencia “paranormal” normalmente buscan obtener “respuestas” de que fue lo que pasó o por qué les pasó, en el internet en donde seguramente lo primero que van a encontrar son respuestas basadas en fuentes esotéricas (fuentes que no son ni científicas, ni religiosas); o consultarán psíquicos (el nuevo término para los médiums que menciona la Biblia); o buscan el consejo de videntes o curanderos; o buscan conocer anécdotas de otras personas a quienes les haya pasado lo mismo pero que están tan engañadas como ellos; o recurren a prácticas de New Age; o compran amuletos “de protección”; o comienzan a creer en doctrinas hinduistas de reencarnación; o creen que la ouija los ayudará a comunicarse de nuevo con el espíritu; o asisten a sesiones espiritistas en donde buscan contactar al fantasma (espíritu engañador) para encontrar las respuestas. Pero todos estos esfuerzos están está claramente prohibidos en las Escrituras. Los demonios se aprovechan de que la gente no va a buscar sus respuestas en la Biblia.

[Dice el Señor]”Tal vez alguien les diga: «Preguntemos a los médiums y a los que consultan los espíritus de los muertos; con sus susurros y balbuceos nos dirán qué debemos hacer». Pero ¿acaso no deberá el pueblo pedirle a Dios que lo guíe? ¿Deberían los vivos buscar orientación de los muertos? ¡Busquen las instrucciones y las enseñanzas de Dios! Quienes contradicen Su palabra están en completa oscuridad.” — Isaías 8:19-20 (NTV)

Los demonios saben por experiencia que el buscar respuestas en otros lugares, y no en la Palabra de Dios, aleja a las personas de Dios y les abre la puerta a los espíritus impuros para influenciar a las personas, inclusive al punto de poder habitar sus cuerpos.

Feliz el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni va por el camino de los pecadores, ni hace causa común con los que se burlan de Dios, sino que pone su amor en la ley del Señor y en ella medita noche y día.” — Salmos 1:1-2 (DHH)

“Los malvados y paganos, los que se olvidan de Dios, acabarán en el reino de la muerte.” — Salmos 9:17 (DHH)

“Esto es lo que dice el Señor: «¡Los habitantes de Judá han pecado una y otra vez y no permitiré que queden sin castigo! Rechazaron la instrucción del Señor y se negaron a obedecer Sus decretos. Se han descarriado por las mismas mentiras que engañaron a sus antepasados.” —Amós 2:4 (NTV)

No se deje engañar por este tipo de anuncios. En su mayoría son estafadores, y el resto están involucrados en brujería y prácticas ocultas claramente prohibidas por Dios.

Recientemente ha habido un reavivamiento de las prácticas ocultas para “hablar con los muertos” que incluyen, por ejemplo: consultar psíquicos, videntes o espiritistas. Programas como el del psíquico John Edwards, Crossing Over, en donde los muertos le dan mensajes “positivos” a sus familiares en la audiencia a través del psíquico; o libros que enseñan acerca de la vida en el “más allá” de la psíquica Sylvia Browne, quien recibió toda esta información a través de su “guía espiritual” (que es un demonio); todo esto han despertado la curiosidad en las personas de acudir a citas personales con “videntes” o “curanderos” locales; desarrollar prácticas de New Age; aprender acerca de lectura de cartas del Tarot, entre otras practica esotéricas. Justamente lo que los fantasmas (demonios) quieren provocar.

[Dice el Señor] “…Tampoco permitas que el pueblo practique la adivinación, ni la hechicería, ni que haga interpretación de agüeros, ni se mezcle en brujerías, ni haga conjuros; tampoco permitas que alguien se preste a actuar como médium o vidente, ni que invoque el espíritu de los muertos. Cualquiera que practique esas cosas es detestable a los ojos del Señor. Precisamente porque las otras naciones hicieron esas cosas detestables, el Señor tu Dios las expulsará de tu paso.” — Deuteronomio 18:10b-12 (NTV)

Estos “psíquicos” dicen tener “mensajes del cielo”, dicen tener “guías espirituales” (quienes en realidad son demonios) y que sus mensajes son de “paz y de amor”. Por favor, no se deje engañar. Hay personas quienes sufren pérdidas terribles como la muerte de un hijo, estas personas sufren terribles depresiones y en su afán de buscar un consuelo buscan a “psíquicos” o “videntes” quienes dicen comunicarse con los muertos. Y cuando el psíquico les da “información que sólo el difunto sabría” o les describe circunstancias que el psíquico no tiene forma de saber, es cuando las personas caen presa de esta trampa demoniaca, recordemos la tremenda base de datos que tienen. Las personas piensan que “el fantasma de su hijo los acompaña siempre”, “que está alrededor de ellos”, “que los protege”, etc., esto da entrada a los espíritus engañadores para seguir haciéndole daño a las personas. Las personas buscan consuelo en psíquicos, y esto los aleja cada vez más de Dios, haciendo lo contrario a la voluntad de Dios.

“Esto dice el Señor de los Ejércitos Celestiales, Dios de Israel: “No permitan que los engañen los profetas y los adivinos que están entre ustedes en la tierra de Babilonia. No presten atención a sus sueños, porque les dicen mentiras en Mi Nombre. Yo no los envié”, dice el Señor.”— Jeremías 29:8-9 (NTV)

Dios, en Su divina sabiduría, prohíbe todas estas prácticas porque solo van a causarnos daño al estar sujetos a los deseos y poderes de los demonios, quienes por cierto, nos odian. El tema es tan serio que el Señor se refiere a esto como prostitución espiritual.

[Dice el Señor] “También me pondré en contra de todos los que se entregan a la prostitución espiritual al confiar en médiums o en los que consultan a los espíritus de los muertos. Los eliminaré de la comunidad.”— Levítico 20:6 (NTV)

Comunicarse con espíritus no es un juego, con ello le está abriendo la puerta a los demonios.

También hay personas que en su afán de contactar espíritus para “obtener respuestas” utilizan ouijas. Las cuales son muy peligrosas, porque al utilizarlas, la persona le está abriendo la puerta a espíritus malignos. Y una vez abierta, el único que puede cerrar esa puerta es Jesucristo. Recuerde que estamos viviendo en medio de un campo de batalla espiritual. Y si no está del lado de Jesús está en Su contra.

[Dice Jesús] “El que no está conmigo, está contra Mí; y el que conmigo no recoge, desparrama.” — Lucas 11:23 (RVC)

“Pues no luchamos contra enemigos de carne y hueso, sino contra gobernadores malignos y autoridades del mundo invisible, contra fuerzas poderosas de este mundo tenebroso y contra espíritus malignos de los lugares celestiales.” — Efesios 6:12 (NTV)

Satanás ya ha sido juzgado, y junto con sus demonios, busca destruir a la humanidad en su afán de venganza en contra de la creación de Dios, así que con engaños trata de llevarse al infierno a la mayor cantidad de personas posibles.

[Dice Jesús] “El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; pero Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. — Juan 10:10 (DHH)

[Dice Jesús]”Ha llegado el tiempo de juzgar a este mundo, cuando Satanás —quien gobierna este mundo— será expulsado.”— Juan 12:31 (NTV)

[Dice Jesús]”El juicio vendrá, porque quien gobierna este mundo ya ha sido juzgado.” — Juan 16:11 (NTV)

¿Qué hacer si tiene un problema de fantasmas en su casa?

Como hemos visto, no son fantasmas, son demonios. Pero no se asuste, a continuación enumeramos una serie de pasos que le serán de utilidad para resolver el problema:

 1. Rezarle a Dios para que lo ayude.

Si usted aún no tiene una relación personal con Jesucristo, le recomendamos que vaya al link ”Jesús es nuestro Salvador” para que primero se reconcilie con Él. Necesita cumplir los Mandamientos y regulaciones establecidos por Dios y llevar una vida cristiana.

Solamente Jesucristo puede cerrar la puerta espiritual que usted o alguien de su familia abrió sin darse cuenta, y que dio paso a la actividad paranormal.

“El Señor es mi luz y mi salvación, entonces ¿por qué habría de temer? El Señor es mi fortaleza y me protege del peligro, entonces ¿por qué habría de temblar?” — Salmos 27:1 (NTV)

 2. Purificar su casa al deshacerse de ídolos.

Nuestra recomendación es que si tiene ídolos en su casa (figuras o imágenes de ángeles, santos, vírgenes, etc.) deshágase inmediatamente de todo eso, porque detrás de cada ídolo hay un demonio (1 Corintios 10:19-22). Todo esto va en contra del Segundo Mandamiento:

No te hagas ninguna clase de ídolo ni imagen de ninguna cosa que está en los cielos, en la tierra o en el mar. No te inclines ante ellos ni les rindas culto, porque Yo, el Señor tu Dios, Soy Dios celoso, quien no tolerará que entregues tu corazón a otros dioses.” — Éxodo 20:4-5a (NTV)

“¿Qué es lo que trato de decir? ¿Que la comida ofrecida a ídolos tiene alguna importancia o que los ídolos son dioses verdaderos? No, de ninguna manera. Lo que digo es que esos sacrificios se ofrecen a los demonios, no a Dios. Y no quiero que ustedes tengan parte con los demonios.” — 1 Corintios 10:19-20 (NTV)

Deshágase de todo tipo de estatuas, imágenes, y joyería religiosa, todo eso es idolatría y está claramente prohibido por Dios.

De la misma forma, si tiene veladoras con imágenes religiosas, incienso, o si tiene amuletos de cualquier tipo, por ejemplo, si cuelga algún rosario en el espejo retrovisor de su automóvil, o bien objetos que coloque alrededor de su puerta para “buena suerte” necesita limpiar su casa y sus pertenencias de toda esa clase de objetos. Le recomendamos que lea el artículo ¿Existe la suerte? También necesita deshacerse de medallitas, pulseras religiosas, y demás joyería religiosa. Cualquier objeto que usted utilice para “protección” o para “buena suerte”, necesita desecharlo.

“Los malvados me han tendido sus trampas, pero no me apartaré de Tus Mandamientos.”. —Salmos 119:110 (NTV)

Las Sagradas Escrituras nos indican que una forma de purificación sucede cuando las personas se deshacen de los ídolos:

“Entonces Jacob les dijo a todos los de su casa: «Desháganse de todos sus ídolos paganos, purifíquense y pónganse ropas limpias.”— Génesis 35:2 (NTV)

“Durante el octavo año de su reinado, siendo aún joven, Josías comenzó a buscar al Dios de su antepasado David. Luego, en el año doce, empezó a purificar a Judá y a Jerusalén, destruyendo todos los santuarios paganos, los postes dedicados a la diosa Asera, los ídolos tallados y las imágenes fundidas.”— 2 Crónicas 34:3 (NTV)

 3. Lleve una vida cristiana

Cuando usted y su familia cumplen los Mandamientos de Dios y Él ocupa el primer lugar en su vida, Dios lo bendice y le da Su protección. Lea Deuteronomio 28 para mayor información al respecto. La comunicación con Dios a través de la oración es de vital importancia para pedirle Su ayuda con el problema que enfrenta, le recomendamos leer nuestra serie de artículos de La oración eficaz.

“Así que humíllense delante de Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes. Acérquense a Dios, y Dios se acercará a ustedes. Lávense las manos, pecadores; purifiquen su corazón, porque su lealtad está dividida entre Dios y el mundo.” — Santiago 4:7-8 (NTV)

“La reverencia al Señor conduce a la vida; uno vive contento y sin sufrir ningún mal.” — Proverbios 19:23 (DHH)

Con estas 3 recomendaciones deberá de poder eliminar su problema de fantasmas. Ponga toda su fe en Jesucristo, Él siempre cumple Sus promesas. Para concluir, lo dejo con el pasaje del muro de protección que Dios puso sobre Job y su familia en contra de los ataques de Satanás, como el mejor ejemplo contra su problema de fantasmas.

“Entonces el Señor preguntó a Satanás: —¿Te has fijado en mi siervo Job? Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal. Satanás le respondió al Señor: —Sí, pero Job tiene una buena razón para temer a Dios: siempre has puesto un muro de protección alrededor de él, de su casa y de sus propiedades. Has hecho prosperar todo lo que hace. ¡Mira lo rico que es!” — Job 1:8-10 (NTV)

¡Que Dios los bendiga!


Ir a: ¿Existen los fantasmas? (Parte 1)