La Creación de Dios en Génesis

Génesis 1:2

La tierra no tenía forma y estaba vacía, y la oscuridad cubría las aguas profundas; y el Espíritu de Dios se movía en el aire sobre la superficie de las aguas.

Este segundo versículo en la Biblia ha causado varias interpretaciones, ya que en el versículo 1 vemos que Dios creó los cielos y la tierra; y ahora en el versículo 2, la tierra no tiene forma. Puesto que Dios no creó la tierra vacía y en caos (Isaías 45:18). Esto nos lleva a preguntarnos ¿Qué pasó entre el versículo 1 y el versículo 2?

“Pues el Señor es Dios; él creó los cielos y la tierra y puso todas las cosas en su lugar. Él hizo el mundo para ser habitado, no para que fuera un lugar vacío y de caos. «Yo soy el Señor —afirma—, y no hay otro.” – Isaías 45:18.

Una de las varias interpretaciones del relato de la creación de Génesis, es que la historia de la creación, es probablemente la reconstrucción después de los eventos que pudieron ocurrir entre los versículos 1 y 2; una gran catástrofe debió haber ocurrido, tal vez la caída de Satanás (ver Ezequiel 28:11-19; Isaías 14:12, 17).

“¡Cómo has caído del cielo, oh estrella luciente, hijo de la mañana! Has sido arrojado a la tierra, tú que destruías a las naciones del mundo.” – Isaías 14:12

Este cataclismo poderoso podría explicar la condición caótica del versículo 2; el causante de que la creación original de Dios, que era perfecta, se convirtió en desordenada y vacía. (Isaías 14:17)

“¿Es este el que destruyó el mundo y lo convirtió en una tierra baldía? ¿Es este el rey que demolía las grandes ciudades del mundo y no tenía compasión de sus prisioneros?”.” – Isaías 14:17

“La tierra no tenía forma y estaba vacía”

Del Hebreo תֹּהוּ – tóhu, sin forma, בֹּהוּ – bóhu, el vacío; transmite la idea de la confusión y el desorden de la tierra, una masa caótica primitiva (Jeremías 4:23).

“Miré a la tierra y estaba vacía y no tenía forma; miré a los cielos y no había luz.” – Jeremías 4:23.

Dios rápidamente (en 6 días) empieza a decorar su creación inicial. Expresiones creativas de Dios se muestran al poner orden en el caótico estado del universo.

“La oscuridad”

La luz es el resultado de una fuente luminosa, aquí tenemos la oscuridad debido al caos en el que la tierra estaba como un desecho incoherente. El planeta entero estaba compuesto de tierra y el agua mezclados entre sí.

“Las aguas profundas”

Del Hebreo תְּהוֹם – tehóm, mar, abismo. A veces se refiere a las aguas primordiales, este es el término usado para describir la superficie cubierta de agua de la Tierra antes de que surgiera la tierra seca (Salmos 104:6).

“Vestiste a la tierra con torrentes de agua, agua que cubrió aún a las montañas.” – Salmos 104:6.

Como abismo, se explica por las aguas que parecen ser más altas que la tierra; y todo esto era un caos en turbia oscuridad, sin luz o movimiento, hasta que una agitación fue hecha por el Espíritu. Jonás usó esta palabra para describir el abismo acuoso en el que se encontraba sumergido (Jonás 2:5).

“Me rodearon las aguas hasta el alma, El gran abismo me envolvió, Las algas se enredaron en mi cabeza.” – Jonás 2:5 (NBLH)

“Espíritu de Dios”

Padre_Hijo_Espiritu_Santo

Del Hebreo רוּחַ – Rúaj, espíritu, viento. No solo Dios, sino que la energía Divina, el principio de toda la vida, que reside en el Espíritu Santo, participó en la creación (Salmos 104: 30); pero también lo hizo el Hijo de Dios, Jesucristo (Juan 1:1-3; Colosenses 1:16-17; Hebreos 1:2). Así que tenemos a las Tres Personas de la Santísima Trinidad trabajando en la creación del Génesis.

“En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. El que es la Palabra existía en el principio con Dios. Dios creó todas las cosas por medio de él, y nada fue creado sin él.” – Juan 1:1-3.

“Porque, por medio de Él (Jesucristo), Dios creó todo lo que existe en los lugares celestiales y en la tierra. Hizo las cosas que podemos ver y las que no podemos ver, tales como tronos, reinos, gobernantes y autoridades del mundo invisible. Todo fue creado por medio de él y para él. Él ya existía antes de todas las cosas y mantiene unida toda la creación.” – Colosenses 1:16-17

“Y ahora, en estos últimos días, nos ha hablado por medio de su Hijo. Dios le prometió todo al Hijo como herencia y, mediante el Hijo, creó el universo.” – Hebreos 1:2

“Pero si envías tu espíritu, vuelven a la vida, y así renuevas la faz de la tierra.” – Salmos 104: 30 (RVC)

“Se movía en el aire sobre la superficie de las aguas”

La palabra Hebrea, רָחַף – rajáf – mover, flotar sobre; se refiere al movimiento que un pájaro hace al sentarse sobre “huevos” para que eclosionen, incubándolos; es una metáfora del cuidado paternal de Dios; así como, el desarrollo de su creación en esta primera etapa. Él va a separar las partes que están mezcladas, y darles una virtud vivificante para producir criaturas vivientes en la Tierra en respuesta a las seis palabras de los seis días siguientes.

Similarmente, en otro pasaje Bíblico, también se hace referencia al cuidado paternal de Dios, con un ave, cuando Jesús presenta la analogía de la gallina con sus polluelos:

¡Oh Jerusalén, Jerusalén, la ciudad que mata a los profetas y apedrea a los mensajeros de Dios! Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina protege a sus pollitos debajo de sus alas, pero no me dejaste.” – Mateo 23:37


 Ir al principio de Génesis 1.
Ir a Genesis 1:3