Génesis 4:17-18 – La descendencia de Caín (Parte 1)

En el artículo anterior vimos la sentencia de exilio para Caín por la muerte de Abel, ahora veremos cuál fue el destino de Caín en el destierro en la tierra de Nod, analizaremos de dónde obtuvo a su esposa y que su descendencia que llevó a cabo logros impresionantes. También hablaremos de la primer ciudad en la historia de la humanidad.

Ver. 17 — Caín tuvo relaciones sexuales con su esposa, y ella quedó embarazada y dio a luz a Enoc. Luego Caín fundó una ciudad, que llevaba el nombre de su hijo Enoc.

“Caín tuvo relaciones sexuales con su esposa”

La gente se pregunta de dónde salió la esposa de Caín si la Biblia sólo habla de 4 habitantes en la tierra y muchas teorías han surgido por este versículo. Pero como vimos anteriormente las Escrituras nos mencionan que Adán y Eva tuvieron muchos hijos e hijas (Génesis 5:4), pero solo nos menciona el nombre de tres de ellos, Caín, Abel, y Set. También sabemos que Set nació después de que Caín mató a su hermano cuando Adán tenía 130 años. Por lo que en este periodo de más de 100 años Caín tuvo otros hermanos y hermanas, inclusive sobrinos. Así que la esposa de Caín pudo ser una de sus hermanas o sus sobrinas. Recordemos que Eva es la madre de todos los que viven (Génesis 3:20). Y yo creo que Caín ya estaba casado poco antes de cometer el fratricidio, porque quién se va a casar con el primer asesino que fue maldecido por Dios.

“Después del nacimiento de Set, Adán vivió ochocientos años más y tuvo otros hijos e hijas.” — Génesis 5:4 (NTV)

En la tradición judía, el historiador Flavio Josefo nos menciona que Adán y Eva tuvieron 56 hijos (33 niños y 23 niñas), si considera que Adán vivió 930 años es lógico que ellos hayan tenido muchos hijos. Dios les dijo: “Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra…”. Nuestros primeros padres fueron las primeras personas creadas, así que su DNA, no tenía defectos o mutaciones. Pero después de la maldición en el mundo, hasta nuestro DNA empezó a degenerarse. Así que los defectos genéticos se fueron acumulando y para cuando la raza humana llegó al tiempo de Moisés (unos 2,500 años después), el DNA se había degenerado tanto, que Dios para proteger a los Israelitas les prohibió que se casaran entre hermanos de parientes cercanos, para que los defectos genéticos de los padres no se sumaran y tuvieran descendencia con defectos. Pero en el principio, esta ley no afectaba a la humanidad porque los defectos genéticos virtualmente no existían en Caín o en su esposa (hermana), y el riesgo de tener hijos con deformidades no era el problema.

“No tengas relaciones sexuales con tu hermana o media hermana, ya sea la hija de tu padre o de tu madre, sea que haya nacido en tu familia o en otra.” — Levítico 18:9 (NTV)

Esta es otra muestra más de que la teoría de la evolución es una mentira. Cada persona hereda los genes de sus padres y sus defectos genéticos también, por eso existen las famosas enfermedades hereditarias. Cuando un bebé es concebido, sus genes se forman a través de pares de genes, cada par es formado por un gen de su padre y otro de su madre. Y si existen pares de genes en donde sólo un gen es defectuoso, su contraparte el gen bueno tiende a anular al gen malo. Por eso, si los padres son hermanos, y tienen los mismos genes dañados, cuando el par de genes se forma en su hijo, no habrá un gen bueno que anule al gen malo, y el hijo heredará de sus padres los genes dañados sin ninguna esperanza de que los defectos sean cancelados resultando en problemas hereditarios que causan hasta deformidades en los bebés. Por eso entre más distantes sean los padres, aumentan las probabilidades de que los genes buenos anulen a los genes malos del otro padre. Estos defectos son llamados mutaciones, y entre más tiempo pasa, las generaciones van acumulando más defectos, que es lo contrario a ir evolucionando. La humanidad inició perfecta y por el pecado nos hemos ido degenerando. Así que las películas en donde los mutantes adquieren súper poderes por sus mutaciones es mentira. La realidad es que las mutaciones son las causantes del cáncer, la alta presión, las enfermedades cardiacas, entre otras enfermedades. El hecho de que los genes no permitan que las mutaciones (defectos) produzcan grandes deformidades o enfermedades hereditarias en los hijos, es un testimonio de la creación, no de una evolución aleatoria.

“Toda la creación quedó sujeta a la maldición de Dios… La creación espera el día en que será liberada de la muerte y la descomposición, y se unirá a la gloria de los hijos de Dios. Pues sabemos que, hasta el día de hoy, toda la creación gime de angustia como si tuviera dolores de parto.” — Romanos 8:20b, 21-22 (NTV)

La tierra tiembla y se retuerce de dolor, porque todos los planes del Señor contra Babilonia no han cambiado. Babilonia quedará desolada, sin un solo habitante.” — Jeremías 51:29 (NTV)

Así mismo, no podemos haber evolucionado de los monos, porque el resultado de las mutaciones de un mono produce un mono más enfermo y con defectos, es lo opuesto a hacerlo evolucionar en un ser más avanzado, o evolucionar en un hombre. Simplemente si recibimos una transfusión de sangre de un mono (“nuestro ancestro” según esa mentira) moriríamos rápidamente porque el hombre no evolucionó de los primates. Por lo que Hitler cuando deseaba crear un súper-hombre, una “raza más avanzada”, estaba destinado a fracasar por haber rechazado las enseñanzas de la Biblia, y lo único que hizo fue cometer un genocidio al matar a 11 millones de personas con este absurdo propósito.

“Pues la sabiduría de este mundo es necedad para Dios. Como dicen las Escrituras: «Él atrapa a los sabios en la trampa de su propia astucia».” — 1 Corintios 3:19 (NTV)

“Afirmaban ser sabios pero se convirtieron en completos necios. Y, en lugar de adorar al Dios inmortal y glorioso, rindieron culto a ídolos que ellos mismos se hicieron con forma de simples mortales, de aves, de animales de cuatro patas y de reptiles.” — Romanos 1:22-23 (NTV)

“dio a luz a Enoc”

Todas las etimologías de estos nombres son muy dudosas, pero mencionaré los significados más comúnes que tenemos hoy en día. Por ejemplo, Enoc en hebreo es חֲנוֹךְ – Janój, que significa comienzo, dedicar, enseñanza, o entrenar. Así que independientemente de que la esposa de Caín pudiera haber influido en el nombre, él consideraba su nacimiento como una promesa de la renovación de su vida. Además, los nombres en la Biblia nos indican muchas veces el carácter de las personas, y por su nombre el hijo de Caín pudo haber sido un hombre entrenado y tal vez hasta consagrado al Señor. Lo que nos prepara para entender el rápido avance que tuvo la descendencia de Caín en las artes y tecnologías de la civilización, lo cual sólo puede ser explicado por la mano de Dios.

“Sin embargo, hay un espíritu dentro de las personas, el aliento del Todopoderoso en ellas, que las hace inteligentes.” — Job 32:8 (NTV)

“Caín fundó una ciudad, que llevaba el nombre de su hijo Enoc”

Si Caín llamó a la ciudad Enoc, “Comienzo (Janój), o Dedicar”, puede ser que después de haber sido exiliado para que viviera como vagabundo, él estaba consagrando este lugar como un nuevo inicio en donde mitigaría su maldición, como una forma de arrepentimiento para acercarse al Señor. Pero también lo pudo haber hecho en rebeldía contra el castigo impuesto por Dios, y la ciudad Enoc (dedicar), se la estaría dedicando a su hijo, lo cual, sería consistente con su comportamiento anterior desde que presentó la ofrenda equivocada honrando sus esfuerzos. Pero independientemente cual fuera su motivación, la ciudad sería una protección en contra de todo aquel que quisiera vengarse por la muerte de Abel. Caín está tratando de remediar la situación que el mismo creó, así que si la ciudad le dio paz y seguridad para él y su familia solamente fue gracias a la gracia de Dios.

“Si el Señor no construye la casa, el trabajo de los constructores es una pérdida de tiempo. Si el Señor no protege la ciudad, protegerla con guardias no sirve para nada.”— Salmos 127:1 (NTV)

Aquí las Escrituras enfatizan que Caín nombró la ciudad en honor a su hijo, porque él estaba maldito y sus esfuerzos estaban condenados al fracaso, así que esto crearía la impresión de que su hijo había construido la ciudad dándole mejores oportunidades de perdurar, prosperar, y tener éxito. De lo contrario, si la hubiera llamado “Caín”, la gente le hubiera puesto nombres como “la ciudad del asesino” afectando a todo el que viviera en ella. La naturaleza carnal del hombre tiene la tendencia de rebelarse en contra de Dios para idolatrarse a sí mismo, o a la humanidad y sus logros. Tenemos el ejemplo de lo hizo Absalón, el hijo del rey David, cuando buscó que un monumento perpetuara su nombre, y hoy en día hay una tumba en Jerusalén que lleva su nombre.

“Mientras aún vivía, Absalón se había erigido a sí mismo un monumento en el valle del Rey, porque dijo: «No tengo hijo que perpetúe mi nombre». Le puso al monumento su propio nombre, y es conocido como el monumento de Absalón hasta el día de hoy.” — 2 Samuel 18:18 (NTV)

Pero independientemente de los motivos que tuviera Caín, notamos de nueva cuenta cómo la teoría de la evolución va en contra de las Escrituras. Por un lado, la teoría de la evolución plantea que el hombre era nómada yendo tras las manadas de animales para alimentarse, que después desarrolló la agricultura, y que después de miles de años empezó a hacer ciudades. Sin embargo, en la Biblia encontramos que Caín, el primer hombre que nació en la tierra, no tuvo que esperar miles de años de evolución para poder vivir en una ciudad, sino que él tenía la suficiente inteligencia, iniciativa y capacidad para fundar una ciudad para protegerse a sí mismo y a su familia. Esta es una hazaña de la cual no sé cuántos de nosotros podríamos llevarla a cabo hoy en día aún y con el conocimiento acumulado que tenemos de cómo son fundadas y construidas las ciudades.

Debido al intenso adoctrinamiento que tenemos hoy en día de la teoría de la evolución, muchas personas piensan que nuestra generación es la más avanzada que ha existido en nuestro planeta. Pero no porque tengamos aviones, carros, computadoras, celulares, etc., somos más inteligentes o avanzados que nuestros antepasados. La tecnología avanzada que poseemos es resultado del conocimiento acumulado a través del tiempo. Pero nuestros cerebros hoy son el resultado de 6,000 años de la maldición y se han ido degenerando y es muy posible que nosotros no tengamos la inteligencia e iniciativa que tenían Adán y Eva y sus hijos. Caín fundó una ciudad.

Ver. 18 — Enoc tuvo un hijo llamado Irad, Irad fue el padre de Mehujael. Mehujael fue el padre de Metusael, Metusael fue el padre de Lamec.

En este versículo se menciona hasta la séptima generación desde Adán a Lamec por la rama de Caín, pero no se menciona ningún logro, historia, o cronología relevante de estas personas. Lo único es que existe una similitud obvia entre la lista de los hijos de Caín y la lista de los hijos de Set en el capítulo 5 (por ejemplo, Enoc y Lamec). Por lo que la similitud de los nombres demuestra que las dos ramas de la raza humana mencionadas en la Biblia, antes del Diluvio, no se mantuvieron completamente separadas unas de otras, sino que tuvieron conexiones sociales, aunque Caín había sido exiliado.

Este pasaje de Génesis 4:17-24, en donde se describe la genealogía de Adán a través de su hijo Caín, en principio parece estar de más, ya que sabemos que toda esta descendencia fue juzgada por Dios y pereció durante el diluvio. Pero nada en la Palabra del Señor está de más, cada palabra en las Escrituras cumple un propósito dentro de lo que el Espíritu Santo nos quiere enseñar. La razón por la cual la Biblia se molesta en enumerar a los descendientes de Caín y sus logros es mostrar cuánto tiempo dura la paciencia de Dios y cuánto tiempo les da a las generaciones sucesivas la oportunidad de reparar el daño espiritual causado por sus antepasados.

“Todos mis planes se cumplirán porque yo hago todo lo que deseo.” — Isaías 46:10b (NTV)

“Pero los planes del Señor se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados.” — Salmos 33:11 (NTV)

El enfoque principal de la primera genealogía listada en la Biblia es Lamec, el séptimo desde Adán en el linaje de Caín, y su la descendencia. Vemos todas las bendiciones que Dios les da a esta octava generación con avances en la cultura y tecnología (cría de ganado, construcción de carpas para vivir, conocimientos de metalurgia, y música e instrumentos musicales), aún y cuando los efectos del pecado aún los dominaban (Lamec vivía en poligamia y cometió un asesinato).

“Y ahora, que el Dios de paz —quien levantó de entre los muertos a nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas, y que ratificó un pacto eterno con su sangre— los capacite con todo lo que necesiten para hacer su voluntad. Que Él produzca en ustedes, mediante el poder de Jesucristo, todo lo bueno que a Él le agrada. ¡A Él sea toda la gloria por siempre y para siempre! Amén.” — Hebreos 13:20-21 (NTV)

“Enoc tuvo un hijo llamado Irad”

En este versículo no tenemos ningún detalle de estas personas, cuánto tiempo vivieron, cuántos hijos tuvieron, a qué se dedicaron, si fueron buenas o malas personas. Tan sólo sabemos sus nombres, y como los nombres en la Biblia son importantes porque nos dicen acerca del carácter de las personas, veremos lo que las etimologías de sus nombres significan.

Como en el caso de su padre, Enoc también debió haberse casado con alguna de sus hermanas en el exilio y tuvieron a Irad, cuyo nombre significa “ciudadano”, “corredor”, “incrementar”. Tal vez, el primer ciudadano de la cuidad Enoc (comienzo), llamada en honor de su padre. También puede ser una alusión a la esperanza de crecer en el exilio en su lucha para no perecer en la tierra de Nod.

“Irad fue el padre de Mehujael”

Ahora vemos un cambio en los nombres en la descendencia de Caín, y el hijo de Irad es llamado Mehujael que puede significar “Castigado por Dios”, o “el purificado o formado de Dios”. En el griego de la Septuaginta lo tradujeron como “Dios me hace vivir” o “Dios da vida”, “Dios es fuente de vida”.

“Mehujael fue el padre de Metusael”

Metusael puede significar “Hombre de Dios”, “Hombre de oración”, o “el héroe de Dios”.

“Metusael fue el padre de Lamec”

El significado de Lamec o Lamej no es seguro, algunas fuentes mencionan que puede significar “Juventud fuerte”, u “Hombre de oración”. Los rabinos sugieren que el nombre Lamej (לֶמֶךְ) tiene las primeras dos letras invertidas cuando se compara con la palabra rey (מֶלֶךְ – melej). Y como en hebreo cada letra tiene su propio significado, tenemos que la letra mem (מֶ) simboliza al cerebro, y la letra lamed (ל) representa el corazón. Entonces el rey gobierna primero con el cerebro, y después con su corazón. Sin embargo, en el caso de Lamej, el corazón o las emociones gobiernan al cerebro o al intelecto. Por lo que lo opuesto a un rey es un esclavo. Por eso para los rabinos, el significado de Lamec es “un cautivo” o alguien que está siendo gobernado”. Y hablaremos más de Lamec en nuestro siguiente estudio.

Para concluir, me gustaría mencionar que es un reto el tratar de interpretar estos pasajes de Génesis al compararlos con nuestra actual forma de pensar, con todos los cambios que ha habido en el mundo debido al pecado. Como cristianos tenemos que eliminar las doctrinas y mentiras de la evolución remplazándolas con la revelación que nos da la Biblia acerca de lo que realmente ocurrió al principio de la historia. Esto nos ayudará a crecer más rápidamente en nuestra fe en el Señor.

“Quiero que tengan la plena confianza de que entienden el misterioso plan de Dios, que es Cristo mismo. En Él están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento.” — Colosenses 2:2-3 (NTV)

¡Qué Dios los bendiga!


Ir al principio de Génesis 4 – Introducción
Continuar leyendo: Génesis 4:19-24 — La descendencia de Caín (Parte 2)