Jánuca (Hanukkah): La Festividad de la Dedicación (Parte 1)

El Festival de la Dedicación o el Festival de las Luces fue establecido como una conmemoración de la purificación y re-dedicación del Templo en Jerusalén; la remoción del antiguo altar contaminado; y la restauración del culto al Señor (YHWH). Jánuca es una festividad para celebrar la victoria que Dios dio a Su pueblo a través de los esfuerzos de la familia de los Macabeos en 164 a.C. En la segunda parte de este artículo veremos también el significado para nosotros como cristianos y la razón por la que Jesús asistió al Templo durante esta festividad.

¿Cuál es la relación del Segundo Templo y Jánuca?

Para saber de los orígenes de la festividad de Jánuca necesitamos dar un vistazo a los acontecimientos sucedió en el segundo Templo durante la invasión greco-siria.

Recordemos que el primer Templo dedicado al Señor fue construido por el rey Salomón, el hijo del rey David, durante 966 – 959 a.C. Este Templo fue destruido por los babilonios en 586 a.C., durante el reinado de Nabucodonosor, quien capturó a los judíos y se los llevó a Babilonia como exiliados, como había sido profetizado por el profeta Jeremías (Jeremías 25:10-12).

” Voy a hacer que desaparezca de entre ellos la voz de gozo y de alegría… Toda esta tierra quedará en desoladoras ruinas, y estas naciones servirán al rey de Babilonia durante setenta años. Cuando se cumplan los setenta años, castigaré por su maldad al rey de Babilonia, a esa nación y al país de los caldeos; ¡para siempre la convertiré en un desierto! —Palabra del Señor.” — Jeremías 25:10-12 (RVC)

Pero 70 años después los babilonios fueron conquistados por el imperio persa. Y tenemos una de las profecías más sorprendentes en toda la Biblia, en Isaías 44 y 45, por que menciona inclusive el nombre del rey, Ciro el Grande, quien permite el regreso de los judíos de su cautiverio y la construcción del Segundo Templo entre 537 – 515 a.C. El segundo Templo es del que estaremos hablando en este artículo.

segundo-templo
El segundo Templo de Jerusalén

Yo soy el que dice a Jerusalén: “Volverás a ser habitada”, y a las ciudades de Judá: “Ustedes serán reconstruidas. Yo levantaré sus ruinas”Yo soy el que dice de Ciro: “Él es mi pastor, y llevará a cabo todo lo que yo quiero”. Yo soy el que dice a Jerusalén: “Serás edificada”, y al templo: “Serás cimentado”.” — Isaías 44:26b–28 (RVC)

Después en 335 a.C., Alejandro “el Grande” llegó al poder, él fue un poderoso gobernante y probablemente el mejor estratega militar de todos los tiempos, a los 30 años expandió su imperio desde Grecia hasta la India, siendo el imperio más grande que se había visto. Esto hizo que la cultura helénica (o griega) se difundiera a través de todo el mundo conocido. En el imperio hubo una mezcla de ideas, pensamientos, cultura y religión, además de que el idioma que se adoptó fue el griego en su territorio.

Dado que la influencia griega era contraria a las enseñanzas de la Biblia, se adoptó el criterio de que sólo aquellos libros que hubieran sido escritos antes de la era Helenística podrían ser incluidos en el canon bíblico judío (el Antiguo Testamento) ya que eran considerados libres de la corrupción de las ideas griegas y de las filosofías de Platón y Aristóteles que fueron difundidas entre los judíos.

A la muerte de Alejandro “el Grande”, en 323 a. C., su imperio fue dividido entre sus cuatro generales: Ptolomeo I Sóter, Antígono I el Tuerto, Lisímaco, y Seleuco I Nicátor. Y Judá quedo bajo el territorio de Ptolomeo y en el año 198 a.C. pasó a ser parte de imperio de Seléucida después de la victoria de Antíoco III “el Grande” en la batalla de Panio (cerca de Cesarea de Filipos). Algunos comentaristas bíblicos ven esta batalla como la mencionada en Daniel 11:15.

“Después llegará el rey del norte y sitiará una ciudad fortificada y la conquistará. Las mejores tropas del sur no podrán hacer frente al ataque.” — Daniel 11:15 (NTV)

Los judíos desde los tiempos de Alejandro “el Grande” habían sido respetados en su cultura y religión, inclusive Ptolomeo II pidió ayuda al sumo sacerdote para la traducción del hebreo al griego de la Biblia para su biblioteca en Alejandría y los mejores 70 eruditos judíos participaron para hacer la Biblia Septuaginta (ver nuestro artículo, El Origen de la Biblia (Parte 2): La Historia del Antiguo Testamento).

imperio-seleucida_200-64_ac
Imperio Seléucida y la captura de Israel

Pero esto cambio drásticamente cuando Antíoco IV subió al poder, él se hizo llamar así mismo Epífanes (del griego Επιφανής – Epifanís, «dios manifestado»). Este rey greco-sirio de la dinastía Seléucida, capturó Jerusalén, y saqueó el Templo del Señor en 168 a.C. Su objetivo era el de imponer la cultura Helénica y trató de establecer el culto a los dioses griegos. Para ello, eliminó los sacrificios diarios en el Templo (según los requerimientos descritos en el libro de Levíticos); profanó el Templo erigiendo una estatua de Zeus, e hizo sacrificios de cerdos a este dios griego en altar del Templo. Esto fue “la abominación que causa desolación” que describió el profeta Daniel:

“Sus tropas se dedicarán a profanar el santuario y la fortaleza, y suspenderán el sacrificio continuo y en su lugar pondrán la abominación desoladora.” — Daniel 11:31 (RVC)

Además, comenzó a perseguir a los judíos (murieron más de cien mil judíos) y prohibió cualquier modo de adoración a Dios, la observancia del Sabbat (sábado) y las festividades, la circuncisión, y en su gobierno mandó que el pueblo consumiera alimentos considerados impuros, resultando en severas persecuciones y una revuelta contra su gobierno.

“A los que violen el pacto él [rey] los seducirá con engaños, pero el pueblo que conoce a su Dios se le opondrá con todas sus fuerzas.” — Daniel 11:32 (RVC)

Esta oposición del pueblo de Dios que describe el profeta Daniel, tuvo su cumplimiento en la rebelión Macabea que se inició en 167 a.C., liderada por el sacerdote Matatías el Asmoneo y sus cinco hijos. Los Macabeos lideraron a los judíos en la pelea en contra de la ocupación greco-siria y vencieron al ejército de Antíoco IV en contra de todas las probabilidades, obteniendo su libertad y creando un poderoso reino que sobrevivió hasta que fueron conquistados por los romanos en el año 63 d.C.

Estos eventos sucedieron durante el periodo inter-testamental, o sea entre el Antiguo y el Nuevo Testamento. Si usted no está familiarizado con este periodo en la historia, puede referirse a los libros apócrifos I y II Macabeos, así como también los textos del historiador Flavio Josefo.

¿Cómo se originó Jánuca (Hanukkah)?

El primer acto de los Macabeos fue la purificación del Segundo Templo en el 25th de Kislev (Diciembre 14, 164 a.C.), lo que llevó al establecimiento de la festividad que conocemos como Jánuca.

lampara-de-aceite
Lámpara de aceite antigua

Janucá, del hebreo חֲנֻכָּה – dedicación, es una celebración de 8 días debido a la leyenda del aceite en el templo. De acuerdo a esta tradición, cuando los Macabeos recapturaron y re-dedicaron el Templo, lo primero que hicieron fue tratar de encender la menorá, o la lámpara del Templo. La menorá debía de estar encendida continuamente, ya que representa la luz de Dios. Pero en el Talmud (un texto con tradiciones rabínicas) se hace hincapié que solo había aceite suficiente para encender la lámpara solamente 1 día, pero el aceite milagrosamente duró 8 días, tiempo suficiente para que nuevo aceite fuera producido por los sacerdotes, evitando que la luz se extinguiera, por eso Janucá es también llamada la Fiesta de las Luces.

¿Cómo es festejada Jánuca por los judíos hoy en día?

latkes
Latkes de papa frita, una de las comidas tradicionales durante el Jánuca.

La festividad de Janucá se celebra durante ocho días, del 25 del mes de Kislev al 2 ó 3 de Tevet. Durante esta festividad se prende una menorá o candelabro de Janucá llamado januquía, la cual tiene 8 brazos más uno central para un total de 9 velas (en contraste, la menorá del Templo tiene solo 7 velas). En la primera noche únicamente se prende el brazo mayor del centro y una vela, y cada noche se va aumentando una vela de derecha a izquierda, hasta el último día en el que todo el candelabro se enciende completo. La vela central se llama shamash – sirviente. También se recita la oración Hallel (alabanza) cada día de la celebración.

La comida tradicional de Jánuca incluye latkes o tortas fritas de papa y sufganiot o donas rellenas de mermelada. Toda esta comida frita en aceite se relaciona al milagro del aceite.

dreidel
El juego infantil dréidel tiene letras del alfabeto hebreo

Otra tradición de Jánuca es que los niños jueguen dréidel, en donde utiliza una pirinola con 4 caras cada una con una letra en hebreo (נ (Nun), ג (Guímel), ה (He), y פ (Pei)) que forman el acrónimo Nes Gadol Haya Po, “un gran milagro ocurrió aquí”.

En la segunda parte de este artículo veremos el significado de esta celebración para nosotros como cristianos y la importancia que le dio Jesús cuando estaba en el Templo durante Jánuca en Juan 10.

Continuar leyendo: Jánuca: La Festividad de la Dedicación (Parte 2)