La festividad de Tabernáculos (Sucot) y su significado profético (Parte 2)

En esta segunda parte, revisaremos la ocasión en que Jesucristo fue a Jerusalén durante la festividad de Tabernáculos, y Su mensaje para el mundo. Hablaremos de la antigua ceremonia judía de verter el agua, la iluminación especial en el Templo durante la festividad, y la relación de estas celebraciones con Jesucristo. También hablaremos de algunas de las profecías del Antiguo Testamento y del libro del Apocalipsis las cuales hablan acerca del Reino del Milenio de Jesucristo y de la festividad de Tabernáculos.

Ceremonia de verter agua

Algunos siglos antes de Cristo, creció una tradición judía que se realizaba durante los 8 días de la festividad de Tabernáculos. Recordemos que Jerusalén se llenaba de peregrinos quienes viajaban a la ciudad para celebrar la festividad, en cumplimiento de Deuteronomio 16:16-17.

estanque-siloeCada día de la festividad (comenzando el día 15 del mes de Tishri), mientras se preparaba el sacrificio de la mañana, un sacerdote acompañado por una procesión de alegres peregrinos judíos y música, salían del Templo y bajaban rumbo al estanque de Siloé (el mismo estanque de Juan 9:7), de ahí llenaba con agua un cántaro de oro y lo llevaba de regreso al Templo.

Al mismo tiempo que esta procesión salió rumbo a Siloé, otra salía rumbo al valle de Cedrón y traían ramas de sauce. Estas ramas las ataban a los lados del altar, doblándolas para formar un toldo de ramas.  Tan pronto como había sido decorado el altar con estas ramas, se ofrecía el sacrificio matutino, mientras los Levitas cantaban Salmos (del 115 al 118), tal como lo hacían también en las festividades de la Pascua y Pentecostés.

El sacerdote que había partido rumbo a Siloé sincronizaba su regreso para reunirse con los demás sacerdotes que llevaban los sacrificios al altar. Cuando la procesión que regresaba del estanque de Siloé entraba por la Puerta del Agua (una de las entradas a la amurallada ciudad de Jerusalén) se escuchaban 3 toques de trompeta que los recibían con alegría, mientras que los peregrinos a coro recitaban Isaías 12:3 “Y con gran gozo sacarán ustedes agua de las fuentes de la salvación.” Con ello recordaban cuando Dios les dio agua de una piedra en el desierto.

moses_water_rock_strike-1[Dice el Señor]”Yo me pararé frente a ti sobre la roca, en el monte Sinaí. Golpea la roca, y saldrá agua a chorros. Entonces el pueblo podrá beber. Así que Moisés golpeó la roca como se le indicó, y el agua brotó a chorros a la vista de los ancianos.” — Éxodo 17:6 (NTV)

“Partió las rocas en el desierto para darles agua como de un manantial burbujeante. Hizo que de la roca brotaran corrientes de agua, ¡y que el agua fluyera como un río!”— Salmos 78:15-16 (NTV)

La roca representa a Jesucristo.

“Y todos bebieron la misma agua espiritual. Pues bebieron de la roca espiritual que viajaba con ellos, y esa roca era Cristo.” — 1 Corintios 10:4 (NTV)

Los peregrinos también cantaban los Salmos del 113-118 (transliterados como “Hosanna” del hebreo “Hoshiaynu” que significa “sálvanos ahora”).

“¡Den gracias al Señor, porque Él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre.” — Salmos 118:1 (NTV)

“Te rogamos, Señor, por favor, sálvanos. Te rogamos, por favor, Señor, haznos triunfar.” — Salmos 118:25 (NTV)

levitas-aguaMientras los peregrinos cantaban a coro los Salmos (115-118) y sacudían sus lulavs (el bouquet hecho con hojas de palma, mirto, y ramas de sauce atados) hacia el altar; el sacerdote con el cántaro de oro subía los escalones hacia el altar, junto con otro sacerdote que llevaba un cántaro con vino (para la ofrenda líquida). Ambos le daban una vuelta al altar y vertían sus ofrendas de agua y vino, respectivamente, en dos tazones de plata. El uso del agua simbolizaba la bendición de recibir la lluvia necesaria para las cosechas.

“Pues derramaré agua para calmar tu sed y para regar tus campos resecos; derramaré Mi Espíritu sobre tus descendientes, y Mi bendición sobre tus hijos. Prosperarán como la hierba bien regada, como sauces en la ribera de un río.” — Isaías 44:3-4 (NTV)

Para nosotros como cristianos, el agua, en este contexto, representaba y anticipaba la venida del Espíritu Santo, tal como los profetas lo habían pronosticado. Aquí el cántaro de oro representa la gloria de Dios, que vierte al Espíritu Santo (agua viva) en los creyentes en Jesucristo, representados por el tazón de plata simbolizando su pureza y rectitud que solo puede venir de Dios, a través de Su bendición de la salvación. Que alegría el poder beber del agua viva que nos ofrece Jesús.

“¡Con alegría ustedes beberán abundantemente de la fuente de la salvación! En ese día maravilloso cantarán: ¡Den gracias al Señor! ¡Alaben Su nombre! Cuenten a las naciones lo que Él ha hecho; háganles saber lo poderoso que Él es.” — Isaías 12:3-4 (NTV)

[Dice el Señor] “Nunca más esconderé Mi rostro de ellos, pues derramaré Mi Espíritu sobre el pueblo de Israel. ¡Yo, el Señor Soberano, he hablado!».” — Ezequiel 39:29 (NTV)

Los sacerdotes hacían esto cada día del festival durante los primeros 6 días, y el número de animales sacrificados se reducía cada día. Sin embargo, el séptimo día era especial, era el punto máximo de la celebración y se le llamaba a ese día “El gran Hosanna” (del hebreo “Hoshanna Rabba”) los sacerdotes le daban 7 vueltas al altar, no solo una, y con cada vuelta las multitudes gritaban más fuertemente su petición de la salvación de Dios.

Jesucristo acude a Jerusalén a la Festividad de Tabernáculos

Cuando los medios-hermanos de Jesús se dirigían al peregrinaje a Jerusalén para celebrar la festividad de Tabernáculos le dijeron a Jesús:

“Pero se acercaba el tiempo judío del Festival de las Enramadas, y Sus hermanos le dijeron: —¡Sal de aquí y vete a Judea, donde tus seguidores puedan ver tus milagros! ¡No puedes hacerte famoso si te escondes así! Si tienes poder para hacer cosas tan maravillosas, ¡muéstrate al mundo! Pues ni siquiera sus hermanos creían en Él.”— Juan 7:2-5 (NTV)

Jesús les contestó:

“Entonces Jesús les dijo: «Para Mí, el momento aún no ha llegado; para ustedes, cualquier momento es siempre bueno. El mundo no puede odiarlos a ustedes; pero a Mí me odia, porque Yo hago constar que sus obras son malas. Vayan ustedes a la fiesta; Yo no iré todavía a esa fiesta, porque el momento para Mí aún no ha llegado.»” — Juan 7:6-8 (RVC)

Observe que Jesús utilizó la palabra “todavía”, al decir “Yo no iré todavía a esa fiesta”. Jesús no dijo que no fuera a ir a la festividad, sino que Su momento aún no había llegado.

“Pero después de que Sus hermanos se fueron, también Él fue a la fiesta, aunque no abiertamente, sino como en secreto.” — Juan 7:10 (RVC)

El último día del festival, el más importante, Jesús se puso de pie y gritó a la multitud:” — Juan 7:37a (NTV)

jesus-agua-vidaImagine la siguiente escena: Es el séptimo día de la festividad, los sacerdotes ya le dieron 7 vueltas al altar del Templo, ya fue derramada el agua del cántaro de oro, las multitudes están eufóricas cantando Salmos, pidiendo la salvación de Dios, gritando “¡Sálvanos ahora!” y de pronto Jesús se pone de pie y proclama a la multitud:

[Jesús dice]”«¡Todo el que tenga sed puede venir a Mí!¡Todo el que crea en Mí puede venir y beber! Pues las Escrituras declaran: “De Su corazón, brotarán ríos de agua viva”». (Con la expresión «agua viva», se refería al Espíritu, el cual se le daría a todo el que creyera en Él; pero el Espíritu aún no había sido dado, porque Jesús todavía no había entrado en Su gloria).” — Juan 7:37b-39 (NTV)

Dios en ese mismo momento contestó la petición de salvación de la multitud, y el Mesías se declaró a Sí mismo como un suministro de agua viva. En Jesús se cumple la promesa de Dios, Su nombre en hebreo, Yeshua significa “Salvación”, Jesucristo es la verdadera esperanza de la festividad de Tabernáculos. Jesús utilizó este evento como una lección para la multitud, y como una oportunidad para hacer una invitación pública para que Su pueblo lo aceptara como el agua viva, como Su Salvador. Su mensaje de “el que tenga sed…puede venir a Mí…y beber” resume la invitación del evangelio. ¿Se encuentra usted sediento?

El Señor los guiará continuamente, les dará agua cuando tengan sed y restaurará sus fuerzas. Serán como un huerto bien regado, como un manantial que nunca se seca.”— Isaías 58:11 (NTV)

“En aquel día brotará un manantial para la dinastía de David y para el pueblo de Jerusalén; una fuente que los limpiará de todos sus pecados e impurezas.” — Zacarías 13:1 (NTV)

Como vemos en las profecías de Zacarías, la Festividad de los Tabernáculos seguirá celebrándose durante el reinado de Jesucristo en el Milenio, y las consecuencias de rebeldía para las naciones que se nieguen a celebrar la Festividad de Tabernáculos, serán evidentes al negárseles la lluvia (“agua viva”) necesaria para sus cosechas.

“Toda nación que se niegue a ir a Jerusalén para adorar al Rey, el Señor de los Ejércitos Celestiales, no recibirá lluvia…Egipto y las demás naciones serán castigadas si no van para celebrar el Festival de las Enramadas.” — Zacarías 14:17-19 (NTV)

Agua viva vs. agua muerta

Israel se encuentra en una región en donde a menudo hay sequías, sus pobladores estaban muy conscientes de las fuentes de agua y su calidad. Había pocos ríos y manantiales que fluyeran todo el año, por tanto, la población dependía de cisternas para juntar y almacenar agua de lluvia; y pozos de agua para explotar los mantos acuíferos subterráneos. En la cultura judía, el “agua muerta” se refería a agua estancada o almacenada. El “agua viva” o “fresca” se refería a agua en movimiento, como la de ríos, manantiales, y principalmente, el agua de lluvia. El “agua viva” era preciosa y se consideraba “fresca”, ya que provenía directamente de Dios, y era utilizada para baños rituales y de purificación (ver Levítico 14:5-6; 50-51;15:13; Números 19:17-19).

jesus-agua-vivaLa distinción entre el agua “muerta” y el agua “viva” explica el porqué la mujer de Samaria se quedó tan asombrada cuando Jesús le ofreció “agua viva” (Juan 4).

“Jesús contestó: —Si tan solo supieras el regalo que Dios tiene para ti y con quién estás hablando, tú me pedirías a Mí, y Yo te daría agua viva. —Pero señor, usted no tiene ni una soga ni un balde —le dijo ella—, y este pozo es muy profundo. ¿De dónde va a sacar esa agua viva?” — Juan 4:10-11 (NTV)

“Jesús contestó: —Cualquiera que beba de esta agua pronto volverá a tener sed, pero todos los que beban del agua que Yo doy no tendrán sed jamás. Esa agua se convierte en un manantial que brota con frescura dentro de ellos y les da vida eterna.” — Juan 4:13-14 (NTV)

La respuesta de la gente de ayer y hoy

Sin embargo, aquel último día de la festividad de Tabernáculos, la respuesta de las multitudes a la invitación que les hizo Jesucristo fue similar a la respuesta de las personas de hoy en día:

  1. Está el grupo de personas creyentes quienes creemos que Jesucristo es el Mesías, el Salvador:

“Algunos de la multitud, al oír lo que Jesús decía, afirmaron: «Seguramente este hombre es el Profeta que estábamos esperando». Otros decían: «Es el Mesías».” — Juan 7:40-41a (NTV)

  1. gente-divididaExiste un grupo de personas quienes son incrédulos, y creen conocer las Escrituras, pero que no se toman el tiempo para realmente conocer a Jesucristo y en este caso, darse cuenta que efectivamente había nacido en Belén, y llegan a conclusiones incorrectas.

“Pero otros expresaban: «¡No puede ser! ¿Acaso el Mesías vendrá de Galilea? Pues las Escrituras dicen claramente que el Mesías nacerá del linaje real de David, en Belén, la aldea donde nació el rey David». Así que hubo división entre la multitud a causa de Él.” — Juan 7:41b-43 (NTV)

  1. Otro grupo de personas son hostiles a Jesucristo y a Su mensaje de salvación, vemos que ese grupo de personas querían incluso encarcelar a Jesús.

“Algunos querían que lo arrestaran, pero nadie le puso las manos encima.” — Juan 7:44 (NTV)

  1. Otro grupo más se encuentra confundido, y no saben qué pensar.

“Cuando los guardias del templo regresaron sin haber arrestado a Jesús, los principales sacerdotes y los fariseos les preguntaron: —¿Por qué no lo trajeron? —¡Jamás hemos oído a nadie hablar como Él! —contestaron los guardias.” — Juan 7:45-46 (NTV)

¿Con cuál de estos grupos de personas se identifica usted?

Para terminar con el tema del agua viva en la Festividad de Tabernáculos y la necesidad de Jesús en nuestras vidas, me gustaría mencionar que algunas veces las circunstancias de la vida nos dejan secos espiritualmente, y sintiéndonos como un desierto. El alma sedienta y necesitada siente esa necesidad de acercarse al Salvador y beber de la salvación que Él ofrece, de Su regalo de vida eterna para todo aquel quien cree en Él.

“A Ti levanto mis manos en oración; tengo sed de Ti como la tierra reseca tiene sed de lluvia.” — Salmos 143:6 (NTV)

Ir al inicio: La festividad de Tabernáculos  (Parte 1)
Continuar leyendo: La festividad de Tabernáculos  (Parte 3)