Génesis 1:5 – Día uno: Se cumplió el primer día.

Dios llamó a la luz ”día” y a la oscuridad ”noche”. Y pasó la tarde y llegó la mañana, así se cumplió el primer día.

“Dios llamó a la luz Día … Noche”

El Hebreo יוֹםyom, se puede referir a la luz del día, a un período de 24 horas, o para un período de tiempo no especificado. Sin embargo, en este contexto la noche y el día se refieren a un período de 24 horas, en donde básicamente se completa una rotación completa de la Tierra sobre su eje. Esto no puede significar una edad, pero sólo un día, y los Judíos lo consideran que comienza desde la puesta del sol a la siguiente puesta del sol. Este ciclo de luz y oscuridad significa que la Tierra giraba sobre su eje, por lo que había una fuente de luz en un lado de la tierra, aunque el sol aún no se ha creado. En consecuencia a esto, se generan periodos de frío y calor, teniendo como resultado efectos importantes en y sobre la corteza terrestre.

Seguir leyendo Génesis 1:5 – Día uno: Se cumplió el primer día.

El Origen de la Biblia. Parte 1

La palabra “Biblia” viene del griego βιβλίαbiblia, que significa “rollos” (scrolls en Inglés) o “libros”; es el plural de βιβλίονbiblion, libro. La palabra biblion se utiliza en el texto griego de Lucas 4:17. Sin embargo, un compendio de 66 libros acabó conociéndose como uno solo: la Biblia. El Antiguo Testamento está formado por 39 libros, fue escrito en su mayor parte en hebreo y tres libros en arameo (Esdras, Jeremías, y parte de Daniel). El Nuevo Testamento contiene 27 libros que están escritos en griego. La redacción del Antiguo Testamento probablemente empezó alrededor del año 1400 a. C. y se terminó alrededor del año 400 a. C., y la del Nuevo Testamento entre el 50 d. C. y 100 d. C.

Seguir leyendo El Origen de la Biblia. Parte 1

Génesis 1:4 – Día uno: Separación de la luz y de la oscuridad

Y Dios vio que la luz era buena. Luego separó la luz de la oscuridad.

“Y Dios vio”

Esta contemplación indica, primero, un lapso de tiempo, el tiempo inicia en el primer día de la Creación; y adicionalmente, tenemos la primer muestra de la persona de Dios (Elohím en Hebreo) en una sentencia que pronunciada el veredicto de la razón divina.

“Que era bueno”

Seguir leyendo Génesis 1:4 – Día uno: Separación de la luz y de la oscuridad

Génesis 1:3 – Día uno: La Luz y la Oscuridad

Entonces Dios dijo: ”Que haya luz”; y hubo luz.

“Entonces Dios dijo:”

Se utiliza esta frase, diez veces en la narrativa de los seis días de la creación. La belleza y la sublimidad de la lengua aquí utilizada es la mejor introducción a la obra de la Creación. Dios (en Hebreo – Elohim) no hace ninguna preparación, no emplea ningún medio o elemento. Elohim habla y se hace. Su Palabra por sí sola contiene todas las cosas necesarias para el cumplimiento de Su voluntad. Elohim, con una orden, creó la luz (Salmos 148:5).

Seguir leyendo Génesis 1:3 – Día uno: La Luz y la Oscuridad

Génesis 1:2

La tierra no tenía forma y estaba vacía, y la oscuridad cubría las aguas profundas; y el Espíritu de Dios se movía en el aire sobre la superficie de las aguas.

Este segundo versículo en la Biblia ha causado varias interpretaciones, ya que en el versículo 1 vemos que Dios creó los cielos y la tierra; y ahora en el versículo 2, la tierra no tiene forma. Puesto que Dios no creó la tierra vacía y en caos (Isaías 45:18). Esto nos lleva a preguntarnos ¿Qué pasó entre el versículo 1 y el versículo 2?

Seguir leyendo Génesis 1:2

Génesis 1:1

En el principio, Dios creó los cielos y la tierra.

Este es el comienzo de la historia, pero no de la actividad de Dios, como lo vimos en Génesis: La Historia de la Creación (ver 2 Timoteo 1: 9; Tito 1:2; Juan 17:5; Hebreos 1:2; Efesios 1: 4; Apocalipsis 13: 8). La simple afirmación de que Dios creó los cielos y la tierra es uno de los conceptos más desafiantes que enfrenta la mente moderna.

“En el principio, Dios…”

Estas cuatro primeras palabras de la Biblia son la primera prueba para creer en la Biblia, esta es la base de nuestra fe.

Seguir leyendo Génesis 1:1

¿Por qué no hay paz en el mundo?

¿Por qué permite Dios que haya tantas guerras y sufrimiento?

Todo el mundo quiere vivir en paz, eso es universal, que haya un fin a las hostilidades. Entonces cuál es el impedimento? El problema es el pecado. Las Escrituras nos dicen que el pecado nos separa de Dios, de entre nosotros, e incluso de nosotros mismos. Veamos lo que dice el profeta Isaías al respecto: Seguir leyendo ¿Por qué no hay paz en el mundo?

El problema del amor-a-sí-mismo

Este articulo fue escrito por Alfred hace 25 años, sin embargo sigue vigente al día de hoy lo que nos muestra. Veamos como ahora está muy de moda la palabra “Selfie” en Inglés, o sea tomarse una foto a sí mismo (usualmente con el teléfono celular), en donde quedó esa antigua moda de pedirle a algún desconocido que ande por ahí que le tome una foto? para qué? si ahora existen los “selfie-sticks”, con eso ya ni siquiera hay que estirar tanto el brazo.

Seguir leyendo El problema del amor-a-sí-mismo

BABILONIA Y EL LLAMADO DE ABRAHAM

Babilonia, y el llamado de Dios a Abraham para la Separación

” Pueblo mío, salgan de ella. No participen en sus pecados” -Apocalipsis 18: 4

Este llamado de la Escritura es muy claro e inconfundible, ¿pero quién es esta Babilonia [1] a la cual se refiere el Apocalipsis? En primer lugar, tracemos las líneas de la historia, en relación a las naciones, Israel y la Iglesia (1. Corintios 10:32), antes de considerar algunas aplicaciones y conclusiones a la luz del Nuevo Testamento. Seguir leyendo BABILONIA Y EL LLAMADO DE ABRAHAM

Dando claridad a las Sagradas Escrituras en Español