Génesis 2:1-3 – El Séptimo día: El Shabát del Señor

Así quedó terminada la creación de los cielos y de la tierra, y de todo lo que hay en ellos. Cuando llegó el séptimo día, Dios ya había terminado su obra de creación, y descansó [cesó] de toda su labor. Dios bendijo el séptimo día y lo declaró santo, porque ese fue el día en que descansó de toda su obra de creación.

Los primeros tres versículos de este capítulo forman parte de la narrativa del capítulo anterior, y contienen Su propósito Divino. Como vimos anteriormente, la humanidad es el punto culminante de los actos creativos de Dios (1: 26-31), mientras que el séptimo día, es el punto culminante de la semana de la creación. ¡Cuando Dios descansó (o cesó de crear), y vió que toda la creación era buena y no había nada más que hacer! El séptimo día tiene como intención celebrar la obra terminada de Dios; y se le denominaría “Shabát”, el día sería apartado como santo y dedicado al Creador, y también como descanso. La ausencia de la habitual frase “tarde y mañana” refleja la voluntad del Creador para entrar en comunión sin fin con la humanidad.

Seguir leyendo Génesis 2:1-3 – El Séptimo día: El Shabát del Señor

¿Cuál es la relación entre Jesucristo y la Pascua Judía? (Parte 1)

La Celebración de la Primera Pascua (Pesaj en Hebreo)

El término español «Pascua» proviene del Latín pascae, que a su vez proviene del Griego πάσχα (pasja), una adaptación del Hebreo פסח (Pésaj), que significa ‘saltar por encima’. El Pesaj (Pascua) es la primera de las Festividades de Yahveh, nuestro Señor. Vea Levíticos 23 para revisar las demás Festividades. También puede leer el artículo en nuestro sitio web Las festividades del Señor (YHWH)

Seguir leyendo ¿Cuál es la relación entre Jesucristo y la Pascua Judía? (Parte 1)

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 5)

Como hemos visto en este artículo, el crecimiento espiritual no es más que un compromiso de vivir para la gloria de Dios. Y al hacerlo, recibimos ayuda del Espíritu de Dios, quien activa el proceso de madurez espiritual. Se pasa de una infancia espiritual a una madurez espiritual, creciendo en gracia, y volviéndonos más como Jesucristo, nuestro modelo de perfección. Y también vimos nuestro deber de crecimiento en 2 Pedro 3:18:

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 5)

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 4)

Pablo nos dice en Efesios 4:14 – “Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad”. Que debemos madurar y crecer espiritualmente. Es nuestro deber el progresar en nuestras vidas cristianas. De hecho, yo personalmente siento que, si en un día no crezco en mi vida espiritual para parecerme más a Cristo, ese día sin progreso es una gran pérdida en esta corta vida. Por lo que continuaremos con los principios para el crecimiento espiritual cristiano.

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 4)

Génesis 1: 26-31 – Día seis: La creación de los animales y la raza humana

Entonces Dios dijo: «Hagamos a los seres humanos a nuestra imagen, para que sean como nosotros. Ellos reinarán sobre los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos, todos los animales salvajes de la tierra y los animales pequeños que corren por el suelo». Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó.

La creación del hombre es la parte más importante de la obra del sexto día. Después de haber preparado una morada acorde para el hombre, y equipado con todo lo necesario para su comodidad, Dios ahora procede a crear a la raza humana.

Seguir leyendo Génesis 1: 26-31 – Día seis: La creación de los animales y la raza humana

¿Por qué necesitamos a un Salvador?

La naturaleza pecaminosa de la Humanidad

Después de que Dios colocó a Adán en el Jardín del Edén, le advirtió “«Puedes comer libremente del fruto de cualquier árbol del huerto, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Si comes de su fruto, sin duda morirás».” (Génesis 2: 16-17). Dios le dio a Adán sólo una simple prohibición, sin embargo, la consecuencia de la desobediencia de dicha prohibición era grave. Y como sabemos Adán y Eva pecaron, causando lo que se conoce como la caída del hombre. Desde ese momento toda la humanidad ha heredado la naturaleza pecaminosa; una tendencia a rebelarnos en contra Dios (el pecado original). Esto lo puede ver porque no sólo Adán pecó; al examinar nuestras acciones a lo largo de nuestras vidas, se dará cuenta que independientemente del pecado original, cada uno de nosotros en diferentes ocasiones hemos caído en la tentación y cometido pecado por voluntad propia. Sin excepción, todos somos pecadores.

Seguir leyendo ¿Por qué necesitamos a un Salvador?

¿De dónde viene la tradición de la coneja de pascua?

¿Qué se festeja con la coneja de pascua?

Imagínese la siguiente escena: Llegó la primavera, y la casa está decorada con flores y conejitos. El papá está ayudando a sus hijos a pintar huevos de diferentes colores y con diferentes diseños. Estos huevos, los cuales luego serán escondidos y buscados, son puestos en hermosas canastas. En el hogar hay un riquísimo aroma que proviene de los pasteles que mamá está horneando en la cocina. Toda la familia escoge sus mejores prendas de vestir para asistir a los servicios religiosos el Domingo para celebrar el renacimiento del salvador y la renovación de la vida. El periodo de 40 días de abstención para comer ciertos alimentos finalmente ha terminado. Todos esperan con ansiedad comer el suculento jamón, de este día tan especial. Después de todo, es una de las celebraciones religiosas más importantes del año.

Seguir leyendo ¿De dónde viene la tradición de la coneja de pascua?

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 3)

En la parte 2 de esta serie, vimos que glorificar a Dios es la clave de la madurez espiritual. Si nosotros vivimos para la gloria de Dios eso muestra que estamos progresando hacia la semejanza de Cristo. Pero cuando vivimos para nosotros mismos dejamos de crecer espiritualmente. Como nuevos creyentes nos encontramos con que en nuestra vida damos un poco a Dios y un poco al pecado. Pero a medida que maduramos, hay un incremento en la frecuencia de la justicia, y una disminución en la frecuencia del pecado. La evidencia de la madurez espiritual es la frecuencia decreciente del pecado en nuestras vidas. Y el tercer principio nos ayudara a aclarar este punto.

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 3)

Génesis 1: 24-25 – Día seis: La creación de los animales y la raza humana (Parte 1)

Entonces Dios dijo: «Que la tierra produzca toda clase de animales, que cada uno produzca crías de la misma especie: animales domésticos, animales pequeños que corran por el suelo y animales salvajes»; y eso fue lo que sucedió. Dios hizo toda clase de animales salvajes, animales domésticos y animales pequeños; cada uno con la capacidad de producir crías de la misma especie. Y Dios vio que esto era bueno.”

En el sexto día, al igual que en el tercer día (Génesis 1:11-13), tenemos un doble acto creativo por parte de Dios (Elohím en Hebreo), la creación de los animales terrestres y la creación del hombre. Como veremos, en este sexto día creativo hay cuatro palabras de poder por parte de Elohím:

Seguir leyendo Génesis 1: 24-25 – Día seis: La creación de los animales y la raza humana (Parte 1)

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 2)

Los niveles de crecimiento y madurez espiritual Cristano

En la epístola de Juan se muestran tres niveles de crecimiento espiritual, en 1 Juan 2:12-14:

  1. Hijos de Dios: La palabra en griego es τεκνίον – teknion, que significa niño o discípulo pequeño, para describir a las personas nuevas en el cristianismo que apenas reconocen al Padre. Como infante espiritual se da cuenta de que Jesús es el Hijo de Dios, y no mucho más. Ellos no conocen muy bien las Escrituras. No entienden lo que es verdad y lo que no lo es, y fácilmente pueden ser víctimas de malas enseñanzas.

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 2)

Dando claridad a las Sagradas Escrituras en Español