¿Qué es el don de discernimiento de espíritus? (Parte 1)

Este don o regalo espiritual es dado a los creyentes por parte del Espíritu Santo como una protección, para no ser engañados por las mentiras del mundo. Adicionalmente, este don es de suma importancia en nuestros días, ya que, todos estamos expuestos al engaño, con los diferentes programas que tiene implementados Satanás, quien desde el inicio de la historia de la humanidad intenta alejar a las personas de Dios. Sin discernimiento, y con engaños, es muy fácil caer en las trampas: a través de falsas religiones, filosofías, educación, cultura, tradición, entretenimiento, los medios, curaciones milagrosas, apariciones, y ocultismo, los cuales separan a las personas del regalo de salvación del único Dios verdadero Creador de los cielos y la tierra.

“Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.” — Apocalipsis 12:9 (RVR1960)

Este regalo del Espíritu Santo es mencionado en 1 Corintios 12:10, Pablo lo llama “discernimiento de espíritus”.

“A otro, poder de milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversas clases de lenguas, y a otro, interpretación de lenguas.” — 1 Corintios 12:10 (NBLH)

Discernimiento en su definición más simple es la capacidad de decidir entre la verdad y la mentira, lo correcto y lo incorrecto. El discernimiento es el proceso para distinguir la verdad de Dios, y nuestra capacidad de pensar y actuar bíblicamente cada vez que tomamos una decisión. El verdadero discernimiento es imposible sin poder divino del Espíritu Santo, quien nos guía a toda verdad (Juan 16:13). Este regalo del Espíritu Santo nos ayuda como una primera línea de defensa contra los ataques de Satanás, quien está al acecho como un león rugiente o un ladrón que está buscando a quien destruir.

“Sean de espíritu sobrio, estén alerta. Su adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar.” — 1 Pedro 5:8 (NBLH)

[Dice Jesús] “El ladrón sólo viene para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” — Juan 10:10 (NBLH)

Detectar una mentira espiritual requiere que los cristianos primero conozcan la verdad. La Palabra de Dios es verdad, entonces la clave es aumentar nuestro conocimiento de la Palabra de Dios.

“Jesús le contestó: —Yo Soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de Mí.” — Juan 14:6 (NTV)

El enemigo siempre tratará de evitar que leamos la Biblia, manteniéndonos ocupados (con trabajo, entretenimiento, amistades, redes sociales, etc.) para que dediquemos nuestro tiempo a cualquier otra cosa que no sea convivir con Dios.

[Dice Jesús] “Yo corrijo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé diligente y arrepiéntete de tu indiferencia.” — Apocalipsis 3:19 (NTV)

[Pablo escribió] “Antes bien, examínenlo todo cuidadosamente, retengan lo bueno. Absténganse de toda forma (apariencia) de mal.” — 1 Tesalonicenses 5:21-22 (NBLH)

“Los de Berea tenían una mentalidad más abierta que los de Tesalónica y escucharon con entusiasmo el mensaje de Pablo. Día tras día examinaban las Escrituras para ver si Pablo y Silas enseñaban la verdad.” — Hechos 17:11 (NTV)

La mayor arma del diablo contra nosotros es el engaño, él es el padre de la mentira (Juan 8:44), él es tan efectivo que hoy la mayoría de la gente piensa que Satanás no existe (incluyendo al 65% de los cristianos en los Estados Unidos), parecen olvidar que Jesús lo venció en la cruz (Colosenses 2:15). Esto le permite a Satanás engañar al mundo, sin que las personas opongan ninguna resistencia, y los problemas que causa los adjudican a otras razones.

Además del estudio Bíblico, algo importantísimo es que diariamente cuando recen pidan al Señor que les de discernimiento para que no sean engañados ni caigan en las tentaciones del diablo.

“Porque no seamos engañados de Satanás: pues no ignoramos sus maquinaciones.” — 2 Corintios 2:11 (RVA)

“Y no nos metas (no nos dejes caer) en tentación, sino líbranos del mal (del maligno). Porque Tuyo es el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.’” — Mateo 6:13 (NBLH)

Hoy en día, en el mundo espiritual hay una guerra entre el bien y el mal, y la humanidad se encuentra en medio del combate. Dios, en Su amor, nos da toda la protección que necesitamos para sobrevivir los ataques del adversario (2 Timoteo 3:17), pero depende de nosotros que recibamos y utilicemos la armadura de Dios (Efesios 6:10-20) no solo para defender Su reino, nuestra familia, y a nosotros mismos; sino que ayudemos en el ataque y expansión del reino aquí en la tierra. Ahora veamos algunos de los programas que Satanás y sus espíritus tienen en su arsenal para el ataque espiritual.

[Jesús dice] “Mas Yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré Mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.” — Mateo 16:18 (RVA)

Discernimiento de espíritus en “Falsos Profetas”

La primera forma de ataque para la que tenemos que tener discernimiento es para determinar si un mensaje o revelación proviene de Dios o de un falso profeta. Recordemos que Satanás se disfraza de ángel de luz (2 Corintios 11:14) y que engaña al mundo entero (Apocalipsis 12:9).

Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo.” — Judas 4 (NBLH)

Para evitar ser engañado, las Escrituras nos dicen que “probemos a los espíritus” quienes son los que están detrás de los falsos profetas influenciándolos y hasta controlándolos. Esto es a lo que se refiere el apóstol Juan en 1 Juan 4:1:

“Amados, no crean a todo espíritu, sino prueben los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.” — 1 Juan 4:1 (NBLH)

Moisés nos advierte de los falsos profetas, nos ayuda a identificarlos, y explica que debemos hacer cuando identifiquemos a estas personas perversas que dañarán por toda la eternidad a todo aquel que los sigan. Hoy estos falsos profetas están protegidos y exaltados por el mundo, así que como cristianos no debemos dar oído a sus enseñanzas, necesitamos deshacernos de cualquier material físico relacionado con su culto, y alejarnos lo más posible de ellos y de su influencia.

“Si se levanta en medio de ti un profeta o soñador de sueños… diciendo: ‘Vamos en pos de otros dioses (a los cuales no has conocido) y sirvámoslos,’ no darás oído a las palabras de ese profeta o de ese soñador de sueños; porque el Señor tu Dios te está probando para ver si amas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma… Pero a ese profeta o a ese soñador de sueños se le dará muerte, por cuanto ha aconsejado rebelión contra el Señor tu Diospara apartarte del camino en el cual el Señor tu Dios te mandó andar. Así quitarás el mal de en medio de ti.” — Deuteronomio 13:1-5 (NBLH)

En las Escrituras encontramos varios ejemplos de falsos profetas, y que parecía que era positivo lo que decían, pero que en realidad estaban influenciados por espíritus engañadores, como vemos en 1 Reyes 22, donde el espíritu de mentira (versículo 23) inspiró para que 400 falsos profetas engañaran al rey Acab para que fuera a la guerra en donde perdería la vida.

“Y ahora el Señor ya ha puesto un espíritu de mentira en boca de todos estos sus profetas; pues el Señor ha decretado el mal contra usted.” — 1 Reyes 22:23 (NBLH)

Con el don de discernimiento de espíritus un creyente puede saber si alguien habla un mensaje que proviene del Espíritu de Dios o no, o bien, puede darse cuenta si alguien está hablando influenciado por algún espíritu impuro (o varios), y no necesariamente estamos hablando de que los falsos profetas tienen que ser alguien religioso, la mayoría de estas personas son seculares con los que convivimos diariamente en nuestras vidas. Las Escrituras nos hablan también del anticristo, la bestia, quien muy probablemente va a ser alguien secular que va a dominar al mundo por completo con su poder soportado por el mismo Satanás.

[El Falso Profeta] “También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra en presencia de los hombres. Además engaña a los que moran en la tierra a causa de las señales que se le concedió hacer en presencia de la bestia, diciendo a los moradores de la tierra que hagan una imagen de la bestia que tenía la herida de la espada y que ha vuelto a vivir.” — Apocalipsis 13:13-15 (NBLH)

Durante la Segunda Guerra Mundial, Hitler lamentablemente tuvo mucha influencia con sus discursos a los alemanes y los engañó para justificar la eliminación de las “razas inferiores” como los judíos (a pesar que ser judío no es una raza, es una religión), porque los consideraban “no humanos”; las personas no se dieron cuenta de los espíritus malignos y de engaño que hablaban a través de Hitler y que eran las fuerzas del mal quienes lo guiaban. Hoy en día sucede por ejemplo con personalidades de Hollywood quienes promueven la agenda del maligno, influenciados por espíritus impuros, por ejemplo, cuando apoyan el movimiento gay, promueven la matanza de bebés con el movimiento pro-aborto, o bien promueven la legalización de la marihuana. Son personas que activamente promueven perversiones e iniquidad que la Palabra de Dios claramente rechaza por ser abominaciones para nuestro Creador.

“Y vi salir de la boca del dragón, de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, a tres espíritus inmundos semejantes a ranas.” — Apocalipsis 16:13 (NBLH)

Por otro lado, tenemos a los adivinos, los que hacen los horóscopos y cartas astrales, los que leen la palma de mano, entre otras actividades, como cristianos debemos de rechazarlos y alejarnos de ellos, porque toda esta información proviene de demonios que utilizan a estas personas como medio para difundir sus engaños como vemos en el libro de Hechos 16:16-18, que nos describe a una joven esclava que tenía un espíritu de adivinación y que iba tras Pablo y sus acompañantes diciendo: “Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes les proclaman el camino de salvación.”, nótese que a pesar de que era cierto lo que este espíritu estaba diciendo por medio de la joven, sus intenciones no eran buenas, es probable que haya querido que las personas la vieran de alguna forma relacionada con Pablo, y beneficiarse con ello, quizás “colgarse de su fama”. Pablo no toleró esto y decidió expulsar al espíritu impuro.

[Dice el Señor]“Hago fallar los pronósticos de los impostores (falsos profetas), hago necios a los adivinos, hago retroceder a los sabios, y convierto en necedad su sabiduría.” — Isaías 44:25 (NBLH)

El ataque de Satanás también está dirigido a los cristianos a través de dardos de fuego (Efesios 6:16), de opresión, o hasta de demonización de las personas para que actúen como “falsos profetas”. El adversario está siempre buscando cualquier oportunidad para traspasar las defensas espirituales del creyente, quien si por medio de sus pecados le abre un portal, el enemigo puede llegar a habitar en su cuerpo o alma (casos de este tipo han sido documentados múltiples veces alrededor del mundo, pero este es un tema para otro artículo). La única parte que los demonios no pueden acceder en un creyente vuelto a nacer es su espíritu, porque ahí reside el Espíritu Santo. Si usted no cree que esto sea posible, podemos ver un ejemplo claro de cómo los creyentes pueden ser mal utilizados por Satanás como uno de sus falsos profetas, lo encontramos en Mateo 16:23 cuando Jesús llama a Pedro, “Satanás” y lo reprende diciéndole: “Ponte detrás de Mí, Satanás; eres una ofensa para Mí”. Pedro, uno de los apóstoles de Jesús, sin darse cuenta abrió una puerta por la que el mismo Satanás lo usó como su portavoz.

“Entonces Él, volviéndose, dijo á Pedro: Quítate de delante de Mí, Satanás; me eres escándalo; porque no entiendes lo que es de Dios sino lo que es de los hombres.” — Mateo 16:23 (RVA)

Jesús nos advirtió que habría falsos profetas tratando de engañarnos. Por eso tenemos que rezar diariamente para que nos dé discernimiento, para que no seamos víctimas de los falsos profetas y de espíritus que muchas veces promueven también la segunda forma de ataque: falsas religiones.

[Dice Jesús]”Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán…” — Mateo 7:15-16a (NBLH)

Discernimiento de espíritus en “Falsas Religiones”

El discernimiento de espíritus juega un papel crucial para poder distinguir las falsas religiones. El diablo busca ser adorado como un dios y una de sus estrategias de engaño preferida es a través de falsas religiones. Como parte del culto en estas falsas religiones se encuentra la adoración a ídolos, que en realidad es la adoración de los ángeles caídos y demonios que están detrás de cada ídolo. Además, estas religiones se caracterizan por que sus seguidores por lo general buscan alcanzar su salvación a través de “buenas obras” en lugar de aceptar el trabajo ya completado de salvación de Jesucristo (Juan 19:30).

[Satanás le dijo a Jesús] “y Le dijo: “Todo esto Te daré, si Te postras y me adoras.”.” — Mateo 4:9 (NBLH)

Inclusive hay religiones que están disfrazadas como cristianas, pero que no lo son, tenemos a los Testigos de Jehovah que no reconocen a Jesús como Dios, creen que es el arcángel Miguel, y han predicho erróneamente el fin del mundo múltiples veces, demostrando a sus falsos profetas. También está La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (comúnmente conocidos como mormones), ellos consideran que Jesús y Satanás son hermanos, y que todos ellos, en el futuro, pueden convertirse en dioses de un planeta del universo. El catolicismo, con su idolatría, ofrecen culto a cientos de santos y a la virgen María, van en contra del Segundo Mandamiento, y enseñan que la salvación se alcanza con “buenas obras” y obedeciendo a los edictos de la iglesia; en lugar de alcanzar la salvación únicamente por la gracia de Dios (Efesios 2:8-9). Para su referencia puede leer ¿Acaso fueron cambiados los Diez Mandamientos? y Verdades Bíblicas para los Católicos Romanos. El apóstol Juan nos dice que podemos realizar la siguiente prueba, con ella podemos probar a los espíritus de estas religiones “cristianas”:

“En esto ustedes conocen el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios. Y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios, y éste es el espíritu del anticristo, del cual ustedes han oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.” — 1 Juan 4:2-3 (NBLH)

Además, tenemos otras religiones que abiertamente no consideran a Jesucristo como el Hijo de Dios, que se hizo hombre para salvarnos de nuestros pecados como: los judíos, musulmanes, hindús, budistas, comunistas, humanistas, ateos, New Age, Wicca, etc.

Pues muchos engañadores han salido al mundo que no confiesan que Jesucristo ha venido en carne. Ese es el engañador y el anticristo.” — 2 Juan 1:7 (NBLH)

Con esta sencilla prueba usted puede discernir entre las diferentes religiones del mundo y distinguir las falsas. Todas las religiones que niegan o que tergiversan lo que dijo o hizo Jesús son falsas. Puede leer para su referencia la serie de artículos Las Mentiras que Arruinaron al Mundo. Para aquellos que dicen que hay muchas formas de subir a la montaña, y de llegar a Dios, le recuerdo que Jesús nos dijo que Él es el único camino para la salvación:

“Jesús le contestó: —Yo Soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de Mí.” — Juan 14:6 (NTV)

Discernimiento de espíritus en “Curaciones”

Hay personas que cuando ellos o algún familiar están enfermos lamentablemente han recurrido a curanderos, chamanes, médicos brujos, videntes, psíquicos, etc., para recobrar la salud, estos “curanderos” dicen poder ayudar a las personas que tienen problemas de salud, de amor, de dinero, que no tienen trabajo, etc.

“No se vuelvan a los adivinos ni a los espiritistas, ni los busquen para ser contaminados por ellos. Yo Soy el Señor su Dios.” — Levítico 19:31 (NBLH)

Aquí necesita tener discernimiento, y reconocer lo que en realidad está sucediendo: Cuando el curandero hace “limpias” por ejemplo con hierbas, con huevos o con jabones, o de alguna otra forma, en realidad está practicando una forma de magia blanca, en ocasiones sin saberlo (usualmente estos curanderos tienen buenas intenciones pero ellos mismos están engañados), el practicante simplemente repite lo que aprendió de alguien más (y nunca se detienen a reflexionar cuál es el origen de esa fórmula o ritual que realizan), y en realidad este “curandero” está haciendo un hechizo sobre la persona que fue a consultarlo.

“Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras, y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” — Apocalipsis 21:8 (NBLH)

Satanás utiliza esto para seducir a las personas, y disfraza esta “magia blanca” con elementos de cristiandad en donde los curanderos hacen “la señal de la cruz” sobre el cuerpo del paciente como parte de sus rituales, dicen los nombres del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo (mal uso del Nombre del Señor), recitan algunos versículos bíblicos, o rezan la oración del Padre Nuestro, etc. También hay curanderos que recomiendan poner una Biblia bajo la almohada, o les dan algún escrito para que lo pongan dentro de la Biblia. ¡No se deje engañar! Nada de esto son curaciones que provengan del Señor. Lamentablemente, cuando estas “curas” llegan a “funcionar”, las personas aparentan sanar del padecimiento que tenían, sin embargo, este malestar simplemente es transferido del cuerpo a la mente, del plano físico al espiritual, de su cuerpo a su alma, y la persona después de ese tratamiento se encontrará ahora con opresión espiritual demoniaca porque se alejó del Señor para buscar la solución en la hechicería, y le abrió la puerta al adversario. Por eso Dios siempre nos advierte que no participemos en hechicería, porque si lo hacemos estaremos por nuestra propia cuenta fuera de la protección del Señor.

Porque el que me halla, halla la vida y alcanza el favor del Señor. Pero el que peca contra Mí, a sí mismo se daña; todos los que me odian, aman la muerte.”.” — Proverbios 8:35-36 (NBLH)

“En cuanto a la persona que vaya a los adivinos o a los espiritistas, para prostituirse en pos de ellos, también pondré Mi rostro contra esa persona y la exterminaré de entre su pueblo.” — Levítico 20:6 (NBLH)

Las implicaciones de la opresión espiritual, después de permitir ser “curado” por la magia de un curandero como los que hemos descrito, incluyen: cambios de personalidad o de carácter como enojo, depresión, adicciones, miedos, ansiedad, nerviosismo, pensamientos suicidas, accidentes, ideas de auto-mutilación, pérdida de auto-control, se vuelven peleoneros, etc., los doctores no saben qué tienen los pacientes, no pueden ayudarlos, y solo les recetan medicamentos como antidepresivos, etc., los cuales no los curan, porque el origen de estos males es espiritual.

“Y cuando les digan: “Consulten a los adivinos y a los espiritistas que susurran y murmuran,” digan: ‘¿No debe un pueblo consultar a su Dios?’ ¿Acaso consultará a los muertos por los vivos?” — Isaías 8:19 (NBLH)

En ocasiones las “curas” mágicas han sido practicadas en infantes, de forma que la persona afectada crece con estos problemas y no se da cuenta de cómo lo afectó esa “curación mágica”.

Las familias que han activamente practicado, o han sido pacientes de estas “curas” o “remedios”, se la pasan con tragedias: suicidio, asesinato, enfermedades serias e incurables, y muchos otros problemas abundan en tales familias. Nadie puede utilizar poderes ocultos sin salir lastimado. Las “curas” que ofrece el diablo las cobra a un precio muy alto, y vienen acompañadas de amargura y de tragedias. Por el contrario, cuando las curas provienen de Dios Él no añade tristeza.

“La bendición del Señor es la que enriquece, Y El no añade tristeza con ella.” — Proverbios 10:22 (NBLH)

“Entonces el espíritu de los egipcios se apocará dentro de ellos. Confundiré sus planes, y ellos acudirán a los ídolos, a los espíritus de los muertos, a los adivinos y a los espiritistas.” — Isaías 19:3 (NBLH)

Cuando alguno de estos “curanderos” le recomienda a alguien que porte algún talismán, o amuleto (como por ejemplo contra el “mal de ojo”), pueden ser cristales, alguna cosa de algún animal (como dientes, garras, etc.), rosarios, crucifijos, medallones, medallitas, traer estampas o imágenes de santos o de ángeles, etc., todo esto debe ser evitado a toda costa. No caiga en estas mentiras. Haga oración para que el Señor le de el don de discernimiento de espíritus para que pueda identificar estas trampas. Recuerde que el Señor claramente prohíbe todas estas prácticas:

[Dice el Señor] “Cuando entres en la tierra que el Señor tu Dios te da, no aprenderás a hacer las cosas abominables de esas naciones. No sea hallado en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni hechicería, o que sea agorero, o hechicero, o encantador, o adivino, o espiritista, ni quien consulte a los muertos. Porque cualquiera que hace estas cosas es abominable al Señor; y por causa de estas abominaciones el Señor tu Dios expulsará a esas naciones de delante de ti.” — Deuteronomio 18:9-12 (NBLH)

Quienes leen las cartas están practicando lo que las Escrituras llaman adivinación y quienes hacen curaciones como lo antes mencionado practican hechicería o brujería (en ocasiones sin darse cuenta).

“El Hijo de Dios se manifestó con este propósito: para destruir las obras del diablo.” — 1 Juan 3:8b (NBLH)

Espero que este artículo los motive a estudiar más la Palabra de Dios para acercarse al Señor y a madurar espiritualmente para estar preparado para los ataques del adversario. En el siguiente artículo continuaremos hablando del discernimiento de espíritus en los medios de comunicación, en apariciones, en lo sobrenatural y para el final de los tiempos. Ahora solo los dejo con lo que nos dice el escritor del libro de Hebreos acerca del discernimiento.

“Porque todo el que toma sólo leche, no está acostumbrado a la palabra de justicia, porque es niño. Pero el alimento sólido es para los adultos (los que han alcanzado madurez), los cuales por la práctica tienen los sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal.” — Hebreos 5:13-14 (NBLH)

¡Que Dios los bendiga!


Continuar leyendo: ¿Qué es el don de discernimiento de espíritus? (Parte 2)