La Cronología de la Crucifixión de Jesucristo (Parte 1)

Hoy en día la tradición nos dice que Jesús fue crucificado un viernes y que resucitó un domingo; previo a esto se observa un “Domingo de Ramos”. A continuación le presentamos una cronología de los eventos previos a la crucifixión de nuestro Señor Jesucristo, basada en las referencias de tiempo que encontramos en la Biblia. Nuestra intención es presentar esta cronología considerando las antiguas costumbres judías para de esta forma obtener un mejor entendimiento de lo que sucedió. Para ello, estudiaremos cómo se calculaba el tiempo en aquella época: las horas, días y meses, según el calendario judío; y lo contrastaremos con nuestra forma actual de calcular el tiempo.

Nuestro punto de partida es que Jesús ya había resucitado el Domingo, y que fue crucificado en Pascua, antes del día de reposo del Festival de Panes sin Levadura. También consideramos que llegó a Jerusalén 6 días antes de la Pascua. Con esta información armamos la cronología de esos días cuando Jesús dio cumplimiento a todas las profecías de Su primer venida.

La tradición del viernes de crucifixión

La enseñanza tradicional de que Jesús fue crucificado un viernes se deriva de la referencia en Marcos 15:42, el día previo al Shabát (sábado). Por lo que se tomó el viernes como el día de la crucifixión.

“Como ése era día de preparación, es decir, víspera del sábado, y ya era tarde.” — Marcos 15:42 (DHH)

Sin embargo, hay un problema con esta interpretación ya que Jesús profetizó que iba a estar en la tumba por 3 días y 3 noches (Mateo 12:40).

“Solo una generación malvada y adúltera reclamaría una señal milagrosa, pero la única señal que les daré es la del profeta Jonás. Luego Jesús los dejó y se fue.” — Mateo 16:4 (NTV)

“Así como Jonás estuvo en el vientre del gran pez durante tres días y tres noches, el Hijo del Hombre estará en el corazón de la tierra durante tres días y tres noches.” — Mateo 12:40 (NTV)

Entre viernes en la tarde y domingo en la madrugada tan sólo hay 2 días y 2 noches. La tradición busca justificar esto diciendo que en la Biblia cualquier parte del día cuenta como un día completo, de forma que cuentan viernes, sábado y domingo, como los 3 días. Sin embargo, Jesús especificó el número de días y noches que pasaría en el corazón de la tierra.

Si queremos entender la Palabra de Dios, necesitamos ir más allá de lo que la tradición nos dice, tenemos que leer las Escrituras muy cuidadosamente porque Jesús dijo 3 días y 3 noches y eso fue exactamente lo que ocurrió.

El calendario judío

La celebración de la Pascua es el día 14 del primer mes (llamado Nisán) en el calendario lunar utilizado por los israelitas (Levítico 23:5-8). Dado que este calendario es en base a la luna (Salmos 104:19a) y no solar como nuestro actual calendario, el Festival de la Pascua cae en días diferentes cada año.

“El día catorce del primer mes [Nisán] del año se celebrará la Pascua en honor del Señor.” — Números 28:16 (DHH)

Un día judío. Para entender estos acontecimientos tenemos que pensar en los términos de cuándo inicia y termina un día judío, ya que es diferente a como lo medimos hoy en día. En aquella época no tenían relojes que les indicaran cuándo era la medianoche. Ellos medían el día por la luz del sol, empezando cuando el día es más obscuro y terminando a cuando es más brillante, basado en la historia de la creación en Génesis. Así que, para los judíos un día empieza a la puesta del sol y termina hasta la siguiente puesta de sol. Por ejemplo, el día judío empieza hoy a las 6pm y termina hasta las 6pm de mañana. Las horas de la puesta del sol varían según las estaciones del año, de forma que el día comienza más temprano en el invierno (cuando hay menos horas de luz en el día) y más tarde durante el verano.

En este estudio expresaremos la cronología de los días y meses en base a dicho calendario judío.

La Cronología de la Crucifixión

Comenzamos la cronología cuando Jesús hizo Su último viaje desde Galilea a Jerusalén, ya que esta visita ocasionará Su muerte en la cruz (Mateo 20:17-19; Marcos 10:32-34; Lucas 18:31-33).

“Jesús llevó a los doce discípulos aparte y dijo: «Escuchen, subimos a Jerusalén, donde todas las predicciones de los profetas acerca del Hijo del Hombre se harán realidad.” — Lucas 18:31(NTV)

Jesús continuó profetizando Su muerte y resurrección. Lo que sería citado después por los ángeles en la tumba vacía, el domingo de resurrección (Lucas 24:6-7).

“Será entregado a los romanos, y se burlarán de Él, lo tratarán de manera vergonzosa y lo escupirán. Lo azotarán con un látigo y lo matarán, pero al tercer día resucitará».” — Lucas 18:32-33 (NTV)

Jueves, 8 de Nisán (6 días antes de la Pascua)

Jesús llegó a Betania que está a 2.5 Km al este de Jerusalén y cenó en la casa de Lázaro (a quien había resucitado). María, la hermana de Lázaro, vertió un perfume en los pies de Jesús. Este acto simbolizó la preparación para Su entierro.

Seis días antes de que comenzara la celebración de la Pascua, Jesús llegó a Betania, a la casa de Lázaro, el hombre a quien Él había resucitado… Prepararon una cena en honor de Jesús… Entonces María tomó un frasco con casi medio litro de un costoso perfume preparado con esencia de nardo, le ungió los pies a Jesús y los secó con sus propios cabellos.” — Juan 12:1-2a, 3a (NTV)

Viernes, 9 de Nisán (La entrada triunfal de Jesús en Jerusalén)

Al día siguiente, Jesús entró a Jerusalén como Rey montado en un burro como fue profetizado en Zacarías 9:9. Lo que tradicionalmente conocemos como Domingo de Palmas (o de Ramos), ocurrió en viernes.

Al día siguiente, la noticia de que Jesús iba camino a Jerusalén corrió por toda la ciudad. Una gran multitud de visitantes que habían venido para la Pascua tomaron ramas de palmera y salieron al camino para recibirlo. Gritaban: «¡Alabado sea Dios! ¡Bendiciones al que viene en el nombre del Señor! ¡Viva el Rey de Israel!».” — Juan 12:12-13 (NTV)

En Marcos 11:1-11, nos enteramos que Jesús fue al Templo por la tarde y que regresó a Betania para guardar el Shabát (el día del reposo).

Sábado, 10 de Nisán (Shabát, el día de reposo)

Jesús regresó al Templo en el Shabát y echó fuera a los comerciantes y a los que cambiaban dinero en el Templo, peor aún, lo hacían el día que tenían prohibido hacerlo. Jesús así estaba purificando el Templo, como un cumplimiento de la limpieza de la levadura antes de la Pascua (Éxodo 12:15).

Al día siguiente, cuando salían de Betania… Después que llegaron a Jerusalén, Jesús entró en el templo y comenzó a echar de allí a los que estaban vendiendo y comprando. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero a la gente, y los puestos de los que vendían palomas” Marcos 11:12a, 15 (DHH)

En el día 10 del mes de Nisán. El cordero que iba a ser sacrificado era seleccionado, como lo vimos en nuestro artículo “¿Cuál es la relación entre Jesucristo y la Pascua Judía? (Parte 2)”. De forma que aquí, de forma simbólica, se inició la verificación de Jesús, como el Cordero de Dios, quien fue encontrado libre de defectos o fallas.

“A partir de ahora, este mes será el primer mes del año para ustedes. Anuncien a toda la comunidad de Israel que el décimo día de este mes cada familia deberá seleccionar un cordero o un cabrito para hacer un sacrificio, un animal por cada casa.” — Éxodo 12:2-3 (NTV)

“El animal seleccionado deberá ser un macho de oveja o de cabra, de un año y que no tenga ningún defecto.” — Éxodo 12:5 (NTV)

De sábado a martes, Jesús fue examinado por los judíos, los maestros de la ley, los fariseos, saduceos, los sacerdotes, Pilato, y hasta espías, pero nadie le encontró ninguna falla, ni pecado. Jesús no tan sólo pasó todas las pruebas que le hicieron, sino que además nos dejó muchas enseñanzas, parábolas y profecías.

Lunes, 12 de Nisán (2 días antes de la Pascua)

Dado que los líderes religiosos no pudieron encontrar ninguna falta en Jesús, empezaron a planear un complot en el palacio de Caifás, el sumo sacerdote, para deshacerse de Él (Mateo 26:1-5). Pero estaban contra el reloj porque sólo faltaban 2 días para las festividades (Pascua y Panes sin Levadura) y no querían causar revueltas con los seguidores de Jesús quienes se multiplicaban día con día.

Faltaban dos días para la Pascua y el Festival de los Panes sin Levadura. Los principales sacerdotes y los maestros de la ley religiosa seguían buscando una oportunidad para capturar a Jesús en secreto y matarlo. «Pero no durante la celebración de la Pascua —acordaron—, no sea que la gente cause disturbios».” — Marcos 14:1-2 (NTV)

En Lucas 22:3-6, vemos que ese día, Satanás entró en Judas Iscariote para formar parte del complot en contra de Jesús. Judas cayó como anillo al dedo para los planes de los sacerdotes, quienes estaban encantados de pagarle por su traición.

“Entonces Judas Iscariote, uno de los doce discípulos, fue a ver a los principales sacerdotes y preguntó: «¿Cuánto me pagarán por traicionar a Jesús?». Y ellos le dieron treinta piezas de plata. A partir de ese momento, Judas comenzó a buscar una oportunidad para traicionar a Jesús.” — Mateo 26:14-16 (NTV)

En el siguiente artículo continuaremos explorando la cronología de la última cena, la captura y el juicio de Jesucristo.

¡Que Dios los Bendiga!


Continuar leyendo: La Cronología de la Crucifixión de Jesucristo: La Última Cena (Parte 2)