La Cronología de la Crucifixión de Jesucristo (Parte 3)

En este artículo veremos la serie de eventos que sucedieron durante la crucifixión, muerte y sepultura de Jesucristo. Hablaremos acerca de los dos diferentes días de reposo (Shabáts) que se observaron y el por qué es importante entender su distinción la cual se ha perdido en algunas traducciones del griego.

Miércoles, 14 de Nisán, 9am-3pm (La Crucifixión de Cristo)

Para las 9am, Jesucristo ya estaba crucificado, y durante 3 horas la gente y los sacerdotes se burlaron de Él, inclusive los criminales que estaban siendo crucificados junto con Él (Mateo 27:35-44; Marcos 15:25-32).

Eran las nueve de la mañana cuando lo crucificaron… Con Él crucificaron a dos revolucionarios, uno a Su derecha y otro a Su izquierda… La gente que pasaba por allí gritaba insultos y movía la cabeza en forma burlona. «¡Eh! ¡Pero mírate ahora! —le gritaban—. Dijiste que ibas a destruir el Templo y a reconstruirlo en tres días.” — Marcos 15:25, 27, 29 (NTV)

Pero Jesús, con todo el amor que nos tiene intercedió por los que lo insultaban, se burlaban, y lo habían sentenciado falsamente a morir de la forma más deshonrosa y cruel, en la cruz.

“Jesús dijo: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen».” — Lucas 23:34a (NTV)

De forma milagrosa uno de los criminales se arrepintió en la cruz y Jesús lo aceptó asegurándole que ese mismo día estaría con Él en el paraíso.

“Nosotros merecemos morir por nuestros crímenes, pero este hombre no ha hecho nada malo». Luego dijo: —Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en Tu reino. Jesús respondió: —Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso.” — Lucas 23:41-43 (NTV)

Al mediodía, toda la tierra quedó cubierta por la oscuridad durante 3 horas (la teoría de que fue un eclipse queda descartada porque la Pascua siempre cae en luna llena). Este evento sirvió de preámbulo para el peor momento, la copa que Jesús había pedido al Padre no pasar, cuando todos los pecados de la humanidad presente, pasados y futuros fueron adjudicados a Él, lo que causó la separación temporal de Jesús y Su Padre, algo que Jesucristo nunca había experimentado en toda la eternidad.

Mientras tanto, en el Templo, los sacerdotes estaban haciendo los sacrificios de Pascua del día de preparación (Números 28:16-25) y en paralelo estaba ocurriendo la crucifixión de Jesucristo.

Al final de las 3 horas, Jesús gritó en arameo (Mateo 27:45-56; Mark 15:34-41; Luke 23:44-49):

Desde el mediodía y hasta las tres de la tarde, toda la tierra quedó en oscuridad. A esa misma hora, Jesús gritó con fuerza: «Elí, Elí, ¿lemá sabactani?» (es decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»)” — Mateo 27:45-46 (DHH)

A las 3pm, Jesús falleció encomendando Su Espíritu al Padre. Y en Su último suspiro dijo: “Todo ha terminado” (Juan 19:30).

“Al probar Jesús el vinagre, dijo: ―Todo se ha cumplido. Luego inclinó la cabeza y entregó el espíritu.” — Juan 19:30 (NVI)

“Después Jesús gritó: «Padre, ¡encomiendo Mi Espíritu en Tus manos!». Y con esas palabras dio Su último suspiro.” — Lucas 23:46 (NTV)

Y la respuesta del Padre se vio reflejada en el velo (o cortina) del Templo: los judíos mantenían una tradición de rasgar sus vestiduras para mostrar sufrimiento y tristeza, y las Escrituras nos dicen que el velo del Templo se partió a la mitad, esto puede simbolizar el dolor por la separación y la muerte de Su Hijo. Y en la tierra hubo un terremoto.

“En ese momento el velo del templo se rasgó en dos, de arriba hacia abajo; la tierra tembló, las rocas se partieron.” — Mateo 27:51 (RVC)

La rasgadura de la cortina del Templo también es un símbolo de que ahora Jesús nos había abierto el acceso al lugar más sagrado, de nuevo podríamos tener comunión con Dios, la cual habíamos perdido desde la caída del hombre con el pecado de Adán y Eva.

“Pues por medio de Cristo, los unos y los otros podemos acercarnos al Padre por un mismo Espíritu.” — Efesios 2:18 (DHH)

“Jesús le contestó:—Yo Soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de Mí.” — Juan 14:6 (NTV)

Jesús murió durante la Pascua, como el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Esto dio cumplimiento al primer Festival del Señor: El Festival de la Pascua, (para más información ver nuestro artículo: ¿Cuál es la relación entre Jesucristo y la Pascua Judía? (Parte 1).

Miércoles, 14 de Nisán, 3pm – 6pm (Últimas horas de Pascua – La Sepultura de Cristo)

Ahora llegamos al versículo que causa la controversia acerca de la crucifixión en viernes, Marcos 15:42.

“Todo eso sucedió el viernes —el día de preparación— anterior al día de descanso. Al acercarse la noche.” — Marcos 15:42 (NTV)

Sin embargo, siguiendo la secuencia de eventos, hasta ahora esta es una mala traducción, porque el griego no menciona el viernes en este versículo. Solo menciona el “día de preparación (Pascua en el 14 Nisán)” que es antes del día de descanso (Shabát) como lo vemos en la traducción de Reina Valera Contemporánea (RVC). Pero el apóstol Juan profundiza y nos explica que el Shabát al que se refiere Marcos es el primer día del Festival de Panes sin Levadura (en 15 de Nisán), que es llamado “el día de reposo, muy especial” y que puede caer en cualquier día de la semana. En la semana de la crucifixión fue un jueves. Contrastemos este mismo versículo con la traducción de Reina-Valera:

“Al caer la tarde del día de la preparación, es decir, la víspera del día de reposo,” — Marcos 15:42 (RVC)

Era el día de preparación, y los líderes judíos no querían que los cuerpos permanecieran allí colgados el día siguiente, que era el día de descanso (y uno muy especial, porque era la Pascua). Entonces le pidieron a Pilato que mandara a quebrarles las piernas a los crucificados para apresurarles la muerte. Así podrían bajar los cuerpos.” — Juan 19:31 (NTV) –

José de Arimatea y Nicodemo eran sacerdotes miembros del Concilio Supremo y fueron quienes bajaron el cuerpo de Jesús de la cruz (Mateo 27:57-61; Mark 15:42-47; Luke 23:50-56; Juan 19:38-42). Al hacer esto, ellos cumplieron el requerimiento de que solamente los sacerdotes eran los únicos autorizados a estar en contacto con el Cordero de Dios que fue sacrificado. Mientras que los sacerdotes en el Templo estaban entregando los corderos sacrificados a las familias para la cena pascual de esa misma noche.

José de Arimatea, quien había sido un discípulo secreto de Jesús… pidió permiso a Pilato para bajar el cuerpo de JesúsLo acompañó Nicodemo, el hombre que había ido a ver a Jesús de noche. Llevó consigo unos treinta y tres kilos de ungüento perfumado, una mezcla de mirra y áloe. De acuerdo con la costumbre de los entierros judíos, envolvieron el cuerpo de Jesús untado con las especias en largos lienzos de lino… Y, como era el día de preparación para la Pascua judía y la tumba estaba cerca, pusieron a Jesús allí.” Juan 19:38-40, 42 (NTV)

Al envolver el cuerpo de Jesucristo en lienzos de lino y llevarlo al sepulcro, podemos ver una semejanza con la tradición judía del “Afikomán”, como lo vimos en el artículo ¿Cuál es la relación entre Jesucristo y la Pascua Judía? (Parte 2). En donde un pan matsá (el afikoman) es envuelto en lino y es escondido (enterrado) durante la cena de Pascua. Jesús es el pan que viene del cielo.

[Jesús dice]”…Yo Soy el pan de vida. El que viene a Mí nunca volverá a tener hambre; el que cree en Mí no tendrá sed jamás.” — Juan 6:35b (NTV)

“Hizo que lloviera maná para que comieran; les dio pan del cielo.” — Salmos 78:24 (NTV)

Jueves, 15 de Nisán, Inicio del Festival de los Panes sin Levadura (Shabát Especial)

Jesucristo con Su muerte dio cumplimento al segundo Festival del Señor: El Festival de los Panes sin Levadura. En Jesús todos los pecados del mundo fueron imputados y los enterró con Él para que nosotros fuéramos “santificados”, ya que, para los creyentes en Jesucristo, nuestros pecados no serán vistos por Dios en el día del juicio. También se inició el conteo de los 3 días y 3 noches en los que Jesús permanecería en la tumba y en la que Su cuerpo no entraría en descomposición, como lo vimos en el artículo “El Festival de los Panes sin Levadura apunta a Jesús (Parte 2)”.

El día quince del mes [Nisán], comenzarás a celebrar el Festival de los Panes sin Levadura. Este festival en honor al Señor continúa por siete días, y durante ese tiempo, tendrás que preparar el pan que comas sin levadura. El primer día del festival, todo el pueblo dejará el trabajo habitual y celebrará un día oficial de asamblea santa.” — Levítico 23:6-7 (NTV)

A pesar de que era el día de reposo del Señor, los sacerdotes y los fariseos fueron con Pilato para pedir una guardia para la tumba.

“Al día siguiente, que era el día de descanso, los principales sacerdotes y los fariseos fueron a ver a Pilato… le pedimos que selle la tumba hasta el tercer día. Eso impedirá que sus discípulos vayan y roben su cuerpo, y luego le digan a todo el mundo que Él resucitó de los muertos. Pilato les respondió: —Tomen guardias y aseguren la tumba lo mejor que puedan. Entonces ellos sellaron la tumba y pusieron guardias para que la protegieran.” — Mateo 27:62,64-66 (NTV)

Así se cumplió la primer noche y día de Jesús en la tumba.

Viernes, 16 de Nisán, 6pm. El segundo día del Festival de los Panes sin Levadura

Tan pronto el Shabát especial pasó (a la puesta del sol del jueves a las 6pm, dando inicio al viernes), las mujeres inmediatamente fueron a comprar especias por la noche. Ya que no se podía comprar o vender nada en el día de descanso.

“Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungir el cuerpo de Jesús.” — Marcos 16:1 (RVC)

El siguiente versículo en el evangelio de Lucas, puede ubicarse en dos fechas: (1) Si lo ubicamos el miércoles antes del Shabát, significa que las mujeres no compraron todas las especias que necesitaban ese día y tuvieron que comprar el viernes lo que les faltó. Y (2) si situamos este versículo el viernes da continuidad al relato de Marcos y muestra que este proceso debió haberles llevado todo el día porque para cuando tenían las especias listas, el Shabát semanal, ya estaba por empezar.

“Luego fueron a sus casas y prepararon especias y ungüentos para ungir el cuerpo de Jesús; pero cuando terminaron ya había comenzado el día de descanso, así que descansaron como ordena la ley.” — Lucas 23:56 (NTV)

Así se cumplió la segunda noche y día de Jesús en la tumba.

En el siguiente artículo continuaremos con la cronología de la resurrección de Jesucristo y con la conclusión de este estudio.

¡Que Dios los Bendiga!


Ir al principio de: La Cronología de la Crucifixión de Jesucristo (Parte 1)
Continuar leyendo: La Cronología de la Crucifixión de Jesucristo (Parte 4)