La Creación de Dios en Génesis

Génesis 1:9-10 – Día tres: La creación de la tierra y los mares

“Entonces Dios dijo: «Que las aguas debajo del cielo se junten en un solo lugar, para que aparezca la tierra seca»; y eso fue lo que sucedió. Dios llamó a lo seco «tierra» y a las aguas «mares». Y Dios vio que esto era bueno.”

“Que las aguas debajo del cielo se junten”

La forma en la que se describe este pasaje bíblico, es como, si la Tierra hubiera existido antes, pero hubiera sido sumergida en el agua. Después de que Dios (Elohím, en hebreo) lo dijo; se hizo de inmediato, las aguas fueron drenadas fuera de la tierra, dirigiéndose a su lugar designado; y las partes sólidas de la Tierra se convirtió en terreno seco dando vida a los continentes (Salmos 104:5-9).

“Colocaste el mundo sobre sus cimientos, así jamás se removerá. Vestiste a la tierra con torrentes de agua, agua que cubrió aun a las montañas. A tu orden, el agua huyó; al sonido de tu trueno, salió corriendo. Las montañas se elevaron y los valles se hundieron hasta el nivel que tú decretaste. Después, fijaste un límite para los mares, para que nunca más cubrieran la tierra.” – Salmos 104:5-9 (NTV).

“En un solo lugar”

Elohím controla los límites del agua de esta forma. Los ríos, lagos, y manantiales. Él es el regulador y proveedor de toda el agua. Él nos da la lluvia a su tiempo (Levíticos 26:4; Deuteronomio 28:12). De acuerdo con la concepción hebrea de la Tierra se supone que tenía una superficie plana, rodeada por todos lados por el océano; mientras que el océano estabamar-y-tierra conectado por canales subterráneos con vastas reservas de agua que yacían bajo la tierra y alimentaban a los manantiales y ríos, así como, todas las fuentes del gran abismo (Génesis 7:11).

“El día diecisiete del mes segundo del año seiscientos de la vida de Noé, se rompieron todas las fuentes del gran abismo y se abrieron las cataratas de los cielos.” – Génesis 7:11 (RVC).

El agua además de tener un sentido literal, también tiene un sentido simbólico, el cual expresa nuestro deseo de tener a Dios en nuestras vidas, quien es la fuente de agua viva, (Jeremías 2:13, Juan 4:10; 7:38) y quién beba de Él, será como un jardín bien regado. Por otro lado, separado del Señor, el hombre es como una tierra árida condenada a morir, (Salmos 143:6).

“¡Todo el que crea en mí puede venir y beber! Pues las Escrituras declaran: “De su corazón, brotarán ríos de agua viva” – Juan 7:38 (NTV)

“Qué alegría para los que no siguen el consejo de malos, ni andan con pecadores, ni se juntan con burlones; sino que se deleitan en la ley del Señor meditando en ella día y noche. Son como árboles plantados a la orilla de un río, que siempre dan fruto en su tiempo. Sus hojas nunca se marchitan, y prosperan en todo lo que hacen.” – Salmos 1:1-3 (NTV)

Otro de los simbolismos del agua, es cuando la Biblia menciona grandes ríos los cuales representan ejércitos invasores que pueden “inundar” a otras naciones, por ejemplo: el rio Éufrates (Isaías 8:7) y el Nilo (Jeremías 46:7-8). En la profecía del Apocalipsis, “el mar” en la frase, “una bestia que subía del mar”, representa a una multitud de gente, este pasaje no está hablando de un ser sobrenatural; está hablando de una persona que sale del pueblo en el versículo de Apocalipsis 13:1.

“Después vi a una bestia que subía del mar. Tenía siete cabezas y diez cuernos, y una corona en cada cuerno; y escrito en cada cabeza había nombres que blasfemaban a Dios.” – Apocalipsis 13:1 (NTV)

“para que aparezca la tierra seca”

En estos versículos, la tierra seca se hace visible por la eliminación de las aguas, que estaban bajo el cielo. Esto fue causado por una inimaginable fuerza cataclísmica sobre la superficie de la tierra, más allá de terremotos, bombas atómicas, o meteoritos que prTierra-y-marodujeron el  hundimiento de la tierra, lo que provocó que las aguas por el efecto de la gravedad se moviera a los lugares bajos, formando la gran profundidad de los mares. Por otro lado, otra parte de la tierra se elevó generando los continentes e islas con ríos, lagos, y montañas. Esto nos habla del gran poder de Elohím, ¿cómo se puede estimar la intensidad de las fuerzas que actúan en el tercer día? (Job 38: 4-11).

“¿Dónde estabas tú cuando puse los cimientos de la tierra? Dímelo, ya que sabes tanto. ¿Quién decidió sus dimensiones y extendió la cinta de medir? Qué sostiene sus cimientos y quién puso su piedra principal mientras las estrellas de la mañana cantaban a coro y todos los ángeles gritaban de alegría?»¿Quién contuvo el mar dentro de sus límites cuando brotó del vientre y cuando lo vestí de nubes y lo envolví en densa oscuridad? Pues lo encerré detrás de portones con rejas y puse límite a sus orillas. Dije: “De aquí no pasarás. ¡Aquí se detendrán tus orgullosas olas!”.– Job 38:4-11 (NTV).

Génesis muestra a Elohím organizando más el caos mediante el establecimiento de límites específicos para el mar. El diluvio fue un castigo proveniente de Dios (Gen 6: 7) que modificó estos límites y volvió la tierra al caos (Gen 7: 1-24) como parte de la depuración que Dios hizo por causa del hombre.

“Entonces el Señor dijo: «Borraré de la faz de la tierra a esta raza humana que he creado. Así es, y destruiré a todo ser viviente: a todos los seres humanos, a los animales grandes, a los animales pequeños que corren por el suelo y aun a las aves del cielo. Lamento haberlos creado».” – Génesis 6:7 (NTV).

La palabra Hebrea utilizada para describir la tierra seca es יַבָּשָׁה – yabashá; es la misma que se utiliza para describir la tierra seca sobre la que camino el pueblo de Israel cuando cruzo el mar Rojo después de que Moisés, cumpliendo los mandatos de Dios, partió sus aguas (Éxodo 14:16-29).

“Y vio Dios que era bueno”

La separación de la tierra y el agua era buena, y algo sencillo para Elohím, el todo poderoso. Las aguas fueron retiradas permanentemente formando los mares y la elevación de las áreas continentales de tierra después de este cataclismo se forman grandes cadenas montañosas, así esta obra se sella con la aprobación divina.

mar-y-tierra2

Para cerrar este estudio quiero que considere que, si para Dios hacer toda la tierra fue algo sencillo, los problemas más complicados que podamos tener no son ningún reto para Él.

“…Él [Dios] levanta el mundo entero como si fuera un grano de arena.”- Isaías 40:15b (NTV)

Ponga su vida en Sus manos y busque hacer la voluntad de Dios en todo momento. A diferencia de Jonás que huye del Señor, y admite ante los marineros su mal proceder, reconociendo el poder de Elohím:

“Y él les respondió: «Soy hebreo, y temo al Señor, Dios de los cielos, que hizo el mar y la tierra.» – Jonás 1:9 (RVC)


Ir al principio de Génesis 1
Continuar leyendo: Génesis 1:11-13 – Día tres: La creación de la vegetación