Primera Cosecha

Jesucristo, el Primer Fruto de una Gran Cosecha (Parte 2)

Como ya vimos los Festivales del SEÑOR hacen referencia a los eventos en el programa de salvación de Dios, y nos dicen de forma profética desde el principio, lo que va a ocurrir al final de los tiempos.



[El SEÑOR dice] “Yo anuncio lo porvenir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no ha sido hecho. Digo: ‘Mi plan se realizará, y haré todo lo que quiero’.”— Isaías 46:10 (RVA 2015)

El Festival de la Primera Cosecha es quizás uno de los festivales menos conocidos hoy en día, y probablemente haya sido pasado por alto en su hogar. Sin embargo, es el más importante para los seguidores de Jesús, y en este artículo veremos por qué.

Los Festivales del SEÑOR giran alrededor de la agricultura. Observemos también que Jesús utiliza muchos elementos de agricultura en Sus parábolas.

Primer Fruto

[Jesús dice] “Les presentó otra parábola diciendo: “El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.”— Mateo 13:24 (RVA 2015)

En Deuteronomio 16 también vemos cómo la agricultura y las Festividades del SEÑOR están relacionados, ya que en cada uno de ellos se cosechan diferentes alimentos. Por ejemplo, el Festival de los Panes sin Levadura sucede durante el tiempo de la cosecha de la cebada; la Festividad de Pentecostés (o Semanas) coincide con el tiempo de la cosecha de trigo; mientras que el Festival de Tabernáculos (o Enramadas) marca el final de la recolección de las cosechas. Estas festividades a su vez, era cuando los hombres necesitaban presentarse ante el SEÑOR, tres veces en el año, según Deuteronomio 16:16-17.

trigo

“Tres veces al año se presentará todo hombre tuyo delante del SEÑOR tu Dios en el lugar que Él haya escogido: en la fiesta de los Panes sin levadura, en la fiesta de Pentecostés y en la fiesta de los Tabernáculos. Nadie se presentará delante del SEÑOR con las manos vacías; cada uno lo hará con el presente de su mano, conforme a lo que el SEÑOR tu Dios te haya bendecido.” — Deuteronomio 16:16-17 (RVA 2015)

Estos festivales reconocen que Dios es quien nos bendice al proveernos de los alimentos y que la tierra le pertenece a Él. Estos festivales son la forma en la que le damos gracias por Su proveeduría y lo alabamos por Su fidelidad hacia nosotros.

“Salmo de David. Del SEÑOR es la tierra y todo lo que hay en ella, el mundo y los que en él habitan.” — Salmos 24:1 (NBLA)

“No puede el hombre recibir nada a menos que le sea dado del cielo.” — Juan 3:27b (RVR 1995)

Los Primogénitos y Los Primeros Frutos

Para el SEÑOR los primogénitos varones y los de los animales, así como los primeros frutos o “primicias” de la tierra son sagrados. En hebreo tanto el término de «primer fruto» (בִּכּוּר – bicúr) (Éxodo 23:19; Levítico 2:14), como de «primogénito» (בְּכוֹר – becór) están relacionados porque vienen de la misma raíz, בָּכַר – bacár la cual hace referencia al primero en nacer. Bicúr también es utilizado para describir a los primeros frutos que han llegado a su madurez, como en Números 13:20.

Además, las Escrituras utilizan el término רֵאשִׁית – reshít, para referirse a los primeros frutos. Esta palabra también significa “primero”, “comienzo”, “principal”. Y se deriva de la palabra רֹאשׁ – rosh, que significa “cabeza”, “pico” (de una montaña), “principio” (Génesis 8:5, 48:14; Éxodo 6:14, 12:2).

Apartarás para el SEÑOR todo primogénito que abre la matriz, y también todo primogénito de las crías de tus animales; los machos serán del SEÑOR.”— Éxodo 13:12 (RVA 2015)

“Le darás las primicias [reshít] de tu grano, de tu vino nuevo y de tu aceite, y las primicias [reshít] de la lana de tus ovejas.”— Deuteronomio 18:4 (RVA 2015)

Durante la Décima Plaga, la muerte del primogénito, el SEÑOR salvó a los primogénitos israelitas de esa plaga. Cada año celebramos esta conmemoración con la Pascua.

“Porque Mío es todo primogénito; el día en que herí a todos los primogénitos en la tierra de Egipto, consagré para Mí a todos los primogénitos en Israel, desde el hombre hasta el animal. Míos serán; Yo Soy el SEÑOR».” — Números 3:13 (NBLA)

¿Cómo Identificar a un Primogénito?

Para que alguien sea considerado un primogénito debe cumplir con dos condiciones:

  1. “Que abra matriz”: esto es, que sea el primer hijo de una mujer.
  2. Que sea varón.

Por tanto, si la mujer da a luz a una niña, la primogenitura no le aplica, porque a pesar de sí cumplir con la condición de “abrir la matriz”, no cumplía con la condición de ser un hombre. Si un hombre se casa con una mujer viuda o divorciada, que ya tenga hijos, a pesar de que ahora el hombre tenga a su primer hijo varón con ella, no es primogénito porque “no abrió matriz”. Si un hombre tuviera varias esposas, el primer hijo varón que tuviera con cada una de ellas, sería un primogénito. Por tanto, un hombre podía tener varios hijos primogénitos de esa manera.

De esta forma, sabemos que Isaac, fue el primogénito de Abraham por ser el único hijo varón de su esposa Sara. Por lo que Ismael (el hijo primogénito de su esclava Agar) es su primer hijo, pero no el único primogénito.

“Y Dios dijo: «Toma ahora a tu hijo, tu único, a quien amas, a Isaac, y ve a la tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno de los montes que Yo te diré».” — Génesis 22:2 (NBLA)

La Cosecha de cebada en tiempos Bíblicos

Ruth recolectando grano

Para entender mejor este festival necesitamos ver cómo se llevaba a cabo la cosecha, la cual estaba dividida en 3 fases:

  1. La Primera Cosecha (Éxodo 34:26)
  2. La cosecha general
  3. La recolección de espigas por los pobres (Levítico 19:9-10)

Si vemos a detalle la primera fase, en la primera cosecha hay 3 actividades principales: a) Identificación y marcado del grano que ha madurado hasta el estado de Abib (la etapa de desarrollo del grano anterior a estar totalmente maduro, ideal para cosechar la cebada, Éxodo 9: 31-32); b) la recolección de las primeras espigas; c) la presentación de los primeros frutos en el Templo.

Dios de forma espiritual identifica a la iglesia (grano que ha madurado) como los primeros frutos, dándoles al Espíritu Santo (marcado).

“Él, por Su propia voluntad, nos hizo nacer por medio de la palabra de verdad, para que seamos los primeros frutos de Su creación.” — Santiago 1:18 (RVC)

“En Él también ustedes, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de su salvación, y habiendo creído en Él, fueron sellados con el Espíritu Santo que había sido prometido.”— Efesios 1:13 (RVA 2015)

Recolección y presentación ante el Padre, por parte de Jesús, quien es nuestro intermediario y Sumo Sacerdote para que seamos aceptados en la familia de Dios.

“Él es la expiación por nuestros pecados, y no solamente por los nuestros sino también por los de todo el mundo.” — 1 Juan 2:2 (RVA 2015)

Si quiere conocer más acerca de cómo se relacionaban las actividades de la Primera Cosecha en el Templo con lo que estaba sucediendo en paralelo cuando Jesús resucitó, puede ver nuestro artículo complementario La Tradición Saducea de “La Primera Cosecha”.

La controversia acerca de la fecha de celebración de la festividad de “La Primera Cosecha»

La cosecha de cebada es la primera cosecha importante para los judíos. Por lo que, el festival de “La Primera Cosecha”, e inclusive el inicio del calendario judío gira alrededor de la maduración del grano de la cebada.

“Traerán al sacerdote un manojo de espigas como primicia de su siega. Este mecerá el manojo delante del SEÑOR, para que sean aceptados. El sacerdote lo mecerá el día siguiente del sábado.” — Levítico 23:10b-11 (RVA 2015)

Históricamente tenemos dos interpretaciones de cuando se debe celebrar el Festival de “La Primera Cosecha” por la frase: “Al día siguiente del Shabát (sábado, día de descanso)” en Levítico 23:11. La primera interpretación que tomó fuerza después de la destrucción del Templo en Jerusalén en el año 70 d. C., fue apoyada por los fariseos, quienes sostenían que el festival se debería de celebrar después del Shabát especial del “Festival de los Panes sin Levadura”, celebrado el 15 de Nisán. Por lo que el festival de “La Primera Cosecha” era al día siguiente, el 16 de Nisán. Esta es la posición que mantiene la tradición rabínica y que hoy en día sigue vigente entre los judíos.

sacrificio

La segunda interpretación es la que seguían los saduceos en el Templo y que estaba en vigor durante la época en la que Jesús fue crucificado. Pero después de que el Templo fue destruido, los saduceos desaparecieron y con ellos sus tradiciones que fueron remplazadas por las de los fariseos. Los saduceos celebraban el festival de “La Primera Cosecha” al día siguiente del Shabát semanal después del 15 de Nisán (el inicio de los 7 días del festival de “Los Panes sin Levadura”), por lo que no era en un día en específico dentro del mes de Nisán, pero siempre se celebraba en domingo.

Esta incertidumbre acerca del día correcto en el que se debe de festejar este festival es el resultado de que el pueblo Israelita se alejó de Dios y Sus festivales por años, en los que perdió la instrucción que Dios nos dio a través de Moisés. Por ejemplo, la Biblia nos relata que por más de 200 años después del reinado del rey David y Salomón no se celebraron las festividades del SEÑOR hasta el reinado de Ezequías (2 Crónicas 31:5, 11). Y cuando el reino de Judá fue exiliado a Babilonia después de la destrucción del primer Templo, estuvieron 70 años sin celebraciones hasta Nehemías (Nehemías 10:35).

Otra razón por la que el festival de “La Primera Cosecha” es importante es porque es también el día en que empieza el conteo de los siete sábados hacia el festival de Pentecostés o “Shavuót (semanas en hebreo)”, son 50 días después del festival de «La Primera Cosecha”.

En el siguiente artículo veremos el cumplimiento del festival de “La Primera Cosecha” hecha por Jesucristo.

¡Que Dios los bendiga!


Continuar leyendo: Jesucristo, El Primer Fruto de una Gran Cosecha (Parte 3)
Ir al inicio de: Jesucristo, El Primer Fruto de una Gran Cosecha