¿Había Dinosaurios en el Arca de Noé? (Parte 1)


Hoy en día se nos enseña, desde que somos niños, que los dinosaurios vivieron hace “millones de años” y que estas magnificas creaturas se extinguieron antes de que el primer hombre apareciera en la tierra, por lo que es imposible que la humanidad cohabitara con dinosaurios. Pero, ¿acaso esto es cierto solo porque nos lo enseñan en la escuela? ¿Cuáles son las pruebas científicas que avalan esta teoría? En esta serie de artículos veremos que la Biblia nos explica algo muy diferente, que los dinosaurios vivieron hace solo unos miles de años (no millones), que vivieron al mismo tiempo que los humanos, también que abordaron el Arca de Noé y sobrevivieron al Diluvio. Y como Dios fue testigo de este periodo de tiempo, y Él no puede mentir, si Su palabra nos dice lo que ocurrió con los dinosaurios, yo le creo antes que a todas las falsas historias inventadas por los hombres de “ciencia”.

Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta. ¿Lo ha dicho Él, y no lo hará? ¿Ha hablado, y no lo cumplirá?” — Números 23:19 (NBLA)

El Misterio de los Dinosaurios según los Evolucionistas

En la actualidad a Satanás le encanta utilizar a los dinosaurios para indoctrinar tanto a los niños como a los adultos haciéndoles creer que la tierra ha existido durante “millones de años”. Para ello utiliza la existencia de los dinosaurios y su desaparición, presentándola como un misterio tal, que quizás nunca llegaremos a saber a ciencia cierta la verdad acerca de: ¿De dónde vinieron?, ¿Cuándo vivieron? ¿Y qué les sucedió? Sin embargo, el Creador no quiere que viva en la oscuridad de esta mentira, que solo es un “misterio” si acepta la propaganda evolutiva de lo que ocurrió en el pasado. La verdad de los dinosaurios es muy simple, no consiste en las mentiras que tapan otras mentiras para que las teorías evolucionistas parezcan estar basadas en una supuesta “ciencia” y “evidencias supuestamente irrefutables”, pero que al final es una compleja casa de cartas sin un sustento verdadero.

De acuerdo a la teoría de la evolución, dicen que los dinosaurios empezaron a evolucionar alrededor de 235 millones de años en el pasado, gracias a los fósiles encontrados en la capa geológica que corresponde a esta era. Sin embargo, después de la capa del Cretácico, que equivale en sus cálculos a 65 millones de años en la escala del tiempo evolutiva, los restos de dinosaurio desaparecieron, lo que dio paso a múltiples teorías para explicar la extinción de los dinosaurios, y la más popular es la teoría desarrollada en los 80’s, de que un asteroide o cometa impactó la tierra, porque Luis y Walter Álvarez encontraron altas concentraciones de iridio en esta capa geológica, pero no fue sino hasta 1990, que encontraron un supuesto cráter en Chicxulub, en la península de Yucatán, México, que probaba de forma “irrefutable” que la explosión de este asteroide/cometa formó una nube de polvo de iridio que bloqueó la luz solar y causó la muerte de los dinosaurios. Y como los primeros fósiles de Homo sapiens que se han encontrado hasta ahora datan de hace unos “315,000 años”, eso significa que “los dinosaurios y los humanos no convivieron en la tierra”. Como veremos, toda esta historia que hemos escuchado desde niños, es una mentira tras otra, ya que nada de esto ocurrió de la forma que los “científicos” nos lo quieren hacer creer. Por ejemplo, los problemas en la teoría del asteroide: tenemos que especies de animales en el océano que son sumamente sensibles a luz, sobrevivieron hasta nuestros días; la cantidad de iridio es mucho mayor que la masa del supuesto asteroide y de acuerdo a la escala de tiempo evolutiva, la nube de polvo debió depositar iridio por 500,000 años para alcanzar los niveles de esta capa geológica, es más creíble que este iridio fuera resultado de erupciones volcánicas como lo veremos en nuestros estudios de Génesis. Otro problema es que se estudió el supuesto cráter en Yucatán, y no se encontró ninguna pista de que esta formación fuera el resultado de un impacto de un asteroide, más bien era una formación geológica cóncava de esta área de México, y ningún asteroide cayó ahí. Esta y otras 15 teorías de la extinción de los dinosaurios fueron inventadas a base de mentiras con tal de no aceptar el relato bíblico.

“El necio ha dicho en su corazón: «No hay Dios». Todos se han corrompido, han cometido hechos abominables; no hay quien haga el bien.” — Salmos 14:1 (NBLA)

“Cada uno engaña a su prójimo, y no habla la verdad, han enseñado sus lenguas a hablar mentiras; se afanan por cometer iniquidad.” — Jeremías 9:5 (NBLA)

“No hay quien clame con justicia ni quien abogue con honestidad. Confían en la confusión, y hablan falsedades; conciben malicia, y dan a luz iniquidad.” — Isaías 59:4 (NBLA)

Dios nos dice la Verdadera Historia de los Dinosaurios

La historia de los dinosaurios es realmente simple, y no les tomó “millones de años para evolucionar”. La Biblia solo nos dice: “En el principio Dios creó los cielos y la tierra.” Así que no hay cabida para la mentira de los “millones de años”, porque antes de que Dios creara el universo no existía el tiempo, por eso sabemos que la tierra fue creada en el principio, y el Espíritu Santo nos describe cómo en 6 días el Padre, Jesús y el Espíritu Santo crearon todo lo que existe sea visible o invisible (Colosenses 1:16), para mayor detalle puede ver nuestro artículo: “Génesis 1: ¿Cómo puedo Identificar a Jesucristo como el Creador?”. De forma que los dinosaurios acuáticos fueron creados en el Quinto Día de la Creación, como parte de los grandes monstruos marinos (Génesis 1:20-23), y los dinosaurios terrestres fueron creados en el Sexto Día junto con Adán y Eva (Génesis 1:24-31), ya que los dinosaurios formaban parte de las bestias de la tierra. Así que, desde hace aproximadamente 6,000 años, y no desde hace “millones de años” (Job 40:15), los dinosaurios vivieron al mismo tiempo que las personas, siendo contemporáneos. Y todo esto lo corroboramos cuando Moisés recibió los 10 Mandamientos, y en el Cuarto Mandamiento el SEÑOR nos dice que todo lo que hay en el universo fue hecho en 6 días, no en millones de años (Éxodo 20:11; Génesis 2:2-3; Hebreos 4:4).

“Y Dios creó los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales, según su especie, están llenas las aguas, y toda ave según su especie. Y Dios vio que era bueno.” — Génesis 1:21 (NBLA)

Dios hizo las bestias de la tierra según su especie, y el ganado según su especie, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y Dios vio que era bueno.” — Génesis 1:25 (NBLA)

Porque en seis días el SEÑOR hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día. Por eso el SEÑOR bendijo el día sábado y lo santificó.” — Éxodo 20:11 (RVA-2015)

Originalmente, todos los dinosaurios eran vegetarianos, al igual que Adán, Eva, y el resto de los animales (Génesis 1:29-30). Así que los dinosaurios utilizaban sus filosos dientes para comer frutas, verduras, semillas y hojas de los árboles, de la misma forma en la que hoy un oso panda usa sus filosos dientes para comer bambú.

“Dios dijo además: “He aquí que les he dado toda planta que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto lleva semilla; ellos les servirán de alimento. Y a todo animal de la tierra, a toda ave del cielo, y a todo animal que se desplaza sobre la tierra, en que hay vida, toda planta les servirá de alimento”. Y fue así.” — Génesis 1:29-30 (RVA-2015)

Pero cuando Adán desobedeció a su Creador, la muerte, el derramamiento de sangre y el sufrimiento entraron en el mundo como parte de la maldición del pecado original (Génesis 3:14, 17-19; Romanos 5:12; 1 Corintios 15:21-22). Y a partir de este punto, los dinosaurios podían morir y convertirse en fósiles. Lo que descarta que los dinosaurios vivieran en una era antes de Adán y Eva, porque antes del pecado original, no existía la muerte y los dinosaurios no podían ser fosilizados. Por eso Jesús insiste que el principio de la historia de la tierra fue marcado con la creación de Adán y Eva durante los 6 días de la Creación (Marcos 10:6), en donde Dios dijo múltiples veces que todo estaba bien, confirmando que hasta este momento, la muerte y el sufrimiento no existían.

“Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo hombre y mujer.” — Marcos 10:6 (RVA-2015)

“Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por medio de un hombre, y por medio del pecado la muerte, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron.” — Romanos 5:12 (NBLA)

“Puesto que la muerte entró por medio de un hombre, también por medio de un hombre ha venido la resurrección de los muertos. Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados.” — 1 Corintios 15:21-22 (RVA-2015)

El pecado se multiplicó entre la descendencia de nuestros primeros padres, y con la ayuda de los hijos de Dios (los ángeles caídos) se produjo toda clase de corrupción a toda la carne, y esto seguramente incluyó a los dinosaurios. Hay quienes piensan que los ángeles proveyeron información prohibida a los hombres para que pudieran alterar genéticamente a los animales, y los dinosaurios, fueron los candidatos ideales para la experimentación genética por su tamaño. Se piensa que el tiranosaurio rex haya sido resultado de esta corrupción y que inclusive fuera carnívoro. Así que toda esta corrupción de la carne fue destruida cuando no pudo subir al Arca de Noé. El SEÑOR le envió a Noé representantes de todo tipo de animales, incluyendo dinosaurios, que no tuvieran ninguna clase de corrupción, para salvarlos del Diluvio. Pero todo dinosaurio que no abordó el Arca murió en el Diluvio, y algunos de ellos se convirtieron en los fósiles que ahora se están descubriendo.

“La tierra estaba corrompida delante de Dios; estaba llena de violencia. Dios miró la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra.” — Génesis 6:11-12 (RVA-2015)

Después del Diluvio, los sobrevivientes en el Arca desembarcaron a un mundo muy diferente al que estaban acostumbrados, con un clima más agresivo que hizo que la comida fuera más escasa, lo que llevó a muchos animales a empezar a comer a otros animales, y bajo estas condiciones la población de los dinosaurios no creció mucho, y aunado a nuevas enfermedades y a las actividades humanas como la cacería, llevó a los dinosaurios a la extinción. Sin embargo, hay historias de personas que han visto dinosaurios inclusive en la actualidad, lo que no sería una gran sorpresa de acuerdo al relato bíblico, pero sí para los evolucionistas, que van a hacer todo lo posible por encubrirlo, o convertirlo en un mito o leyenda, para que la mentira de que los dinosaurios se extinguieron hace millones de años no sea descubierta y se siga perpetuando (2 Pedro 3:3-7).

“Sabiendo primero esto, que en los últimos días vendrán burladores sarcásticos, andando según sus propias concupiscencias… Éstos ignoran voluntariamente que desde los tiempos antiguos existían por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, surgida del agua y asentada en medio de las aguas.” — 2 Pedro 3:3, 5 (RVR1977)

¿Cómo es posible que, teniendo las mismas evidencias, tengamos historias tan diferentes? Cuando las personas rechazan la revelación de la Palabra de Dios, y prefieren creer las mentiras del mundo secular, endurecen sus corazones, y no pueden aceptar que las enseñanzas de las Escrituras se puedan aplicar como el fundamento de todo pensamiento científico en biología, historia, geología, etc. Y lamentablemente, la mayoría de los cristianos han sido indoctrinados a través de la educación y los medios de comunicación para pensar de forma secular, y tienden a aplicar esta cosmovisión secular para interpretar la Biblia, por lo que tratan de acoplar la teoría de la evolución, e introducir “millones de años” en el pasaje de la Creación (Romanos 12:1-2; Efesios 4:20-24). Cuando como creyentes en la Palabra de Dios, deberíamos de rechazar todas estas mentiras demoniacas que están enseñando a nuestros hijos cuando no tienen la capacidad de discernir por su corta edad, y de rechazar las mentiras de la evolución.

“Así que, hermanos, os exhorto por las misericordias de Dios, a que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio de adoración espiritual. No os adaptéis a las formas de este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo que le agrada, y lo perfecto.” — Romanos 12:1-2 (RVR1977)

¿De Dónde Surge la Idea de “Millones de Años”?

Lamentablemente, los incrédulos y la mayoría de los cristianos, dan por sentado que la edad de la tierra y el universo es de millones, e incluso de miles de millones de años. ¿Pero de dónde surge esta idea? Aparentemente surgió durante los últimos 200 años, gracias a las teorías de ciertos geólogos incrédulos. Ya que antes, los griegos pensaban que los fósiles pertenecían a antiguas formas de vida que se convirtieron en piedra. Para los primeros cristianos como, Tertuliano, Juan Crisóstomo, y Agustín, los fósiles eran atribuidos al Diluvio. Todavía en los 1600s, el holandés Niels Steensen, en su libro Forerunner (1669) dijo que la edad de la tierra era de aproximadamente 6,000 años, y estableció el principio de “superposición”, donde explicaba que las capas de rocas sedimentarias fueron depositadas durante el Diluvio. En los 1700s, el geólogo inglés, John Woodward, y el alemán Johann Lehmann, reforzaron el relato bíblico del Diluvio con sus teorías. Pero por otro lado, geólogos en Francia e Italia, rechazaron el relato bíblico, e iniciaron la mentira del proceso de superposición por largos periodos de tiempo. Para 1812, el francés George Cuvier desarrolló la teoría “catastrofista” de la historia de la tierra, donde múltiples inundaciones regionales catastróficas enterraron creaturas en las capas de sedimento, y estas inundaciones ocurrieron antes de que el hombre habitara la tierra. Para 1815, el inglés William Smith, desarrolló el método para dar fechas relativas a las capas de roca, basado en los fósiles encontrados en ellas. Pero en 1830, el escocés Charles Lyell, publicó la teoría del “uniformismo”, para interpretar el registro de rocas donde todo proceso geológico de cambio ha sido uniforme a lo largo de la historia de la tierra, que tenía que ser de “millones de años”, rechazando que haya ocurrido cualquier evento catastrófico como inundaciones globales, sino que todo ha ocurrido “lentamente”. A causa de Lyell, para finales de los 1800s, todos los geólogos adoptaron los “millones de años”. Y en los 1900s, la edad de la tierra se expandió de 100 millones de años (1899), a 1,600 millones de años (1913), a 4,500 millones de años, que es lo que los científicos creen actualmente. Si yo tuviera esos márgenes de error en mi trabajo, seguramente ya me hubieran corrido, pero si va en contra de la Biblia, estos cambios son aceptables en el mundo académico y científico, y no permiten ser cuestionados, aunque no haya evidencia que corrobore estas teorías. Actualmente a muchos investigadores creacionistas (que creen en el relato bíblico) que quieren publicar información verdadera, corroborando el relato bíblico, son mal vistos, pierden todo el financiamiento para sus investigaciones, no se les permite publicar sus trabajos, y hasta los corren de sus puestos.

[Jesús dice] “Si el mundo los odia, sepan que me ha odiado a Mí antes que a ustedes. Si ustedes fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero como no son del mundo, sino que Yo los escogí de entre el mundo, por eso el mundo los odia. Acuérdense de la palabra que Yo les dije: “Un siervo no es mayor que su señor”. Si me persiguieron a Mí, también los perseguirán a ustedes; si guardaron Mi palabra, también guardarán la de ustedes. Pero todo eso les harán por causa de Mi nombre, porque no conocen a Aquel que me envió.” — Juan 15:18-21 (NBLA)

La Teoría de la Brecha (Gap Theory)

Lo más triste de este caso, es que la Teoría de la Brecha (Gap Theory en inglés) se desarrolló en el cristianismo, aceptando la idea de que la edad de la tierra era de “millones de años”, aun y cuando, los geólogos del mundo secular todavía estaban debatiendo las teorías del catastrofismo y del uniformismo. En 1804, el masón y pastor presbiteriano escocés, Thomas Chalmers, empezó a predicar que los cristianos debían de aceptar la propaganda de que la edad de la tierra era de millones de años. Y para 1814, después de que revisó el libro de Cuvier, Chalmers propuso la “Teoría de la Brecha”, insertando millones de años entre Génesis 1:1 y Génesis 1:2. Chalmers utilizó todas sus influencias como líder evangélico e hizo a su teoría muy popular. Tanto que, para 1823, el teólogo anglicano, George Stanley Faber empezó a promover la idea de que los días de la Creación no fueron días literales de 24 horas, sino que correspondían a “eras” de largos periodos de tiempo. La teoría del “uniformismo” fue adoptada por el pastor presbiteriano, John Fleming, quien enseñó que la ira de Dios manifestada en el Diluvio, fue tan pacífica, que no dejó “ninguna evidencia geológica en la tierra”. Y el teólogo, John Pye Smith, desarrolló la enseñanza de que el Diluvio fue una inundación local en el valle de Mesopotamia (en lo que hoy es Iraq).

La Teoría de la Brecha se propuso para que hubiera armonía entre el relato bíblico y los descubrimientos científicos de la geología. Así se podía justificar los supuestos millones de años que arrojaban los no tan confiables métodos de datación como el carbono-14, uranio-plomo, rubidio-estroncio, etc. En ese espacio de tiempo indefinido se enseña que ocurrió la creación de los ángeles (Job 38:4-7), la caída de Satanás, la pelea intergaláctica de los ángeles contra los demonios, la destrucción del planeta que se convirtió en el cinturón de asteroides, inclusive hablan de otra creación, de hombres preadámicos que vivieron aquí en la tierra antes de que fuera destruida, y hasta la existencia de los dinosaurios. Chalmers justificó esta teoría porque en el versículo 2 dice que “la tierra estaba sin orden y vacía” y si Dios es perfecto algo tuvo que ocurrir para que la tierra estuviera en este estado entre el versículo 1 y 2, y se justificó utilizando los pasajes de Deuteronomio 32:4; Isaías 45:18; 1 Juan 1:5. Además, dicen que hay un acento disyuntivo al final del versículo 1, que indica una pausa, entre otras justificantes.

“El Espíritu dice claramente que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe, prestando atención a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, mediante la hipocresía de mentirosos que tienen cauterizada la conciencia.” — 1 Timoteo 4:1-2 (NBLA)

“Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así como habrá también falsos maestros entre ustedes, los cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras, negando incluso al Señor que los compró, trayendo sobre sí una destrucción repentina.” — 2 Pedro 2:1 (NBLA)

Pero la interpretación de la Teoría de la Brecha va en contra de diferentes Escrituras porque: 1) No toma los 7 días de la Creación como días literales (Génesis 1:5, 2:2-3; Éxodo 20:11, 31:17; Hebreos 4:4; 2) Pone la muerte antes de que se cometa el pecado original por Adán, quien todavía no había sido creado (Romanos 5:12; 1 Corintios 15:21); 3) Propone la caída de Satanás (por encontrarse iniquidad en su corazón) antes de que la Creación fuera completada y declarada como muy buena, lo que va en contra de Génesis 1:31, 2:8; Ezequiel 28:12-15; 4) También pone en duda si Satanás era ya el dios de este mundo cuando Dios le dio dominio sobre la tierra a Adán y a Eva (2 Corintios 4:4; Génesis 1:26-28); 5) Esta teoría nos hace creer que hubo una tierra antes de la nuestra, lo que contradice Apocalipsis 21:1 que especifica que vivimos en la primera tierra; 6) También pone en duda si Adán fue el primer hombre como nos dice el apóstol Pablo en 1 Corintios 15:45. Además usted se preguntará: ¿Por qué necesitamos un espacio de tiempo entre el primer y segundo versículo de la Biblia?

“Miren que nadie los haga cautivos por medio de su filosofía y vanas sutilezas, según la tradición de los hombres, conforme a los principios elementales del mundo y no según Cristo.” — Colosenses 2:8 (NBLA)

“Sin embargo, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, aun sobre los que no habían pecado con una transgresión semejante a la de Adán, el cual es figura de Aquel que había de venir.” — Romanos 5:14 (NBLA)

Esta falsa teoría llevó a interpretar los días literales de 24 horas de la Creación, para ser considerados como eras compuestas por “millones de años”, lo que impactó de tal forma en la teología bíblica que llevó a considerar que el relato bíblico de los primeros 11 capítulos del libro de Génesis como históricamente poco confiable y no científico. La historia del Diluvio fue equiparada a los mitos babilónicos, sumerios y egipcios. Aunque tiene serios problemas, si la vegetación fue creada en el Tercer Día y tuvo que esperar millones de años para que el sol se creara y los insectos y pájaros los polinizaran. ¡Fue realmente un milagro que la vegetación viviera todo este tiempo, no cree! Todas estas falsas doctrinas hicieron que para 1845, todos los comentarios abandonaron la cronología bíblica de Génesis, y cuando Darwin publicó “El Origen de las Especies” (1859), la doctrina del “Creacionismo de la Tierra Joven” había desaparecido. El pastor Charles Spurgeon aceptó la doctrina de “Creacionismo de la Tierra Vieja” y en un sermón de 1855 explicó que Dios creó creaturas miles de años antes que Adán. Y que no sabía cuando fue el principio. C.I. Scofield agregó la Teoría de la Brecha en sus notas de Génesis 1:2, y millones de cristianos aún utilizan esta Biblia de estudio; mientras que el predicador cristiano evangélico Billy Graham, cuando le preguntaron, aseguró que ningún dinosaurio abordó el Arca de Noé.

“Y no tengan ninguna participación en las infructuosas obras de las tinieblas sino, más bien, denúncienlas.” — Efesios 5:11 (RVA-2015)

“Se levantarán muchos falsos profetas, y a muchos engañarán.” — Mateo 24:11 (NBLA)

Para concluir me gustaría comentarle el gran problema que veo con las enseñanzas de la evolución acerca de los dinosaurios, que se han difundido enormemente en nuestra sociedad, y que tienen una gran influencia por qué muchos no escuchan el evangelio y, por lo tanto, por qué abundan los problemas sociales en la actualidad y el ateísmo. Porque si alguien no cree en los pasajes históricos de la Biblia, ¿por qué confiaría en sus aspectos morales y en su mensaje de salvación? Si la persona cree que es un primate, pariente de un chango, pues también verá normal comportarse como animalito, especialmente para justificar pecados sexuales. Si todo fue creado por procesos naturales arbitrarios, durante “millones de años”, sin la necesidad de la intervención de Dios, entonces las enseñanzas de la Biblia son falsas, por lo que podemos ignorar cualquier cosa que diga y que nos resulte inconveniente. Si no hay un Creador, no le pertenecemos a Dios, y Él no tiene ningún derecho de decirnos cómo debemos vivir. De hecho, estas enseñanzas declaran que no hay un Dios, el concepto de lo que es bueno o malo se reduce a cuestión de opinión, así que el concepto de pecado también desaparece, y no hay necesidad de un salvador, Jesucristo. El resultado de las enseñanzas de la evolución es lo que ha causado gran parte del problema del mundo en el que vivimos.

“Y dicen a Dios: “¡Apártate de nosotros! No deseamos el conocimiento de Tus caminos. ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos, y qué ganaríamos con rogarle?”.” —Job 21: 14-15 (NBLA)

“Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, solo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio. Entonces será revelado ese impío, a quien el Señor matará con el espíritu de Su boca, y destruirá con el resplandor de Su venida. La venida del impío será conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.” — 2 Tesalonicenses 2:7-12 (NBLA)

En nuestro siguiente artículo veremos más acerca de los dinosaurios mencionados en la Biblia, y veremos evidencias de que los dinosaurios no vivieron hace “millones de años”, como la evolución nos quiere hacer creer.

¡Que Dios los bendiga!


Continuar leyendo: ¿Había Dinosaurios en el Arca de Noé? (Parte 2)