Génesis 6:15-16 – Dios ordena la construcción del Arca (Parte 2)

En el artículo anterior vimos cómo el juicio y la redención de Dios es anunciada a Noé, a quien por su enorme fe, se le encomienda la colosal obra de construir el Arca que salvaría a los seres terrestres del Diluvio. Ahora continuaremos viendo las dimensiones del Arca y más detalles acerca de su construcción.

Ver. 15 — Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. (JBS)

La gente a menudo se burla del Arca de Noé, diciendo que no era lo suficientemente grande para que cupieran todos los animales. Y por otro lado, otros dicen que era demasiado grande y, por lo tanto, la madera de la que estaba hecha se rompería al no soportar el peso de la estructura y las grandes fuerzas para poder navegar. Pero el Arca era perfecta pese a las burlas que ha recibido, así que empecemos por definir que era un codo, la principal unidad de medida en el Antiguo Testamento.

“Ante todo, sepan esto: que en los últimos días vendrán burladores con su sarcasmo, siguiendo sus propias pasiones.” — 2 Pedro 3:3 (NBLA)

“Por tanto, no os burléis ahora, para que no se aprieten más vuestras ataduras; porque consumación y destrucción sobre toda la tierra he oído del Señor DIOS de los ejércitos.” — Isaías 28:22 (JBS)

“Trescientos codos la longitud del Arca”

El codo es la longitud medida desde el codo de una persona hasta la punta del dedo medio de la mano, es mencionado por primera vez en este versículo, y es la unidad de longitud utilizada en la Biblia. Por lo que la longitud de un codo variaba ya que cada nación tenía su propio estándar como lo vemos en la tabla. Y creemos que para la construcción del Arca, la longitud que se debió haber utilizado fue el codo de Noé, cuya longitud es desconocida. En las Escrituras encontramos que para grandes construcciones se utilizaba el codo largo o real, que agregaba al codo la distancia del ancho de 4 dedos o de la palma de la mano como vemos en la construcción del Templo de Dios en Jerusalén, en donde el rey Salomón utiliza el codo de la “medida antigua”, como referencia al codo largo hebreo (2 Crónicas 3:3). También en Ezequiel 43:13, se habla de un codo y un palmo, una clara referencia al codo real hebreo (Ezequiel 40:5). Así que el codo largo o real es la medida preferida por el SEÑOR. Por otro lado, Moisés fue educado con la realeza de Egipto, y pudiera expresar las dimensiones de este pasaje basado en el codo real egipcio, el cual es todavía más largo que el hebreo.

“Estas son las dimensiones que Salomón dio a los cimientos del Templo, en medida antigua: treinta metros de largo por diez de ancho.” — 2 Crónicas 3:3 (BLP)

“Estas son las medidas del altar en codos (cada codo real de un codo y un palmo menor): la base, un codo real (52.5 centímetros), el ancho, codo real; su reborde en la orilla por todo alrededor, un palmo (26 centímetros). Y esta será su altura.” — Ezequiel 43:13 (NBLA)

Tradicionalmente, en los comentarios se ha utilizado el codo común (45.7 cm) para calcular las dimensiones del Arca, que serían de: 137 m de largo, 22.9 m de ancho, y 13.7 m de alto. Pero si utilizamos el Codo Real Hebreo (51.8 cm), las dimensiones del Arca serían: 155.4 m de largo, 25.9 m de ancho, y 15.54 m de alto. Independientemente del codo que haya utilizado, el tamaño del Arca era gigantesco, al punto que no se construyeron barcos tan grandes, sino hasta finales de los 1800’s cuando los barcos se empezaron a construir de metal. Estas dimensiones son muy convincentes por 2 razones: 1) Las proporciones del Arca son tan estables que son las mismas que se utilizan incluso hoy en día para los barcos de carga; y 2) las dimensiones del Arca son lo más grande posible, con las que se puede hacer una embarcación con madera.

“La ley del Señor es perfecta, que restaura el alma; el testimonio del Señor es seguro, que hace sabio al sencillo.” — Salmos 19:7 (NBLA)

Un grupo de 9 investigadores coreanos hicieron un estudio en 1992, en el centro coreano de investigación de embarcaciones de clase mundial, KRISO (Korea Research Institute of Ships and Ocean Engineering), para investigar el comportamiento del Arca en 3 parámetros: Su comodidad en el mar, la resistencia del casco, y la estabilidad (resistencia a volcarse). Encontraron que el Arca tenía el mejor diseño, porque mantiene un balance en cada categoría lo que le permitía soportar olas de hasta 30 metros de altura, que es 2 veces la altura del Arca, además el estudio simuló olas viniendo de todos lados, algo que pudo ocurrir durante el Diluvio, con agua que cubría la superficie de la tierra. En un segundo estudio que hicieron en 1993, encontraron que el diseño del Arca les dio la mayor comodidad a sus tripulantes, aún con un mar embravecido.

“Perfecto es el camino de Dios; probada es la Palabra del SEÑOR. Él es escudo a todos los que en Él se refugian.” — Salmos 18:30 (RVA 2015)

Por otro lado, la leyenda babilónica del Diluvio descrita en la Epopeya de Gilgamesh, describe a un arca como un cubo, que cuando se evaluó mostró que era un diseño muy inestable, peligroso para los tripulantes, y fácil de que se volteara y hundiera, demostrando que el relato babilónico era una distorsión del relato original y científico de la Biblia. Por esta misma razón, el Arca de Noé no debió haber tenido una forma rectangular como se menciona en los comentarios, sino que debió haber contado con esquinas hidrodinámicas para disminuir la resistencia al impacto de las olas, también debió haber tenido alguna estructura para que el Arca se alineara a la dirección del viento para evitar que las olas golpearan a la embarcación por los lados, poniendo en peligro al Arca. Sin embargo, sabemos que al final, el SEÑOR es quién protegió al Arca y a sus ocupantes de todos los peligros que enfrentaron durante el Diluvio.

“El Señor es mi fuerza y mi escudo; en Él confía mi corazón, y soy socorrido; por tanto, mi corazón se regocija, y le daré gracias con mi cántico.” — Salmos 28:7 (NBLA)

“Las palabras de Dios son todas puras; Dios es el escudo de quienes en Él confían.” — Proverbios 30:5 (RVC)

Si utilizamos el codo real hebreo, podemos estimar que el Arca tenía una capacidad de desplazamiento de 62,500 toneladas, que equivalen al espacio de 520 vagones de tren de carga. El Arca podía llevar una carga de unas 38,000 toneladas, distribuida en 12,000m2 de los 3 pisos en su interior, que haría que el calado del Arca fuera de 7 metros, dándole un 50% de flotabilidad, que es la medida con la mayor estabilidad, porque la mitad del Arca estaba bajo el agua y la otra mitad estaba sobre el nivel del agua; aunado a que su relación de largo a ancho (6 a 1) es la más estable conocida, y se utiliza para el diseño de buques tanque y de transporte de mercancías modernos. Por lo que las dimensiones que nos dan las Escrituras hacen al Arca el bote salvavidas más estable que se pudiera construir, ideal para sobrevivir las condiciones catastróficas del Diluvio. El espacio en el Arca era más que suficiente para albergar a todos los animales y el alimento, como lo veremos con el favor de Dios, en los estudios del final de Génesis 6.

“Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en Él confiaré; mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.” — Salmos 18:2 (RVR 1960)

Ver. 16 — Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero. (JBS)

“Una ventana harás al arca”

La palabra que utiliza Moisés para ventana en este versículo es צֹהַר – tsohár, que significa “mediodía”, y solamente aquí se traduce como ventana en toda lo Biblia. Porque en Génesis 8:6 utiliza חַלּוֹן – jalón, que significa ventana, para referirse a esta misma estructura que Noé abre para poder enviar a explorar, tanto a la paloma como al cuervo. Por lo que tsohár nos está dando una descripción más allá de una ventana o un techo movible, y se está refiriendo a un sistema de iluminación y ventilación alrededor de la parte superior del Arca, y podría ser que se refiere a un techo abovedado que estuviera inclinado hacia ambos lados y que podía ser abierto como una ventana para permitir que la luz más intensa del mediodía entrara al Arca. Mientras que hay comentaristas que hasta llegan a sugerir que tsohár se refiere a un tragaluz que estaba hecho de vidrio, cristal o alguna sustancia traslúcida para que dejara pasar la luz, pero evitara el paso del agua porque aparte de la ventana, en Génesis 8:13, Noé quitó la cubierta.

“Después de cuarenta días, Noé abrió la ventana [jalón] del arca que él había hecho.” — Génesis 8:6 (NBLA)

“Y aconteció que en el año 601 de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, se secaron las aguas sobre la tierra. Entonces Noé quitó la cubierta del arca y vio que la superficie de la tierra estaba seca.” — Génesis 8:13 (NBLA)

Si vemos la raíz de tsohár, descubrimos que es la misma raíz que el de יִצְהָר – yitshár, que significa “aceite fresco”, el aceite provee luz cuando se utiliza en una lámpara, y sirve para ungir las cosas que son separadas para el SEÑOR. Por lo que Moisés nos está relacionando esta estructura llamada tsohár con la luz, viento y el aceite, que nos habla del Espíritu Santo, quien va a estar encargado de iluminar, proteger y ungir a los pasajeros del Arca que fueron seleccionados para poblar la tierra nuevamente. El Arca tenía una ventana que miraba hacia el Cielo que está arriba, y no hacia abajo a la tierra y a su juicio.

“A ti alcé mis ojos, a ti que habitas en los cielos.” — Salmos 123:1 (JBS)

Estando en el Arca, Noé no tenía control sobre el juicio del Diluvio. Pero tenía si tenía control sobre la ventana y lámparas de aceite para iluminar cualquier parte del Arca. Lo que nos enseña que nosotros también podemos controlar cuánta iluminación y Entendimiento de la Palabra de Dios permitimos en nuestras vidas, cuando estamos rodeados del caos y oscuridad del mundo (Salmo 119:105). Usted puede decidir permanecer en la oscuridad, o puede obtener la intensa luz del mediodía y el Conocimiento al abrir la ventana (tsohár) de la Palabra, que le permitirá inundar su alma, renovar sus pensamientos, y caminar en luz.

“Tu Palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino.” — Salmos 119:105 (NTV)

“Y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba”

Como no se sabe con exactitud qué forma tenía la tsohár, hay diferentes diseños propuestos, porque si la medida de un codo se aplica a la ventana, se entendería como que ésta era un espacio de un codo de alto (51.8 cm) extendido alrededor del Arca, e interrumpido solo por los postes de soporte del techo. Si se aplica al “techo”, éste estaría construido de manera que sobresaliera un codo de las paredes, como una forma de protección a lo largo de los costados de la embarcación. También se tiene la propuesta de una ventana que estuviera a 1 codo de elevación arriba del techo del tercer nivel y que el techo de la ventana pudiera levantarse o abrirse por secciones a lo largo del Arca para permitir la luz de mediodía para que iluminara el interior y se ventilara al mismo tiempo.

“La puerta del arca a su lado”

El Arca solo tenía una sola entrada, no había una puerta trasera, o ninguna otra puerta de emergencia, Noé y los animales entraron por esta única puerta utilizando una rampa (Génesis 7:16), porque nosotros creemos que la puerta debió estar en la parte superior, arriba de la línea del agua para evitar que el agua se pudiera meter por la puerta. Como ya vimos el Arca es un símbolo de Cristo desde la madera gofér y la brea que nos hablan de la expiación que hace Jesús de nuestros pecados. En Él somos elevados por encima de las aguas del juicio del Diluvio. La puerta es de suma importancia porque simboliza o apunta a nuestro Señor Jesucristo, porque Él dijo ser la puerta de la salvación en la metáfora del Buen Pastor (Juan 10:1-9).

“Yo Soy la puerta; si alguno entra por Mí, será salvo; y entrará y saldrá y hallará pasto.” — Juan 10:9 (NBLA)

Recordemos además que Dios mismo es quien cerró la puerta luego de que Noé y su familia se subieron al Arca. El SEÑOR nos da muchas oportunidades para regresar a Él, sin embargo, hay un tiempo límite (Isaías 55:6) después del cual se cierra la oportunidad, como la parábola de las Diez Vírgenes, ya que a cinco vírgenes insensatas, quienes no tenían aceite para sus lámparas, se les cerró la puerta y se quedaron afuera (Mateo 25).

“Los que entraron, macho y hembra de toda carne, entraron como Dios se lo había mandado. Después el Señor cerró la puerta detrás de Noé.” Génesis 7:16 (NBLA)

[Jesús dice]”Mientras ellas iban a comprar, vino el novio, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerró la puerta. Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: “Señor, señor, ábrenos”. Pero él respondió: “En verdad les digo que no las conozco”. Velen, pues no saben ni el día ni la hora.” — Mateo 25:10-13 (NBLA)

Las Escrituras hacen énfasis en que solo había una puerta en el Arca. Porqué simplemente no podemos decir que hay muchas formas de entablar una relación con Dios, o de entrar en Su reino. Jesús dijo: “Nadie viene al Padre sino por Mí” (Juan 14: 6). Si Dios tuviera 5 formas de entrar a la salvación, Satanás volvería con 500 formas falsas. Para evitar esto, Dios nos dice: “No quiero que nadie elija la puerta equivocada. Voy a hacerlo muy simple. Solo hay una forma” y es a través de Jesucristo.

[Jesús dice] “«Esfuércense por entrar por la puerta estrecha, porque les digo que muchos tratarán de entrar y no podrán. Después que el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, y ustedes, estando fuera, comiencen a llamar a la puerta, diciendo: “Señor, ábrenos”. Él respondiendo, les dirá: “No sé de dónde son”.” — Lucas 13:24-25 (NBLA)

“Le harás piso bajo, segundo y tercero”

La Biblia no nos revela la distribución dentro del Arca, pero se ha propuesto que los animales pudieron ser organizados por géneros, se piensa que en el nivel superior estuvieran los aposentos de Noé y su familia, y pudieron compartir este piso con las aves, en el segundo piso pudieron estar los mamíferos y en el piso inferior los reptiles y los anfibios. Esto basado en la cantidad de luz y los requerimientos de temperatura de cada animal. Porque una solución para la ventilación dentro del Arca al tener movimiento de aire fresco, es gracias a los desechos de los animales que se pudieron almacenar en compartimentos de composta con un poco de cal en los extremos más lejanos del Arca, dado que la descomposición de la composta produce una gran cantidad de calor que ayuda a ventilar todos los gases tóxicos de estos desechos, y al mismo tiempo permite el movimiento de aire fresco que circule a través del Arca. Cuando se hizo un estudio térmico de esta teoría se encontró que el nivel superior tendría una temperatura de 26oC, el nivel medio de 29oC, y el nivel inferior de 32oC que son las temperaturas ideales para los animales en cada nivel. Además de que, por el diseño del Arca, el tirar los desechos era muy difícil a través del tsohár en el techo, y se corría el riesgo de que parte de estos desechos terminaran en partes del techo, contaminando el Arca al causar problemas sanitarios, y que esto también impediría que se pudiera colectar agua de lluvia del techo. Otro punto a considerar es que si los desechos si se lograran tirar por la borda, el balance del peso dentro del Arca cambiaria haciéndola inestable.

creyentePodemos hacer una analogía de estos 3 niveles en el Arca con los 3 segmentos del cuerpo de Cristo que identifica el apóstol Juan en 1 Juan 2:13-14, que nos habla de: 1) “niños pequeños” que conocen al Padre; 2) “jóvenes” porque son fuertes, la Palabra de Dios permanece en ustedes, y han vencido al maligno; y 3) “padres” porque conocen a Aquel que ha sido desde el principio, teniendo una relación íntima y profunda con Dios. Juan nos habla de que hay 3 niveles de madurez espiritual, pero todos a bordo navegan hacia el cielo.

Si Dios quiere en nuestro próximo estudio veremos cómo Dios le revela finalmente a Noé el juicio del Diluvio, y la promesa que le hace con la cual podemos calcular el tiempo que tardó en hacer el Arca. En todos estos estudios, podemos dar rienda suelta a nuestra imaginación para tratar de comprender las diferentes formas en las que el Arca funcionó, y cómo fue posible que Noé y su familia pudieron llevar a cabo esta encomienda, pero lo más importante es que nos mantengamos apegados a las Escrituras y que demos gracias a la fe y al asombroso trabajo que Noé, nuestro antepasado, realizó.

“Así lo hizo Noé; conforme a todo lo que Dios le había mandado, así lo hizo.” — Génesis 6:22 (NBLA)

¡Que Dios los bendiga!

Fotografía de la portada es cortesía del “Ark Encounter”.


Continuar leyendo: Génesis 6:17-18 – Dios revela el juicio del Diluvio y Su Pacto

Ir a: Génesis 6:1 – La Población Antediluviana