Archivo de la etiqueta: salvación

Los 7 Espíritus del Señor: Sabiduría (Parte 1)

En el artículo anterior vimos como el ministerio del Espíritu Santo se manifiesta a través de los 7 Espíritus del Señor. Ahora veremos cómo el Espíritu Santo se manifiesta como el Espíritu de Sabiduría. También, lo invitamos a que lea nuestro artículo ¿Cómo puedo identificar al Espíritu Santo en la Creación?, en donde vimos que la Sabiduría es el Arquitecto que estaba junto a Jesucristo durante la Creación (Proverbios 8:27-30).

¿Qué es y para qué nos sirve tener Sabiduría?

Para apreciar la labor del Espíritu de Sabiduría, primero debemos de entender qué es la Sabiduría. Y no me estoy refiriendo a la definición secular que encontramos en los diccionarios, porque es limitada e inadecuada. Por ejemplo, la definición de sabiduría en el diccionario de la Lengua Española es: “Grado más alto del conocimiento. Conducta prudente en la vida o en los negocios. Conocimiento profundo en las ciencias, letras o artes.” Pero estas definiciones al igual que el decir que sabiduría es habilidad para aplicar el conocimiento, son empleadas por quienes no entienden que es la real Sabiduría.

Para realmente describir qué es la Sabiduría, tenemos que entender que es un regalo que solamente proviene del Espíritu Santo, nosotros no lo podemos desarrollar por nosotros mismos. Es una revelación divina para los planes y propósitos que Dios tiene para nuestras vidas, y que nos permite saber cómo actuar. El Espíritu de Sabiduría nos permite percibir lo que otros no pueden ver, nos permite juzgar lo que otros no pueden ni siquiera resolver.

Que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de Su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo.” — Efesios 1:8-9 (RVR1960)

El Espíritu de Sabiduría tiene el poder sobre nosotros para que: digamos lo que debemos de decir, en qué momento y a quién, y cuándo es mejor guardar silencio (Job 13:5); hagamos lo que necesitemos hacer, y nos indica la mejor forma para hacerlo; vayamos a donde tengamos que ir y nos guía en el camino correcto; además nos recuerda cosas, y nos proporciona ideas o pensamientos que nos son de utilidad en ese momento. El Espíritu de Sabiduría no es pasivo, se manifiesta en nuestras vidas por Su acción al impulsarnos, movernos, motivarnos, darnos buenas y útiles ideas, así como ayudarnos a utilizar la información y los recursos que ya tenemos, especialmente para tomar decisiones. Nos enseña qué hacer con todo lo que sabemos para cumplir el propósito de Dios en cada momento, así actuamos “sabiamente” (Proverbios 3:13-35).

Bienaventurado el hombre que halla Sabiduría y el hombre que adquiere Entendimiento. Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus utilidades mejor que el oro fino. Es más preciosa que las joyas, y nada de lo que deseas se compara con ella. Larga vida hay en Su mano derecha, en Su mano izquierda, riquezas y honra.” — Proverbios 3:13-16 (NBLH)

El Espíritu de Sabiduría nos da la habilidad de aplicar verdades espirituales (contenidas en la Palabra de Dios) para las decisiones que tomamos en nuestras vidas diarias. Es como si el regalo de Sabiduría fueran unos lentes que nos permitieran filtrar todo a nuestro alrededor para verlo de forma bíblica, y que podamos decidir, juzgar y actuar de una manera aceptable para Jesús.

Lo principal es la Sabiduría; adquiere Sabiduría, y con todo lo que obtengas adquiere inteligencia [entendimiento].” — Proverbios 4:7 (NBLH)

El Espíritu de Sabiduría nos ayuda a encontrar soluciones a problemas, de formas sobrenaturales que ni nos imaginamos, incluso cuando dábamos el caso por perdido. Por eso siempre que usted necesite ayuda, el Señor nos dice que le llamemos a Él:

“Clama a Mí, y Yo te responderé; te daré a conocer cosas grandes y maravillosas que tú no conoces.” — Jeremías 33:3 (RVC)

El Espíritu de Sabiduría nos guía para tomar las decisiones y juicios correctos a través de los caminos de la vida (Salmos 143:10), y evita que nos salgamos del buen camino (Isaías 30:21; Proverbios 2:13; Proverbios 4:26-27); también el Espíritu Santo nos alerta para que evitemos a las personas que serían una mala influencia en nuestras vidas (2 Timoteo 3:2-9; Salmos 26:5; 2 Corintios 6:14-17); nos ayuda para que evitemos el pecado (Mateo 5:28; 1 Juan 2:16); nos enseña y recuerda lo que dice el Señor (Juan 14:26); y nos enseña todo lo que necesitamos saber (1 Juan 2:27). Además nos guía al realizar diferentes labores, por ejemplo, en el caso del apóstol Pablo, a quien el Espíritu Santo no le permitió evangelizar en Asia Menor porque no era el momento adecuado para hacerlo (Hechos 6:6-10).

“Al sabio de corazón se le llama inteligente [prudente]; los labios convincentes [dulces] promueven el saber.” — Proverbios 16:21 (NVI)

El Espíritu de Sabiduría también nos da las palabras exactas que debemos decir (Malaquías 2:6; Lucas 12:11-12), y también nos indica que palabras no debemos decir (Proverbios 4:24; Santiago 3:5-10); nos enfatiza qué es lo que debemos escuchar (Mateo 7:24); y hasta nos explica cómo comportarnos en diferentes situaciones (Mateo 5:42; Deuteronomio 16:19).

Cuando andes, te guiarán; cuando duermas, velarán por ti; al despertarte, hablarán contigo. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza luz, y camino de vida las reprensiones de la instrucción” — Proverbios 6:22-23 (NBLH)

Pienso que es el Espíritu de Sabiduría quien nos ayuda a obedecer a nuestro Señor, para que recibamos las bendiciones que nos prometió en Deuteronomio 28:

“Bendito serás en la ciudad, y bendito en el campo… Bendito serás al entrar, y bendito al salir… El SEÑOR mandará bendición a tus graneros y a todo lo que emprenda tu mano…” — Deuteronomio 28:3-8a (RVC 2015)

Tenemos un Padre Celestial quien amorosamente nos da estas soluciones si tan solo se las pedimos. Haga un hábito de comenzar cada día pidiéndole a Dios que le de Sabiduría en sus palabras y en sus acciones.

Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” — Santiago 1:5 (NBLH)

“Cuando la Sabiduría entre en tu corazón, y te deleites con el conocimiento, la discreción te protegerá y la inteligencia [Entendimiento] cuidará de ti.” — Proverbios 2:10-11 (RVC)

Y como si la gracia de Dios no fuera suficiente, el Espíritu de Sabiduría además nos extiende la vida:

Pues por Mí [Sabiduría] se multiplicarán tus días, y años de vida te serán añadidos.” — Proverbios 9:11 (NBLH)

Por otro lado, cuando alguien rechaza al Espíritu de Sabiduría, esa persona está sola y solo se puede valer por sus propios medios, va a batallar para que se le ocurran cosas o para tener ideas, y por lo general, tendrá una tendencia a tener pensamientos equivocados, decir palabras inapropiadas o inútiles, hacer cosas erróneas o poco provechosas, sin pensar, tomará decisiones de forma apresurada, y sentirá que “las cosas le salen mal” y posiblemente adjudicará sus problemas a tener “mala suerte”. Todo esto lo llevará a cometer pecados, transgresiones, e iniquidad, que desagradan a Dios. Por esta razón, es primordial que usted ponga al Espíritu de Sabiduría al volante de su vida.

“El que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con Sabiduría será librado.” — Proverbios 28:26 (NBLH)

Pero si en su corazón ustedes tienen amargos celos y contiendas, no se jacten ni mientan contra la verdad. Esta no es la sabiduría que desciende de lo alto sino que es terrenal, animal y diabólica. Porque donde hay celos y contiendas, allí hay desorden [confusión] y toda práctica perversa.” — Santiago 3:14-16 (RVA-2015)

Diferentes manifestaciones del Espíritu de Sabiduría en la Biblia

Las Escrituras nos dicen que el Espíritu de Sabiduría le fue enviado a ciertas personas de la comunidad para que realizaran ciertas tareas específicas, por ejemplo, las vestiduras de Aarón, el Sumo Sacerdote, con esta Sabiduría sobrenatural, las personas pudieron trabajar las telas, hacer el corte y la confección de trajes de los sacerdotes de acuerdo a lo que Dios le especificó a Moisés.

[Dice el Señor]”Y tú hablarás a todos los sabios de corazón, a quienes Yo he llenado de Espíritu de Sabiduría, para que hagan las vestiduras de Aarón, para consagrarle para que sea Mi sacerdote.” — Éxodo 28:3 (RVR1960)

Adicionalmente, para la construcción del Tabernáculo, todos sus muebles, y accesorios, el Señor envió a Bezalel y a Aholiab los Espíritus de Sabiduría y Entendimiento para que pudieran llevar a cabo esta obra para hacer el Tabernáculo con habilidades de artesanos más allá del entendimiento humano.

“Bezalel, Aholiab y toda persona hábil en quien el Señor ha puesto Sabiduría e Inteligencia [Entendimiento] para saber hacer toda la obra de construcción del santuario, harán todo conforme a lo que el Señor ha ordenado.” — Éxodo 36:1 (NBLH)

“El SEÑOR habló a Moisés diciendo: “Mira, Yo he llamado por nombre a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la tribu de Judá, y lo he llenado del Espíritu de Dios, con Sabiduría, Entendimiento, Conocimiento y toda habilidad de artesano, para hacer diseños artísticos y para trabajar en oro, plata y bronce; en el tallado de piedras para engastar, en el tallado de madera y para realizar toda clase de labor.” — Éxodo 31:1-5 (RVA-2015)

Cuarenta años después, el Espíritu de Sabiduría fue dado a Josué, quien bajo la dirección del Señor lidereó al pueblo de Israel hacia la Tierra Prometida y a conquistar a sus habitantes, Josué fue un líder militar y gobernante, necesitó Sabiduría para poder dirigir al pueblo de Israel, y Dios se la dio:

“Y Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de Sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los Israelitas le escucharon e hicieron tal como el Señor había mandado a Moisés.” — Deuteronomio 34:9 (NBLH)

Como se habrá dado cuenta, la Biblia nos dice que el Espíritu de Sabiduría también trabaja en conjunto con los Espíritus de Conocimiento, Entendimiento y Prudencia (todos ellos son parte del Espíritu Santo). Para actuar con Sabiduría, primero necesitamos tener Conocimiento, el cual nos proporciona información: Es como una base de datos, la cual podemos consultar. Mientras que el Espíritu de Entendimiento nos ayuda a entender y relacionar el significado de la información que recibimos. Y Prudencia, nos guía para actuar de forma correcta en el momento oportuno. Los Espíritus de Conocimiento y de Entendimiento los veremos más adelante con mayor detalle, con el favor de Dios.

Yo, la Sabiduría, habito con la Prudencia, y hallo el Conocimiento en los consejos [invenciones ingeniosas].” — Proverbios 8:12 (RVG 2010)

Las Escrituras están llenas de ejemplos en donde Dios envió a diferentes personas el Espíritu de Sabiduría para que llevaran a cabo tareas específicas para Sus propósitos. De la misma forma, el Señor sigue trabajando en su vida, Él lo ha estado capacitando y le ha dado entrenamiento a lo largo de su vida para que usted pueda llevar a cabo todas las tareas que el Señor tenía provisto que usted realizara para Sus propósitos. Y cada vez que el Señor le dé una misión Él le dará todo lo que necesite para que la pueda llevar a cabo. Recordemos que nuestro Dios cuidó a Su pueblo durante 40 años en el desierto, y que no les faltó nada.

Pues el Señor tu Dios te ha bendecido en todo lo que has hecho; Él ha conocido tu peregrinar a través de este inmenso desierto. Por cuarenta años el Señor tu Dios ha estado contigo; nada te ha faltado.” — Deuteronomio 2:7 (NBLH)

Así que, depende de nosotros enlistarnos para nuevas misiones para avanzar el reino de Dios, no debemos de quedarnos estancados sin servir al Señor, eso solo nos perjudica y beneficia al adversario quien trabaja sin parar 24×7 (Apocalipsis 12:10).

Por otro lado, cuando el Espíritu de Sabiduría no está sobre las personas, buscan una alternativa, pero el Señor nos advierte en contra de la “sabiduría” del mundo, porque está controlada por Satanás, quien solamente copia las cosas que hace Dios, y ocasionalmente “da regalos” a sus seguidores, de forma que si alguien es muy hábil escribiendo y cantando canciones de rock pesado, o escribiendo novelas de terror, nos podemos dar cuenta de que esto ciertamente no proviene de Dios, ni tampoco el diseño de armas más letales, fomentar el aborto, crear nuevas drogas para enriquecerse, planear ataques terroristas y guerras, etc., como lo vimos en los artículos acerca del discernimiento espiritual.

“No te afanes por hacerte rico; sé prudente y desiste.” — Proverbios 23:4 (RVA-2015)

Jesús es Sabiduría

El Espíritu de Sabiduría es uno de los 7 Espíritus del Señor, y por la unión muy especial que hay entre Dios Padre, Su Hijo Jesucristo, y el Espíritu Santo, que son Uno Mismo. Así también podemos deducir que Jesús es también Sabiduría. De hecho, Él es la personificación de toda Sabiduría y Conocimiento.

“Pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios y la Sabiduría de Dios.” — 1 Corintios 1:24 (RVA-2015)

“Pero por obra Suya están ustedes en Cristo Jesús, el cual se hizo para nosotros Sabiduría de Dios, y justificación, santificación y redención”— 1 Corintios 1:30 (NBLH)

Cuando volvemos a nacer, recibimos a Jesús en nuestro corazón (alma) y Él se convierte en nuestro Señor y Salvador. Y durante nuestra santificación, cuando le pedimos que Él controle nuestro corazón y mente, todas nuestras decisiones, pensamientos y emociones, es en ese momento, cuando el Espíritu de Sabiduría empieza a funcionar en nuestras vidas. Entonces Jesús dirige nuestros pensamientos, y Su pensamiento es el pensamiento del Rey de reyes, nada se le compara. Quien encuentra a la Sabiduría de Jesucristo encuentra a la Vida:

[Dice Sabiduría] “Porque el que me halla, halla la vida y alcanza el favor del Señor. Pero el que peca contra Mí, a sí mismo se daña; Todos los que me odian, aman la muerte.” — Proverbios 8:35-36 (NBLH)

“Espero que con esto sean alentados sus corazones, y unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo (el Mesías), en quien están escondidos todos los tesoros de la Sabiduría y del Conocimiento.” — Colosenses 2:2-3 (NBLH)

Jesús dijo ser el Camino, la Verdad y la Vida (Juan 14:6), quien encuentra a Jesús encuentra la Sabiduría y la Vida, tanto física como espiritual.

Que la Palabra de Cristo habite en abundancia en ustedes, con toda Sabiduría enseñándose y amonestándose unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios con acción de gracias en sus corazones.” — Colosenses 3:16 (NBLH)

Y sabemos que Jesús es quien nos entregará las coronas que hayamos adquirido para Él (Santiago 1:12; Apocalipsis 2:10). Así que resulta curioso que el rey Salomón llamó “Sabiduría” a la persona que nos otorga las coronas, por lo que podemos deducir que se trata de Jesucristo:

“¡Adquiere Sabiduría! ¡Adquiere Entendimiento! No te olvides ni te apartes de los dichos de mi boca. No la abandones y ella te guardará; ámala y te preservará. ¡Sabiduría ante todo!¡Adquiere Sabiduría! Y antes que toda posesión, adquiere Entendimiento. Apréciala y ella te levantará; y cuando la hayas abrazado, te honrará. Diadema de gracia dará a tu cabeza; corona de hermosura [gloria] te otorgará.” — Proverbios 4:5-9 (RVA-2015)

Para concluir esta primera parte, me gustaría recordarle que toda la Sabiduría la encontramos únicamente en Dios, ¿quiere ser sabio? Acérquese al Señor y cumpla Sus Mandamientos.

Si la buscas [a la Sabiduría] como a la plata, y la procuras como a tesoros escondidos, entonces entenderás el Temor del Señor y descubrirás el Conocimiento de Dios. Porque el Señor da Sabiduría, de Su boca vienen el Conocimiento y la Inteligencia [Entendimiento]“. — Proverbios 2:4-6 (NBLH)

En el siguiente artículo, hablaremos acerca del contraste entre Sabiduría e “Insensatez”, también hablaremos acerca de la sabiduría del rey Salomón y de su estilo de vida contrastando el libro de Proverbios con el de Eclesiastés.

Que Dios los bendiga.


Continuar leyendo: ¿Qué son los 7 Espíritus del Señor? El Espíritu de Sabiduría (Parte 2)

Ir a: ¿Qué son los 7 Espíritus del Señor?



¿Qué son los 7 Espíritus del Señor?

En el artículo anterior hablamos acerca de la labor del Espíritu Santo en la Creación, y presentamos una introducción acerca del Espíritu de Dios y que son Sus 7 Espíritus. En este artículo primero hablaremos un poco más acerca de la Persona del Espíritu Santo y de Su ministerio, cómo es que el Espíritu Santo produce una transformación en nuestras vidas, y posteriormente veremos ejemplos en las Escrituras que nos hablan acerca de los 7 Espíritus del Señor. Seguir leyendo ¿Qué son los 7 Espíritus del Señor?

¿Por qué necesitamos a un Salvador?

La naturaleza pecaminosa de la Humanidad

Después de que Dios colocó a Adán en el Jardín del Edén, le advirtió “«Puedes comer libremente del fruto de cualquier árbol del huerto, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Si comes de su fruto, sin duda morirás».” (Génesis 2: 16-17). Dios le dio a Adán sólo una simple prohibición, sin embargo, la consecuencia de la desobediencia de dicha prohibición era grave. Y como sabemos Adán y Eva pecaron, causando lo que se conoce como la caída del hombre. Desde ese momento toda la humanidad ha heredado la naturaleza pecaminosa; una tendencia a rebelarnos en contra Dios (el pecado original). Esto lo puede ver porque no sólo Adán pecó; al examinar nuestras acciones a lo largo de nuestras vidas, se dará cuenta que independientemente del pecado original, cada uno de nosotros en diferentes ocasiones hemos caído en la tentación y cometido pecado por voluntad propia. Sin excepción, todos somos pecadores.

Seguir leyendo ¿Por qué necesitamos a un Salvador?