Los 7 Espíritus del Señor: Poder (Parte 1)

En nuestro artículo anterior vimos al Espíritu de Consejo, que es el estratega que necesitamos en nuestras vidas para vivir una vida santa, aún en los tiempos difíciles, ahora veremos algunos aspectos del Espíritu de Poder, ya que, humanamente, nos es imposible ver todos los diferentes ministerios que tiene, en las Escrituras se presenta como: autoridad y gobierno; poderío militar; fuerza, fortalecimiento y ayuda; valentía, vigor. También entendemos que los hechos realizados por Dios, como la Creación, los milagros (o trabajos maravillosos) que realizó Jesucristo durante Su ministerio aquí en la tierra como el curar enfermos, y la salvación, han sido realizados mediante Su Espíritu de Poder. Cuando estudiamos la Biblia, vemos que todo el Poder le pertenece a nuestro Dios (Salmos 62:11), y todo el poder procede de Él, por lo que los invitamos a ver a continuación más a detalle cada uno de estos aspectos de Su Espíritu de Poder.

“La gloria de Tu reino dirán, y hablarán de Tu poder, para dar a conocer a los hijos de los hombres Tus hechos poderosos y la gloria de la majestad de Tu reino.” — Salmos 145:11-12 (NBLA)

Tuyos son, oh SEÑOR, la grandeza, el poder, la gloria, el esplendor y la majestad; porque tuyas son todas las cosas que están en los cielos y en la tierra. Tuyo es el reino, oh SEÑOR, y tú te enalteces como cabeza sobre todo.” — 1 Crónicas 29:11 (RVA-2015)

En Isaías 11:2 (donde encontramos mención de los 7 Espíritus del Señor), la palabra hebrea para referirse al Espíritu de Poder es גְּבוּרָה – geburá, cuyo significado se refiere especialmente al poder real (de realeza), y es adjudicado a Dios. También se asocia con la fuerza y vitalidad de un guerrero exitoso. Los salmos utilizan la misma palabra cuando nos hablan acerca de los actos poderosos de Dios (Salmos 106:8, 145:4, 145:11-12):

“Y reposará sobre Él el Espíritu del Señor, Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo y de poder [geburá], Espíritu de conocimiento y de temor del Señor.” — Isaías 11:2 (NBLA)

“Diciendo: «¡Amén! La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén».” — Apocalipsis 7:12 (NBLA)

En la Biblia podemos ver que el Espíritu de Poder de Dios se manifiesta de principio a fin, porque el SEÑOR es omnipotente, y en el lenguaje hebreo, enfatiza los conceptos como poder, autoridad y fuerza, al utilizar una gran variedad de palabras (más de 40 diferentes) para describir esta característica de nuestro Creador de forma muy específica, por lo que en este artículo solo nos limitaremos a mencionar algunas de ellas. Si desea estudiar más a profundidad estos términos, y sus diferencias, hay dos importantes recursos en inglés que le recomiendo, uno es un sitio web llamado Blue Letter Bible, el otro es un libro llamado Theological Wordbook of the Old Testament de Harris, Archer y Waltke , lamentablemente no he encontrado este tipo de recursos en español. Para términos griegos del Nuevo Testamento en español, le puedo recomendar para sus libros de referencia, un libro llamado Compendio del Diccionario Teológico del Nuevo Testamento de Gerhard Kittel. Al estudiar estas palabras, y ver el contexto de cómo son utilizadas en las Escrituras, uno puede encontrar conexiones y mayor entendimiento del tema.

Para comprender mejor al Espíritu de Poder, necesitamos ver diferentes aspectos que tiene, tales como: poder (y gobierno), autoridad, fuerza, durabilidad, fuerza militar, valentía, vigor y ayuda. También les permite hacer milagros (o trabajos maravillosos) a los servidores del SEÑOR, a quienes les concede este regalo, como por ejemplo curar enfermos (veremos ejemplos de esto). Si tomamos un diccionario y buscamos la definición de qué es poder, podemos ver una definición secular como: El poder es una capacidad para actuar, para lograr satisfactoriamente lo que uno se propone. Pero como hemos visto, todas estas definiciones del hombre están incompletas, porque para empezar, el poder es una persona, el Espíritu de Poder de Dios, y todo el poder proviene de Él, así que el poder es algo divino y sobrenatural. El apóstol Pablo nos corrobora que Cristo es el poder de Dios (1 Corintios 1:24), y Él es el único que nos puede fortalecer (Filipenses 4:13). Jesús nos dijo que sin Él no podíamos hacer nada (Juan 15:5).

“Yo Soy la vid, ustedes las ramas. El que permanece en Mí y Yo en él, este lleva mucho fruto. Pero separados de Mí nada pueden hacer.” — Juan 15:5 (RVA-2015)

“¡Todo lo puedo en Cristo que me fortalece!” — Filipenses 4:13 (RVA-2015)

El poder no solo está en la persona del Espíritu Santo y en Jesús, sino que también en Dios Padre (quien es mayor que todos, Juan 10:29, 14:28), como lo declara Jesús en Mateo 26:64, donde nos confirma que el Espíritu de Poder también habita en el Padre, incluso se refiere a Él como “Poder”, y a su vez, sabemos que quien ha visto a Cristo ha visto al Padre (Juan 14:9), y que tanto Dios Padre como Su Hijo son Uno (Juan 10:30, 17:21).

“Jesús le contestó: «Tú mismo lo has dicho; sin embargo, a ustedes les digo que desde ahora verán al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder, y viniendo sobre las nubes del cielo».” — Mateo 26:64 (NBLA)

Así que, de todas las manifestaciones del poder divino que veremos en esta serie de artículos, la que en estos momentos nos debe interesar más, es que seamos merecedores de recibir el poder del milagro de la salvación de nuestros pecados que nos brinda el Espíritu de Poder. Este maravilloso poder se nos revela cuando ponemos nuestra fe en Jesucristo.

“Porque no me avergüenzo del Evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree, del judío primeramente y también del griego.” — Romanos 1:16 (NBLA)

“Mediante la fe ustedes son protegidos por el poder de Dios, para la salvación que está preparada para ser revelada en el último tiempo.” — 1 Pedro 1:5 (NBLA)

Jesucristo es el Poder de Dios

Los 7 Espíritus del Señor reposan sobre el Mesías (Isaías 11:2), a quien le ha sido dada toda la autoridad en el Cielo y en la tierra (Mateo 28:18, 11:27; Juan 13:3), el gobierno está sobre Sus hombros (Isaías 9:6), Su cetro de poder (el símbolo de autoridad y del poder del Rey) es extendido para gobernar (Salmos 110:2). El Creador (Juan 1:1-3; Colosenses 1:16) tiene autoridad y poder sobre toda Su Creación, para mayor referencia puede ver ¿Cómo puedo identificar a Jesucristo como el Creador?

“Acercándose Jesús, les dijo: «Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.” — Mateo 28:18 (NBLA)

“Pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios.” — 1 Corintios 1:24 (RVA 2015)

“Con Dios están la Sabiduría y el Poder [geburá]; Suyo son el Consejo y el Entendimiento.” — Job 12:13 (RVA 2015)

Otra manifestación del Espíritu de Poder que posee Jesucristo es el poder para perdonar pecados, como nos lo mostró en Marcos 2:10 y Lucas 5:24, demostrándonos que Él es Dios omnipotente.

[Dice Jesús] “Pues para que sepan que el Hijo del Hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados», entonces dijo al paralítico: «Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa».” — Mateo 9:6 (NBLA)

En el Nuevo Testamento encontramos la palabra griega δύναμις – dúnamis que se traduce como poder, de esta raíz se derivan las palabras dinamita, dínamo y dinámico de nuestro lenguaje actual. Significa poder, ser capaz, el adjetivo neutro significa “lo que es posible o factible”, significa capacidad, luego posibilidad, luego poder tanto físico como intelectual o espiritual. Dar poder, hacer fuerte, fortalecer.

“Me refiero a Jesús de Nazaret, y a cómo Dios le ungió con el Espíritu Santo y con poder [dúnamis]. Él anduvo haciendo el bien y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con Él.” — Hechos 10:38 (RVA-2015)

Las Escrituras nos indican que fue el Espíritu de Poder quien fortaleció a Jesús, desde que empezó Su ministerio, primero para resistir las tentaciones del diablo y para que pudiera resistir el ayuno de 40 días en el desierto (Lucas 4:1-13); para que predicara el Evangelio y realizara poderosos milagros (Lucas 4:18-19), inclusive hasta el resucitar a Lázaro (Juan 11:43).

“Entonces Jesús regresó a Galilea lleno del poder [dúnamis] del Espíritu Santo. Las noticias acerca de él corrieron rápidamente por toda la región.” — Lucas 4:14 (NTV)

«El Espíritu del Señor está sobre Mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos; para proclamar el año favorable del Señor».” — Lucas 4:18-19 (NBLA)

“Habiendo dicho esto, gritó con fuerte voz: «¡Lázaro, sal fuera!».” — Juan 11:43 (NBLA)

El Espíritu de Poder de Dios también se ha manifestado cuando Jesucristo realizó Sus milagros al sanar enfermos.

“Y un día que Él estaba enseñando, estaban allí sentados algunos fariseos y maestros de la ley que habían venido de todas las aldeas de Galilea y Judea, y de Jerusalén; y el poder [dúnamis] del Señor estaba con Él para sanar.” — Lucas 5:17 (NBLA)

“Y toda la multitud procuraba tocar a Jesús, porque de Él salía un poder [dúnamis] que a todos sanaba.” — Lucas 6:19 (NBLA)

“Pero Jesús dijo: «Alguien me tocó, porque me di cuenta de que había salido poder [dúnamis] de Mí».” — Lucas 8:46 (NBLA)

Pablo nos dice que es el Espíritu de Poder quien transformará nuestros cuerpos mortales a inmortales y glorificados, con ellos, podremos soportar el poder de la presencia de Jesucristo durante Su Segunda Venida.

Él transformará nuestro cuerpo de humillación para que tenga la misma forma de su cuerpo de gloria, según la operación de su poder, para sujetar también a sí mismo todas las cosas.” — Filipenses 3:21 (RVA-2015)

“Porque fue crucificado en debilidad, pero vive por el poder de Dios. Pues nosotros también somos débiles en Él, pero viviremos con Él por el poder de Dios para con ustedes.” — 2 Corintios 13:4 (RVA-2015)

Dios es Poderoso – “El Gibór”

En nuestro estudio anterior, vemos que en Isaías 9:6 se nos habla de la profecía del niño que será el Mesías, y también que será el Hijo de Dios, para referirse a Jesucristo, quien posee al Espíritu de Consejo y de Poder porque es llamado “Consejero Maravilloso” y “Dios Poderoso”, del hebreo: אֵל גִּבּוֹר – El Gibór. Aunque en algunas traducciones dicen Dios Fuerte (RVA 2015, RVC, RVA, NVI), Dios invencible (DHH). Para su mayor referencia también puede ver nuestra serie de estudios ¿Cómo puedo identificar a Jesucristo como el Mesías?

“Pues nos ha nacido un Niño, un Hijo se nos ha dado; el gobierno descansará sobre Sus hombros, y será llamado: Consejero Maravilloso, Dios Poderoso [El Gibór], Padre Eterno, Príncipe de Paz.” — Isaías 9:6 (NTV)

“Un remanente volverá; un remanente de Jacob volverá al Dios poderoso [El Gibór].” — Isaías 10:21 (NBLA)

Gibór comparte la misma raíz hebrea que geburá y su plural es giborím que significa “grandes hombres de valor, fuerza, riqueza o poder” como lo vimos en Génesis 6:2 Los Hijos De Dios — ¿Hombres O Ángeles? Otra interesante palabra con la misma raíz es la palabra גֶּבֶר – géber, que aunque es traducida simplemente como “hombre”, tiene un significado más profundo que otras palabras en hebreo para hombre como “ish” o “adám”, porque al utilizar géber nos enfatiza una característica peculiar relacionada al poder que tiene esta persona en particular, al indicarnos que se trata de un hombre competente y capaz, como aquel quien confía en Dios y no en sus propias fuerzas o poder. Veamos algunos ejemplos:

“Cuán bienaventurado es el hombre [géber] que ha puesto en el Señor su confianza, y no se ha vuelto a los soberbios ni a los que caen en falsedad.” — Salmos 40:4 (NBLA)

“Ahora cíñete la cintura como un hombre [géber]: Yo te preguntaré y tú me contestarás.” — Job 38:3 (RVR 1995)

“Bendito es el hombre [géber] que confía en el Señor, cuya confianza es el Señor.” — Jeremías 17:7 (NBLA)

El Todopoderoso – “El Shadái”

Cabe mencionar que otro título que habla del poder del SEÑOR es el “Todopoderoso”, que viene del hebreo: אֵל שַׁדַּי – El Shadái.

“El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso [El Shadái] me da vida.” — Job 33:4 (NBLA)

“Y oí el ruido de sus alas cuando andaban, como el estruendo de muchas aguas, como la voz del Todopoderoso [El Shadái], un ruido de tumulto como el ruido de un campamento militar. Cada vez que se detenían, bajaban sus alas.” — Ezequiel 1:24 (NBLA)

La primera vez que Dios se revela como El Shadái es cuando le hace la promesa a Abram de que va a tener un hijo (a los 100 años), porque no hay nada imposible para el poder del Todopoderoso.

“Cuando Abram tenía 99 años, el Señor se le apareció, y le dijo: «Yo soy el Dios Todopoderoso [El Shadái]; anda delante de Mí, y sé perfecto.” — Génesis 17:1 (NBLA)

“¿Hay algo demasiado difícil para el Señor? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sara tendrá un hijo».” — Génesis 18:14 (NBLA)

Dios es Omnipotente

Otra palabra que nos habla del gran poder del SEÑOR es כֹּחַ -coáj para referirse a la omnipotencia de Dios, también vemos este mismo término de poder, utilizado para describir los poderosos eventos que llevó Dios a cabo en las 10 Plagas del Éxodo, donde se menciona que uno de los propósitos del Señor era mostrar Su poder (Éxodo 9:16, 15:6).

“Pero en verdad, por esta razón te he permitido permanecer: para mostrarte Mi poder y para proclamar Mi nombre por toda la tierra.” — Éxodo 9:16 (NBLA)

Tu diestra, oh Señor, es majestuosa en poder; tu diestra, oh Señor, destroza al enemigo.” — Éxodo 15:6 (NBLA)

Cuando las Escrituras nos hablan de la diestra o mano derecha del SEÑOR, note que están hablando de nuestro Señor Jesucristo, quien está sentado a la mano derecha del Padre.

“Para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano del Señor es poderosa, a fin de que ustedes teman al Señor su Dios para siempre.” — Josué 4:24 (NBLA)

El Espíritu de Poder está relacionado con el gobierno de Dios, con Su reinado (Salmos 22:28, 66:7). El profeta Jeremías nos confirma que la Creación muestra la omnipotencia del SEÑOR, porque no hay nada imposible para Él.

Él es el que hizo la tierra con Su poder, el que estableció el mundo con Su sabiduría, y con Su inteligencia extendió los cielos. ” — Jeremías 10:12 (NBLA)

“¡Ah, Señor Dios! Ciertamente, Tú hiciste los cielos y la tierra con Tu gran poder y con Tu brazo extendido. Nada es imposible para Ti” — Jeremías 32:17 (NBLA)

Un pasaje que nos habla del gran poder del Espíritu de Poder, es la visión que tuvo el profeta Zacarías, donde un ángel le explicaba que el Templo sería reconstruido por Su fuerza (y no por el poder ni la fuerza humanas) y que Él mismo supervisaría su edificación, cuando habla de la plomada en la mano de Zorobabel, con los 7 ojos del SEÑOR que recorren toda la tierra (Zacarías 4:9-10). Observe que esto lo dijo el SEÑOR utilizando Su título de SEÑOR de los Ejércitos, con mayor razón entendemos que nos está hablando de Su Espíritu de Poder, de Sus fuerzas militares celestiales.

“Continuó él, y me dijo: «Esta es la palabra del Señor a Zorobabel: “No por el poder ni por la fuerza, sino por Mi Espíritu”, dice el Señor de los ejércitos.” — Zacarías 4:6 (NBLA)

El apóstol Pablo nos dice que el Espíritu de Poder fue el que resucitó a Jesucristo y así Él venció al último de Sus enemigos que es la muerte. Y hoy en día Jesús esta sentado a la derecha del Padre hasta el día en que pueda venir por nosotros.

“Y cuál es la extraordinaria grandeza de Su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de Su poder. Ese poder obró en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a Su diestra en los lugares celestiales.” — Efesios 1:19-20 (NBLA)

En el siguiente artículo continuaremos hablando acerca del Espíritu de Poder del SEÑOR, hablaremos acerca de Su ministerio de fuerza, fortalecimiento y ayuda.

¡Que Dios los bendiga!


Continuar leyendo: Los 7 Espíritus del Señor: Poder (Parte 2)
Ir a: ¿Qué son los 7 Espíritus del Señor?