Archivo de la etiqueta: Jesucristo

Génesis 2:15-17 — El Primer Pacto con la Humanidad: El Pacto Edénico

El Señor Dios puso al hombre en el jardín de Edén para que se ocupara de él y lo custodiara; pero el Señor Dios le advirtió: «Puedes comer libremente del fruto de cualquier árbol del huerto, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Si comes de su fruto, sin duda morirás».

En este pasaje se muestra la segunda parte en la comunicación entre Dios (Yahveh) y el hombre para darnos el primer pacto o alianza, llamado Pacto Edénico; y se describen las condiciones en las cuales Yahveh ofrece Sus bendiciones, cuidados, dirección y Su presencia para el primer miembro de la raza humana: Adán. Seguir leyendo Génesis 2:15-17 — El Primer Pacto con la Humanidad: El Pacto Edénico

Génesis 2:10-14 — El misterio del Jardín del Edén

Un río salía de la tierra del Edén que regaba el huerto y después se dividía en cuatro ramales. El primero, llamado Pisón, rodeaba toda la tierra de Havila, donde hay oro. El oro de esa tierra es excepcionalmente puro; también se encuentran allí resinas aromáticas y piedras de ónice. El segundo, llamado Gihón, rodeaba toda la tierra de Cus. El tercero, llamado Tigris, corría al oriente de la tierra de Asiria. El cuarto se llama Éufrates.

El Jardín del Edén pudo haber sido un paraíso para Adán y Eva, pero es un dolor de cabeza para los académicos y los arqueólogos en la búsqueda de este lugar paradisiaco. La principal razón es que Dios quiere mantenerlo como un misterio para nosotros. Hoy nadie sabe dónde pudo encontrarse.

Seguir leyendo Génesis 2:10-14 — El misterio del Jardín del Edén

Génesis 2:8-9 — YAHVEH planta el Jardín del Edén

Después, el SEÑOR Dios plantó un huerto en Edén, en el oriente, y allí puso al hombre que había formado. El SEÑOR Dios hizo que crecieran del suelo toda clase de árboles: árboles hermosos y que daban frutos deliciosos. En medio del huerto puso el árbol de la vida y el árbol del conocimiento del bien y del mal.

Ya se ha mencionado que la creación de la vegetación fue en el tercer día. Pero se puso especial énfasis en el jardín del SEÑOR (YAHVEH), que se convirtió en el más alto ideal de la excelencia terrenal. Ahora, la narración procede a describir la construcción de la primera casa de Adán. Donde podía tener comunión con Dios toda la eternidad, ya que Dios plantó el árbol de la vida. Sin embargo, también estaba el árbol del conocimiento del bien y del mal, el cual luego sería la máxima prueba presentada a Adán y Eva.

Seguir leyendo Génesis 2:8-9 — YAHVEH planta el Jardín del Edén

Génesis 2:7 – YAHVEH forma al hombre y le da vida

Luego el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra. Sopló aliento de vida en la nariz del hombre, y el hombre se convirtió en un ser viviente.

El proceso de la creación del hombre, la principal obra de Dios en la Tierra, está minuciosamente descrito aquí. Dios nos muestra de la manera más clara que el hombre es un ser compuesto, que tiene espíritu, alma, y cuerpo. El cuerpo de Adán fue formado por Dios del polvo de la tierra, luego le dio espíritu y alma. Esto marca una fuerte diferencia entre el cuerpo terrenal que es temporal; y el alma que nos da entendimiento destinada para la eternidad. Explicaremos a detalle cada uno de estos elementos en este estudio.

Seguir leyendo Génesis 2:7 – YAHVEH forma al hombre y le da vida

Génesis 2:4-6 — Yahveh y la creación de los cielos y la tierra

Este es el relato de la creación de los cielos y la tierra. Cuando el SEÑOR Dios hizo la tierra y los cielos, no crecían en ella plantas salvajes ni grano porque el Señor Dios aún no había enviado lluvia para regar la tierra, ni había personas que la cultivaran. En cambio, del suelo brotaban manantiales que regaban toda la tierra.

Este relato de la creación que se enfoca principalmente en el inicio de la historia de la humanidad y sirve de introducción a los eventos que van a ocurrir en los siguientes capítulos de Génesis. Dios está preparando el Jardín del Edén para mover al hombre a este lugar que ha dispuesto para él. También, la Biblia introduce Yahveh (Jehováh), el nombre más íntimo, favorito, y personal de Dios, ya que ahora que todo está listo, Dios puede tener una relación estrecha (comunión) entre el Creador y la creación. Ahora vamos a ver la creación de los cielos y la tierra desde el punto de vista de Yahveh interactuando con Su creación. Adicionalmente veremos la relación que tiene Yahveh con nuestro Salvador Jesucristo.

Seguir leyendo Génesis 2:4-6 — Yahveh y la creación de los cielos y la tierra

Génesis 2:1-3 – El Séptimo día: El Shabát del Señor

Así quedó terminada la creación de los cielos y de la tierra, y de todo lo que hay en ellos. Cuando llegó el séptimo día, Dios ya había terminado su obra de creación, y descansó [cesó] de toda su labor. Dios bendijo el séptimo día y lo declaró santo, porque ese fue el día en que descansó de toda su obra de creación.

Los primeros tres versículos de este capítulo forman parte de la narrativa del capítulo anterior, y contienen Su propósito Divino. Como vimos anteriormente, la humanidad es el punto culminante de los actos creativos de Dios (1: 26-31), mientras que el séptimo día, es el punto culminante de la semana de la creación. ¡Cuando Dios descansó (o cesó de crear), y vió que toda la creación era buena y no había nada más que hacer! El séptimo día tiene como intención celebrar la obra terminada de Dios; y se le denominaría “Shabát”, el día sería apartado como santo y dedicado al Creador, y también como descanso. La ausencia de la habitual frase “tarde y mañana” refleja la voluntad del Creador para entrar en comunión sin fin con la humanidad.

Seguir leyendo Génesis 2:1-3 – El Séptimo día: El Shabát del Señor

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 5)

Como hemos visto en este artículo, el crecimiento espiritual no es más que un compromiso de vivir para la gloria de Dios. Y al hacerlo, recibimos ayuda del Espíritu de Dios, quien activa el proceso de madurez espiritual. Se pasa de una infancia espiritual a una madurez espiritual, creciendo en gracia, y volviéndonos más como Jesucristo, nuestro modelo de perfección. Y también vimos nuestro deber de crecimiento en 2 Pedro 3:18:

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 5)

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 4)

Pablo nos dice en Efesios 4:14 – “Entonces ya no seremos inmaduros como los niños. No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas. No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad”. Que debemos madurar y crecer espiritualmente. Es nuestro deber el progresar en nuestras vidas cristianas. De hecho, yo personalmente siento que, si en un día no crezco en mi vida espiritual para parecerme más a Cristo, ese día sin progreso es una gran pérdida en esta corta vida. Por lo que continuaremos con los principios para el crecimiento espiritual cristiano.

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 4)

¿Por qué necesitamos a un Salvador?

La naturaleza pecaminosa de la Humanidad

Después de que Dios colocó a Adán en el Jardín del Edén, le advirtió “«Puedes comer libremente del fruto de cualquier árbol del huerto, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Si comes de su fruto, sin duda morirás».” (Génesis 2: 16-17). Dios le dio a Adán sólo una simple prohibición, sin embargo, la consecuencia de la desobediencia de dicha prohibición era grave. Y como sabemos Adán y Eva pecaron, causando lo que se conoce como la caída del hombre. Desde ese momento toda la humanidad ha heredado la naturaleza pecaminosa; una tendencia a rebelarnos en contra Dios (el pecado original). Esto lo puede ver porque no sólo Adán pecó; al examinar nuestras acciones a lo largo de nuestras vidas, se dará cuenta que independientemente del pecado original, cada uno de nosotros en diferentes ocasiones hemos caído en la tentación y cometido pecado por voluntad propia. Sin excepción, todos somos pecadores.

Seguir leyendo ¿Por qué necesitamos a un Salvador?

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 3)

En la parte 2 de esta serie, vimos que glorificar a Dios es la clave de la madurez espiritual. Si nosotros vivimos para la gloria de Dios eso muestra que estamos progresando hacia la semejanza de Cristo. Pero cuando vivimos para nosotros mismos dejamos de crecer espiritualmente. Como nuevos creyentes nos encontramos con que en nuestra vida damos un poco a Dios y un poco al pecado. Pero a medida que maduramos, hay un incremento en la frecuencia de la justicia, y una disminución en la frecuencia del pecado. La evidencia de la madurez espiritual es la frecuencia decreciente del pecado en nuestras vidas. Y el tercer principio nos ayudara a aclarar este punto.

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 3)

Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 2)

Los niveles de crecimiento y madurez espiritual Cristano

En la epístola de Juan se muestran tres niveles de crecimiento espiritual, en 1 Juan 2:12-14:

  1. Hijos de Dios: La palabra en griego es τεκνίον – teknion, que significa niño o discípulo pequeño, para describir a las personas nuevas en el cristianismo que apenas reconocen al Padre. Como infante espiritual se da cuenta de que Jesús es el Hijo de Dios, y no mucho más. Ellos no conocen muy bien las Escrituras. No entienden lo que es verdad y lo que no lo es, y fácilmente pueden ser víctimas de malas enseñanzas.

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual (Parte 2)

Los principios básicos para el crecimiento espiritual de un verdadero Cristiano (Parte 1)

Como una continuación al artículo de “¿Qué es realmente ser un Cristiano?” ahora veremos el tema de como crecer en nuestra fe cristiana. Esta sección fue inspirada por una serie de artículos de John MacArthur, llamada “Back to Basics: The ABC’s of Christian Living“.

Lo más importante en la vida de un Cristiano es estar involucrado en el proceso de madurez espiritual. El crecimiento espiritual es fundamental para la vida de un creyente, al igual que el crecimiento físico es fundamental para la vida de una persona. Sería algo muy trágico para un Cristiano que permaneciera en un estado de infancia espiritual durante toda su vida, y lamentablemente, eso es exactamente lo que sucede en muchos casos. Las iglesias están llenas de personas que en realidad nunca han crecido espiritualmente. A estos individuos parece no importarles estar progresando espiritualmente y ser de mayor utilidad a Dios, siendo sus representantes en este mundo, mostrando su madurez como creyentes. El Apóstol Pedro nos habla acerca del alimento espiritual para el crecimiento:

Seguir leyendo Los principios básicos para el crecimiento espiritual de un verdadero Cristiano (Parte 1)

¿Qué es realmente ser un Cristiano? (Parte 2)

¿Qué permite a un verdadero cristiano seguir el modelo de la ley de Dios?

“Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.” – Hebreos 8:10b (NTV)

“Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas.” – Filipenses 4:13 (NTV)

Dios espera de nosotros que le demos gracias, enaltecerlo, alabarlo; también espera nuestras oraciones como parte de nuestra relación con Él. Además espera nuestro impacto en este mundo, nosotros somos uno de los medios que tiene para llegar a quienes nos rodean. Por esta razón, Jesús (Yeshua en Hebreo), en el sermón del monte nos ordena que causemos el impacto en el mundo para la Gloria de Dios en Mateo 5:13 – “Ustedes son la sal de la tierra”. No dice que seamos la sal en el salero, Él quiere que seamos sus representantes en la tierra, quienes le demos sabor a la vida, como la sal le da sabor a la comida. En el versículo 14 nos dice: “Ustedes son la luz del mundo”, otra vez, no la luz en el foco. El mundo se está volviendo un lugar cada vez más oscuro, por lo que Yeshua nos pide que iluminemos al mundo entero con nuestras acciones para la Gloria del Padre.

Seguir leyendo ¿Qué es realmente ser un Cristiano? (Parte 2)

¿Qué es realmente ser un Cristiano? (Parte 1)

Curiosamente, el término “cristiano” no fue desarrollado por los propios cristianos. Era un término denigrante y en tono de burla, dado a los creyentes en Cristo por primera vez en Antioquía (Hechos 11:26). Pero algo que previamente había sido utilizado como una burla, al etiquetarlos como seguidores de Cristo, pronto se convirtió en algo verdaderamente descriptivo de los creyentes en Cristo.

Seguir leyendo ¿Qué es realmente ser un Cristiano? (Parte 1)

El Origen de la Biblia (Parte 3): La Historia del Nuevo Testamento

Una vez terminado el Antiguo Testamento, hubo 400 años de silencio, durante los cuales Dios no habló ni inspiró ninguna Escritura. Este silencio se rompe con la llegada de Juan El Bautista anunciando la llegada del Mesías.

El Nuevo Testamento registra el resto de la historia desde el nacimiento de Jesucristo, el Mesías, hasta la culminación de toda la historia, y el estado eterno final. Por tanto, ambos Testamentos abarcan desde la creación hasta la consumación, de principio a fin; desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura.

Seguir leyendo El Origen de la Biblia (Parte 3): La Historia del Nuevo Testamento

¿Por qué prospera la gente mala?


¿Por qué los malos parecen salirse con la suya?

Vivimos en un mundo lleno de violencia y corrupción, en donde vemos que hay maltratos, robos, drogadicción, criminalidad, terrorismo, etc. Incluso si observa, muchas películas populares se centran en el tema de la “vida de lujos” que llevan los criminales: ladrones, asesinos, traficantes de drogas, banqueros codiciosos, políticos corruptos, drogadictos, etc. Ellos parecen tener su vida resuelta, y parecen vivir libres de preocupaciones.

Seguir leyendo ¿Por qué prospera la gente mala?

Génesis 1:4 – Día uno: Separación de la luz y de la oscuridad

Y Dios vio que la luz era buena. Luego separó la luz de la oscuridad.

“Y Dios vio”

Esta contemplación indica, primero, un lapso de tiempo, el tiempo inicia en el primer día de la Creación; y adicionalmente, tenemos la primer muestra de la persona de Dios (Elohím en Hebreo) en una sentencia que pronunciada el veredicto de la razón divina.

“Que era bueno”

Seguir leyendo Génesis 1:4 – Día uno: Separación de la luz y de la oscuridad

Génesis 1:3 – Día uno: La Luz y la Oscuridad

Entonces Dios dijo: ”Que haya luz”; y hubo luz.

“Entonces Dios dijo:”

Se utiliza esta frase, diez veces en la narrativa de los seis días de la creación. La belleza y la sublimidad de la lengua aquí utilizada es la mejor introducción a la obra de la Creación. Dios (en Hebreo – Elohim) no hace ninguna preparación, no emplea ningún medio o elemento. Elohim habla y se hace. Su Palabra por sí sola contiene todas las cosas necesarias para el cumplimiento de Su voluntad. Elohim, con una orden, creó la luz (Salmos 148:5).

Seguir leyendo Génesis 1:3 – Día uno: La Luz y la Oscuridad