¿Acaso Todos los Caminos nos Llevan a Dios? (Parte 3)


En el artículo anterior empezamos a ver las mentiras del inclusivismo. Ahora hablaremos de pastores y teólogos cristianos que promueven esta doctrina, también veremos ejemplos de su mensaje. Además, hablaremos del relativismo, que rechaza que exista la verdad absoluta, y promueve que es correcto que cada quien tenga “su verdad” acerca de cómo salvarse.

Cuando he andado evangelizando a diferentes personas para que se acerquen a Cristo, he notado la influencia que estas doctrinas han tenido en ellos, porque ya me han dicho en diferentes ocasiones las mismas respuestas (que se oponen al mensaje bíblico). Por ejemplo: “es que hay varias formas de subir a la montaña” (pluralismo); “son muchos los caminos para llegar a Dios” (inclusivismo); “yo respeto su religión, usted respete la mía… qué bueno que ya encontraste tu verdad” (relativismo), entre otras frases similares. La idea detrás de estas respuestas es la misma, y según estas personas “cristianas”, uno puede llegar a Dios mediante diferentes religiones. También me han dicho que “no juzgue a los otros caminos” porque “Dios no enseña esas cosas”. En estudios anteriores como Las Mentiras que Arruinaron al Mundo, ya hemos hablado acerca de los engaños de otras religiones, y también hicimos una serie acerca del Discernimiento de Espíritus, para alertar a nuestros lectores acerca de estos engaños.

“Jesús les respondió: «Tengan cuidado de que nadie los engañe. Porque muchos vendrán en Mi nombre, diciendo: “Yo soy el Cristo”, y engañarán a muchos.” — Mateo 24:4-5 (NBLA)

Promotores del Inclusivismo

Algunos partidarios del inclusivismo incluyen a Augustus Hopkins Strong, Clark Pinnock, y el jesuita Karl Rahner. El famoso evangelista americano, Billy Graham, cree que aquellos que no han escuchado de Cristo pueden ser salvos sin confesarlo explícitamente como SEÑOR. Graham, en sus inicios, empezó predicando principalmente: “La salvación por la fe en Cristo solamente”, pero más tarde Graham cambió de parecer: En una entrevista de 1997 con Robert Schuller, Graham dijo:

“Dios está llamando a la gente del mundo para Su nombre, ya sea que vengan del mundo musulmán, del mundo budista o del mundo cristiano, o del mundo no creyente, son miembros del Cuerpo de Cristo porque han sido llamados por Dios. Puede que ni siquiera sepan el nombre de Jesús, pero saben en sus corazones que necesitan algo que no tienen, y se vuelven a la única luz que tienen, y creo que son salvos y van a estar con nosotros en el cielo.”

“También entre los profetas de Jerusalén he visto algo horrible: Cometían adulterio y andaban en mentiras; fortalecían las manos de los malhechores, sin convertirse ninguno de su maldad.” — Jeremías 23:14a (NBLA)

Con lo anterior no estamos diciendo que Dios no esté buscando la salvación de personas de otras religiones, sino que activamente busca sacarlos de la mentira en la que viven, para que se conviertan y encuentren al verdadero Dios de la Biblia. Para que dejen de creer en los dioses imaginarios de otras religiones que están bajo la influencia del diablo. Porque eso solo les va a causar dolor y muerte. Nosotros antes éramos católicos, pero Cristo buscó y llamó a Sus ovejas perdidas, y fue como lo encontramos. Con Su ayuda renunciamos al catolicismo por completo. Antes como católicos ni siquiera leíamos la Biblia, y no fue sino hasta que nos convertimos al cristianismo que la leímos completa por primera vez. Ahora la leemos a diario, es nuestro alimento espiritual (Mateo 4:4).

“Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, y con dificultad oyen con sus oídos; y han cerrado sus ojos; de otro modo, verían con los ojos, oirían con los oídos, y entenderían con el corazón, y se convertirían, y Yo los sanaría”.” — Mateo 13:15 (NBLA)

“Porque el siervo del Señor no debe ser amigo de contiendas, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. Debe corregir con mansedumbre a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.” — 2 Timoteo 2:24-26 (RVR 1995)

Papa Pablo VI del Concilio Vaticano II en 1962.

La Iglesia católica, además de promover el universalismo (con la falsa doctrina del purgatorio, en el que toda la gente será “salvada”), y el ecumenismo, entre otras mentiras, también promueve el inclusivismo, como lo podemos apreciar en la declaración del documento “Lumen Gentium 16” del concilio Vaticano II, para la salvación de “musulmanes y paganos”:

“… salvación abarca también a aquellos que reconocen al Creador, entre los cuales están en primer lugar los musulmanes, que confesando profesar la fe de Abraham adoran con nosotros a un solo Dios… Este mismo Dios tampoco está lejos de otros que entre sombras e imágenes buscan al Dios desconocido, puesto que les da a todos la vida, la inspiración y todas las cosas (Hechos 17:25-28), y el Salvador quiere que todos los hombres se salven (1 Timoteo 2:4). Pues los que inculpablemente desconocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, y buscan con sinceridad a Dios, y se esfuerzan bajo el influjo de la gracia en cumplir con las obras de su voluntad, conocida por el dictamen de la conciencia, pueden conseguir la salvación eterna”.

Lo anterior es una muestra más del inclusivismo y de las medias verdades, que se escuchan bonito, pero que tienen como objetivo engañar a las personas.

“Jesús le contestó: «Yo Soy la resurrección y la vida; el que cree en Mí, aunque muera, vivirá, y todo el que vive y cree en Mí, no morirá jamás. ¿Crees esto?».” — Juan 11:25-26 (NBLA)

“Jesús es la Verdad Absoluta” vs. el Relativismo

El relativismo rechaza que exista la verdad absoluta, por lo que, un número cada vez mayor de cristianos, aceptan un comportamiento poco ético y no creen que Cristo sea el único camino para la salvación. Esta doctrina encontró un terreno muy fértil en nuestra cultura postmodernista, que promueve que no existe la verdad absoluta, a pesar de que es uno de los atributos de Dios.

“Pero que pida con fe, sin dudar. Porque el que duda es semejante a la ola del mar, movida por el viento y echada de un lado a otro… El hombre de lealtad dividida es inestable en todos sus caminos.” — Santiago 1:6, 8 (LSP)

La creencia de un cristiano acerca de la exclusividad del Evangelio de Cristo, determinará si pasará la eternidad en el Cielo o en el infierno, con Dios o sin Él. La filosofía postmodernista y el relativismo están basados en una contradicción, al decir que “absolutamente no puede haber una verdad absoluta”. Sin embargo, hay muchos ejemplos de verdades absolutas, por ejemplo, cómo funciona la ley de la gravedad si alguien se sube a un edificio alto. Si la persona se tira desde lo alto, pues la gravedad actúa, y la persona sufre las consecuencias de la caída, sin importar si crea que existe la gravedad o no. Sus creencias personales al respecto no tienen importancia, porque esta ley siempre actúa. De la misma forma, muchas cosas son verdad o son mentira, pero no pueden ser ambas. Y la salvación es una verdad absoluta, ya que la única forma en que Dios pueda redimirnos es a través del sacrificio de Jesús, no podemos recibir la justificación de nuestros pecados poniendo nuestra fe en alguna otra persona o deidad. Y si la persona no cree, entonces sufrirá las consecuencias de esa caída al infierno.

“Y son justificados gratuitamente por Su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.” — Romanos 3:24 (RVR-1995)

Como creyentes vueltos a nacer, más que buscar formar parte de una religión, estamos enfocados en mejorar nuestra relación con Dios a través de las enseñanzas de Yeshúa en la Biblia, buscamos ser ricos para con Él (Lucas 12:20-21). No es que seamos intolerantes, racistas o elitistas contra otras creencias, al contrario, por el amor que le tenemos a nuestro prójimo, buscamos que se den cuenta del engaño espiritual en el que viven, y estamos tratando de guiarlos para que encuentren el camino verdadero, para regresar a la correcta relación con nuestro Creador, reciban todas Sus bendiciones, y escapen de la segunda muerte.

“Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.” — Lucas 12:20-21 (RVR-1960)

Dentro del cristianismo, cada vez más compruebo la veracidad y la certeza de la Palabra de Dios, que siempre se cumple, de diferentes formas, y de cómo Dios se manifiesta a Sus creyentes. Si el Espíritu de Dios nos dice que no hay ninguna otra forma de ser salvados, esa es la verdad. Las Escrituras son como ningún otro escrito en el mundo, es una colección de libros “sobrenatural”, y contiene profecías que históricamente han dado y siguen dando testimonio de su veracidad. Recuerde que la forma en que podemos saber si un profeta habla las palabras de Dios o no, es si se cumplen las profecías que dijo.

[El SEÑOR dice] “Pero el profeta que se atreva a hablar en Mi nombre una palabra que Yo no le haya mandado hablar, o que hable en nombre de otros dioses, ese profeta morirá’.  “Puedes decir en tu corazón: ‘¿Cómo discerniremos la palabra que el SEÑOR no ha hablado?’.  Cuando un profeta hable en el nombre del SEÑOR y no se cumpla ni acontezca lo que dijo, esa es la palabra que el SEÑOR no ha hablado. Con soberbia la habló aquel profeta; no tengas temor de él.” — Deuteronomio 18:20-22 (RVA 2015)

Por otro lado, quizás piense que hay quienes jamás hayan escuchado de Cristo por encontrarse en una isla remota y sin acceso a internet. Entonces ¿cómo se pueden salvar esas personas? La respuesta es que Dios les dio una conciencia, y también Su Creación da testimonio de Él como Creador (Romanos 1:20). Además, si esta persona sinceramente quiere conocer al SEÑOR, Dios va a enviarle a esa persona toda la información que necesita, inclusive a través de un misionero que vaya hasta donde vive y se la dé personalmente. El SEÑOR tiene todos los recursos del mundo para hacer esto con Sus elegidos. Como en el caso del eunuco de Etiopía, quien fue evangelizado por el apóstol Felipe en Hechos 8:26-40. Dios le envió a Felipe especialmente para esta misión, que concluyó con el bautizo del eunuco, y después el Espíritu teletransportó a Felipe de regreso a Samaria para que continuara evangelizando a los samaritanos. El SEÑOR es conocido en todo el mundo, se ha hecho mucho trabajo evangelístico durante siglos, y la Biblia se ha traducido a más de 700 idiomas y dialectos, y la Wycliffe Global Alliance está trabajando en más de 2,400 idiomas en todo el mundo. Por lo que no tienen excusa los relativistas que conscientemente rechazan el mensaje de Dios.

“Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que con injusticia restringen la verdad. Pero lo que se conoce acerca de Dios es evidente dentro de ellos, pues Dios se lo hizo evidente. Porque desde la creación del mundo, Sus atributos invisibles, Su eterno poder y divinidad, se han visto con toda claridad, siendo entendidos por medio de lo creado, de manera que ellos no tienen excusa. Pues aunque conocían a Dios, no lo honraron como a Dios ni le dieron gracias, sino que se hicieron vanos en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se volvieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.” — Romanos 1:18-23 (NBLA)

“No tendrán que enseñar más cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciéndole: “Conoce al Señor”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande», declara el Señor, «pues perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado».” — Jeremías 31:34 (NBLA)

Estar Sobrios

También hay quienes piensan que tomando alguna droga alucinógena les permite encontrarse con Dios. Sin embargo, quisiera mencionar que, como creyentes, debemos estar sobrios, velando, y evitar las llamadas “experiencias religiosas”, o estar en “estados alterados de conciencia”. Estas creencias no se encuentran en la Biblia ni provienen del SEÑOR, más bien, son una trampa del enemigo. Puede ver nuestros estudios acerca de los peligros de las drogas, que tienen el potencial de abrir las puertas espirituales de los creyentes, quienes deben de mantenerlas siempre cerradas.

“Y no se embriaguen con vino, pues en esto hay desenfreno. Más bien, sean llenos del Espíritu.” — Efesios 5:18 (RVA-2015)

“La prostitución, el vino y el vino nuevo quitan el juicio.” — Oseas 4:11 (NBLA)

Cuando las personas, incrédulas o creyentes, pierden el control sobre sí mismos, ya sea a través del alcohol, las drogas, o de bebidas alucinógenas, como la ayahuasca o yagé, y ya no están en sus cinco sentidos, dejan de dominar a su espíritu. Estas sustancias derriban sus murallas de protección, abriendo sus puertas espirituales, las cuales naturalmente están cerradas. Si lo hacen habitualmente, quedan expuestos a que en alguna ocasión, algún demonio entre en sus cuerpos, y les cause una opresión demoníaca. En este estado alterado, las personas pueden ser engañadas fácilmente, para que piensen que están recibiendo mensajes de Dios. Nuestra relación con el SEÑOR es directa y espiritual, por lo que no necesitamos de ninguna droga (en griego, φαρμακεία – farmakía) para “mejorar” esta comunicación. Al contrario, las Escrituras nos advierten que quien las usa no entrará al Reino de Dios (Gálatas 5:20-21). En Proverbios, se nos muestra el contraste entre quienes dominan a su espíritu y  quienes no lo hacen.

Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su espíritu.” — Proverbios 25:28 (NBLA)

“Mejor es el lento para la ira que el poderoso, y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad.” — Proverbios 16:32 (NBLA)

Idolatría, hechicerías [farmakía]borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas: de las cuales os denuncio, como ya os he anunciado, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.” — Gálatas 5:20-21 (RVA)

Si Dios quisiera que las personas se acercaran a Él mediante bebidas alcohólicas o alucinógenas se lo hubiera dicho a Sus profetas. Sin embargo, encontramos que de hecho les dijo exactamente lo contrario: Los hijos del Sumo Sacerdote Aarón ofrecieron al SEÑOR “fuego extraño” y murieron. Inmediatamente después de este evento, encontramos en el mismo capítulo la advertencia de Dios para que, quien sirviera en el Templo no anduviera alcoholizado. Y por lo anterior, sospechamos que los hijos de Aarón andaban alcoholizados, y por eso ofrecieron ese “fuego extraño”, y murieron por su insensatez.

“Pero Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron sus respectivos incensarios, y después de poner fuego en ellos y echar incienso sobre él, ofrecieron delante del Señor fuego extraño, que Él no les había ordenado. Y de la presencia del Señor salió fuego que los consumió, y murieron delante del Señor.” — Levítico 10:1-2 (NBLA)

“El Señor le dijo a Aarón: «Ustedes no beberán vino ni licor, ni tú ni tus hijos contigo, cuando entren en la tienda de reunión, para que no mueran. Es un estatuto perpetuo por todas sus generaciones, y para que hagan distinción entre lo santo y lo profano, entre lo inmundo y lo limpio, y para que enseñen a los israelitas todos los estatutos que el Señor les ha dicho por medio de Moisés».” — Levítico 10:8-11 (NBLA)

Espero que este estudio les sirva para aclarar las falsas doctrinas del universalismo, pluralismo, inclusivismo, y relativismo, que se han infiltrado en el cristianismo. Y además tenga una respuesta, para cuando le quieran decir que “se puede llegar a Dios de diferentes formas” y que lo importante es que “uno sea buena persona”. Dicen estas cosas porque están a gusto con sus estilos de vida de oscuridad, y no se quieren acercar a la luz de Cristo.

[Jesús dice] “Y esta es la condenación: porque la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz; porque sus obras eran malas.” — Juan 3:19 (RVA)

¡Que Dios los bendiga!


Ir a: ¿Acaso Todos los Caminos nos Llevan a Dios? (Parte 1)